El parque de las Glòries de Barcelona estará listo en 2024 con casi 500 árboles nuevos, espacios para actos culturales y zonas de juego

Perspectiva aérea de cómo quedará la plaza de las Glòries de Barcelona tras la transformación.
Perspectiva aérea de cómo quedará la plaza de las Glòries de Barcelona tras la transformación.
Ajuntament de Barcelona

El nuevo parque de las Glòries de Barcelona estará acabado en el segundo semestre de 2024. La urbanización de la plaza entra en su tramo final con la transformación de este espacio, que tendrá más de 9.000 metros cuadrados de zona verde, 472 nuevos árboles, áreas de juego para los más pequeños y zonas destinadas a actividades culturales.

"Nos hace mucha ilusión tener este horizonte de finalización, porque hace más de una década que arrastramos las obras de infraestructura y de espacio público en este ámbito", señaló la teniente de alcaldía de Urbanismo, Janet Sanz, tras la aprobación inicial del proyecto y con la previsión de comenzar las obras a final de año.

La eliminación del tráfico en la superficie con el túnel de Glòries ha permitido, tras años de reivindicaciones vecinales, suprimir la barrera que separaba los barrios y continuar transformando la zona, en la que ya se ha producido la apertura de la primera fase del nuevo parque, la 'Canòpia-Clariana', y el inicio de las obras para el paso del tranvía. 

Ahora, esta actuación, con la que se aborda la tercera etapa del proyecto global 'Canòpia-Urbana', permitirá finalizar la parte central del parque y avanzar en la transformación final de este ámbito de la ciudad. "Ya estamos viendo a los vecinos disfrutar de La Clariana, de estas hectáreas  liberadas de los coches, del humo y del gris, pero ahora el objetivo es que esto se complete", apuntó Sanz.

Una vez finalicen las obras en la parte central de la plaza, Barcelona habrá ganado un total de nueve hectáreas de espacio público, que sumarán 30.000 metros cuadrados de espacio verde y más de 1.000 árboles. "En 2024 veremos una plaza completamente diferente -coincidirá con la puesta en marcha del tranvía- que simboliza esta nueva ciudad saludable, que prioriza el transporte público, las infraestructuras al servicio de la emergencia climática y un espacio público lleno de verde", señaló Sanz.

Imagen futura de la Rambla dels Encants.
Imagen futura de la Rambla dels Encants.
Ajuntament de Barcelona

Valores de centralidad, ambientales y sociales

En la presentación del proyecto, el arquitecto jefe del consistorio, Xavi Matilla, destacó tres valores fundamentales de este nuevo espacio: en primer lugar, la centralidad, que hará de este parque "un espacio de encuentro que permitirá reconectar  barrios separados y, a la vez, establecer nuevas continuidades". Así, en este ámbito se completará el encuentro de los ejes de la Diagonal, la Meridiana y la Gran Via, que pasarán a convertirse en caminos e itinerarios para los peatones. 

La intersección de estos ejes viarios pasará a ser el punto de encuentro de los principales ejes verdes y cívicos urbanos, como la Diagonal, el eje verde Sagrera-Ciutadella, la carretera de Ribes o el Rec Comtal. Además, se creará un paseo que unirá en línea recta los extremos de la Diagonal por donde podrán circular peatones por el centro y bicicletas entre la zona de árboles y mobiliario y la zona de verde. En el paseo, además, habrá una fuente ornamental en un tramo lateral.

Recreación de la Diagonal en la zona del 'mirall d'aigua'.
Recreación de la Diagonal en la zona del 'mirall d'aigua'.
Ajuntament de Barcelona

Por otra parte, Matilla destacó el valor ambiental del nuevo espacio, que incorporará 9.078 metros cuadrados de zona verde y 472 nuevos árboles, con el objetivo de dar confort y sombra. Además, se conservarán 46 de los árboles que ya había en la zona y se plantarán 23.840 unidades de especies de arbustos, repartidas entre nodos de biodiversidad, parterres y jardines.

Por último, el arquitecto jefe del Ayuntamiento mencionó el valor social que tendrá esta área, donde se ubicarán los principales nodos de actividad que darán respuesta a las demandas de los vecinos recogidas en el proceso de participación. Así, habrá un ágora donde se podrán llevar a cabo eventos culturales, una superárea de juegos infantiles, un umbráculo y una zona para perros, entre otras cosas.

Espacios de actividades en el nuevo parque

Concretamente, los espacios de actividades que se implantarán en el nuevo parque serán los siguientes: 

El ágora sensorial Berta Cáceres (en honor a la hondureña defensora de los derechos medioambientales que fue asesinada en 2016): un espacio de 1.000 metros cuadrados útiles (con 2.518 metros de superficie total) de uso polivalente envuelto en una corona de bambús gigantes, donde se podrán realizar eventos culturales. El área tendrá una valla para poderlo cerrar por la noche y para poder controlar el aforo cuando haya actividades.

Recreación del ágora sensorial Berta Cáceres
Recreación del ágora sensorial Berta Cáceres
Ajuntament de Barcelona

La superárea de juego (nodo dinámico): un área de juegos infantiles de 1.968 metros cuadrados, accesible y para diversas edades, que contará con 35 elementos de juego, un arenero y zonas de descanso.

Recreación de la superárea de juego infantil del futuro parque de Glòries.
Recreación de la superárea de juego infantil del futuro parque de Glòries.
Ajuntament de Barcelona

El nodo fresco: espacio de 104 metros cuadrados que incluirá un parque de agua -una instalación acuática orientada al público infantil- que estará activo durante los meses de verano. En invierno, la zona pasará a ser un lugar de estadía. 

Recreación del espacio acuático infantil que estará activo durante los meses de verano en el parque de Glòries.
Ejemplo de espacio acuático infantil que estará activo durante los meses de verano en el parque de Glòries.
Ajuntament de Barcelona

El jardín de inmersión: un espacio en el que habrá un jardín de especies de bajo requerimiento hídrico (como cactus) y que dará acceso a la estación de metro. La superficie total será de 1.292 metros cuadrados y su diseño se ha trabajado con el departamento de género del Ayuntamiento para asegurar las condiciones de seguridad y visibilidad del espacio.

Jardín de cactus del futuro parque de Glòries con acceso a la estación de metro.
Recreación del jardín de cactus del futuro parque de Glòries con acceso a la estación de metro.
Ajuntament de Barcelona

El umbráculo: un espacio polivalente de 668 metros cuadrados de superficie en el que se podrán realizar actividades y actos diversos a la sombra. Además, contará con una pequeña zona protegida de la lluvia.

Recreación del umbráculo del futuro parque de Glòries.
Recreación del umbráculo del futuro parque de Glòries.
Ajuntament de Barcelona

El área para perros: un espacio destinado a estos animales de compañía que contará con una superficie total de 1.144 metros cuadrados y una superficie útil de 760. 

El mirador de la Gran Via: además de estos espacios, en la parte Llobregat de la plaza se incluirá un mirador con gradas que permitirán tener una perspectiva de la Gran Via. 

Además, esta urbanización también comportará la inclusión de 22 bancos, 176 sillas, 49 tumbonas, seis mesas de picnic, 79 papeleras, cuatro fuentes para beber, una fuente ornamental (dividida en dos ámbitos) y dos quioscos. El parque quedará distribuido así:

Distribución de los diferentes nodos en el nuevo parque de Glòries (dentro de la línea roja, las nuevas transformaciones).
Distribución de los diferentes nodos en el nuevo parque de Glòries (dentro de la línea roja, las nuevas transformaciones).
Ajuntament de Barcelona

La licitación de las obras se publicará este mes de junio con la previsión de adjudicarlas en octubre y comenzarlas a finales de año. El plazo previsto para llevar a cabo estos trabajos es de 20 meses y el presupuesto es de 26 millones de euros.

Biodiversidad

Con este nuevo espacio verde, el Ayuntamiento prevé generar un ecosistema rico en biodiversidad dentro del sistema urbano de Barcelona, de manera que la plaza de las Glòries se convierta, por una parte, "en una oportunidad de reintroducir la naturaleza en la ciudad" y, por otra, "en un espacio de confort y bienestar para los ciudadanos". 

De hecho, el parque de Glòries tiene el objetivo de convertirse en un punto de riqueza biológica que actúe como dispersor de las especies hacia otros espacios verdes urbanos, apostando por la conectividad ecológica de los ejes verdes urbanos existentes y previstos.

Para ello, además de los nodos de actividades, donde la vegetación será más exótica, se crearán los nodos de biodiversidad, que serán refugios de naturaleza inaccesibles al públicos. Estos espacios, que tendrán diversidad de especies vegetales mediterráneas, actuarán como lugares de acogida y como dispersores de las especies, con el objetivo de potenciar la biodiversidad vegetal y animal.

Con el proyecto 'Canòpia-Urbana', el Ayuntamiento quiere restaurar, en la medida de lo posible, los ciclos naturales dentro del entorno urbano. Además, "la densidad vegetal y el nuevo suelo fértil contribuirán a la regulación climática, aportando frescor y confort en verano".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento