Marisa Paredes, premiada en la UIMP.
Marisa Paredes, recibida por el rector de la UIMP. Esteban Cobo / EFE

La actriz Marisa Paredes, que recibe este jueves en Santander el I Premio a la Cinematografía que concede la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), opina que el hecho de que el cine español no cuente con un respaldo mayoritario del público, se debe, en parte, a que está en la "picota" desde que los profesionales del sector apoyaron el 'No a la guerra' de Irak.

Una parte de la sociedad ha penalizado al cine españolAunque la ex directora de la Academia del Cine reconoce que el cine español siempre se ha visto superado por el norteamericano a la hora de obtener el favor del público, considera que desde que los profesionales se manifestaron rotundamente en contra de la guerra, muchos se han visto envueltos en una "penalización" por parte de un sector de la sociedad.

Paredes ha precisado que además de esa "razón político-social", hay que añadir que en España, el arte en general, "exceptuando a los innegables Picasso, Goya, Velázquez", "muchas veces se juzga banalmente, buscando cosas negativas que no tienen que ver con el cine sino con gustos personales".

"Manda la economía"

La actriz también ha subrayado que en el cine, como en otros ámbitos, "manda la economía". En este sentido, Paredes se lamenta de que "se estrena poquísimo cine europeo", mientras que el norteamericano invade las pantallas, lo cual se debe a que "hay acuerdos previos económicos que son los que mandan a nivel mundial".

Por otra parte, y preguntada por el efecto que puede tener el nombramiento de Ángeles González-Sinde como ministra de Cultura, no ha dudado en subrayar que es una "buenísima noticia", porque, se trata de una "mujer inteligente, con sensibilidad y que conoce no sólo el cine, sino el arte en toda su dimensión".