Entrevista | Olha Kosova: "Me quedé en Ucrania para contar lo que está pasando"

fotografo: Jorge Paris Hernandez [[[PREVISIONES 20M]]] tema: Entrevista a Olha
Entrevista a Olha en 20minutos
Jorge Paris Hernandez
fotografo: Jorge Paris Hernandez [[[PREVISIONES 20M]]] tema: Entrevista a Olha

Cuando a Olha Kosova (Dnipro, 1991) le preguntaban de pequeña qué quería ser de mayor, la respuesta era sencilla: corresponsal de guerra. Varias décadas después la premonición de aquella niña se ha cumplido, aunque lo que no sabía era que sería en su propio país. El pasado 24 de febrero Kosova vio cómo las tropas rusas invadían Ucrania, y no dudó en comenzar a contar en 20minutos y otros medios españoles el día a día del conflicto. La periodista ucraniana ha narrado desde la vida en los refugios antiaéreos de Kiev y la situación de los combatientes de la acería de Azovstal, hasta el horror de la masacre de Bucha y la resistencia de la ciudad de Mykolaiv

Después de tres meses de cobertura, Kosova ha frenado unos días su labor para venir a España, donde se formó como periodista, y ha contado a 20minutos su experiencia en estos 100 día de guerra.

¿Cómo vivió el inicio de la invasión? Unos días antes, le había dicho a mi madre que no sabía si volver a España o no, y que ella debería irse porque la situación era peligrosa. Yo tenía un mal presentimiento, pero ella me dijo que no iba a dejar el país. Es médica y tenía claro que si pasaba algo debía ayudar. En ese momento decidí también que seguiría con mi familia en Ucrania. Pensé que la mejor forma de ayudar era hacer mi trabajo contando lo que está pasando.

¿Ser corresponsal de guerra ha sido un imprevisto o entraba en sus planes? Cuando uno es niño siempre tiene sueños, desde ser astronauta hasta futbolista, y es curioso porque cuando tenía seis años debí de ver algo en la tele que me hacía decir a todo el mundo que quería ser periodista de zonas de guerra para Reuters. Todavía no sé por qué decía en concreto la agencia de noticias Reuters [ríe]. Conforme cumplía años, seguía respondiendo lo mismo.

Por seguridad y para evitar un secuestro intentaba no decir que era periodista, ya que a veces viajaba sola

¿Cómo es cubrir la primera guerra y que sea en su propio país? Los primeros días fueron muy difíciles, ya que apenas tienes tiempo de procesarlo. Emocionalmente es duro, pero con el tiempo, adquieres cierta rutina y ritmo de trabajo. Me ayudaron muchísimo los corresponsales españoles que ya tenían experiencia. Me explicaban las cosas básicas, como las medidas de seguridad y me daban apoyo moral. Lo más difícil es hablar con testigos, pero hay que mantener un equilibrio y ser profesional.

¿Durante ese tiempo pudo mantener el contacto con su familia y amigos? Estuve un mes sin ver a mi madre. Yo viajaba por el país para hacer mis crónicas. Mi madre, que tiene una clínica dental, decidió abrirla para ayudar a los soldados y a la gente sin recursos.

¿Tuvo problemas para moverse por el país? Por seguridad y para evitar un secuestro intentaba no decir que era periodista, y tampoco lo ponía en mis redes sociales, ya que a veces viajaba sola. Para encontrar historias no tuve problemas: o surgían o mis conocidos me llamaban para contármelas. Pero sí me arrepiento de no haber publicado antes algunos temas.

fotografo: Jorge Paris Hernandez [[[PREVISIONES 20M]]] tema: Entrevista a Olha
Entrevista a Olha en 20minutos
Jorge Paris Hernandez

¿A qué se refiere con arrepentirse? Cuando los medios de comunicación empezaron a publicar lo que pasando en Bucha ya habían llegado muchos rumores sobre violaciones de derechos humanos. La gente que salía casi no hablaba, pero decía que no se trataba de rumores. Pero los periodistas no podíamos comprobar estas informaciones. Era imposible ir a esa zona, ya que estaba ocupada y no sabíamos si las fuentes eran fiables. Nos hubiera gustado dar esa información antes, pero a veces las condiciones son muy complicadas.

Se ha reprochado a los medios internacionales que se centraban en las mismas zonas y en las mismas historias. En líneas generales, puede que yo lo tenga más fácil por ser ucraniana y tengo muchos contactos y, por lo tanto, no me faltaban historias. De hecho, a veces lo complicado es filtrar y saber qué sacar en cada momento. Esta ha sido mi primera cobertura de guerra y no sé cómo se ha trabajado en otras, pero sí hubo muchas situaciones donde la cantidad de medios complicaba las cosas.

En los checkpoints me ponía junto a los soldados a fumar y les ofrecía un cigarro. Empezábamos a charlar y acabábamos hablando de todo.

¿Por ejemplo? En Odesa. Si no conoces el lugar y el idioma, tienes que coger un fixer, un guía que te ayude a traducir, pero a veces se llegan a producir hasta 'batallas' entre ellos para grabar información exclusiva. En ocasiones es complicado hablar con la gente, y sobre todo con los militares, que suelen reservarse la información y hay que buscar fórmulas para llegar a ellos. De hecho, así empecé a fumar, para ganarme su confianza.

¿A fumar? Sí, en los checkpoints, los controles de seguridad, me ponía junto a los soldados a fumar y les ofrecía un cigarro. Empezábamos a charlar y acabábamos hablando de todo [ríe].

¿Cómo afecta estar tantos meses cubriendo un conflicto? Obviamente es duro emocionalmente porque estás a diario haciendo entrevistas complicadas. El resto de corresponsales me ayudaron tanto con la logística como moralmente. Alberto Sicilia me dio consejos muy valiosos. Cuando llevas un tiempo cubriendo algo así llega el agotamiento. A mí me pasó a la vuelta de Bucha. Allí estuve sin parar de trabajar y pensé que no me había afectado, pero cuando llegué a casa me vi sentada mirando la pared dos horas y sin poder hablar. Por eso, llega un momento en el que necesitas salir, despejarte y cuidar tu salud mental, porque eso también afecta a tu cobertura.

Cuando llegué a casa me vi sentada mirando la pared dos horas y sin poder hablar

Pudo hablar con Dmytro Kozatskiy, al que apodaban 'el cronista de Azovstal' ¿Qué le contó de la resistencia en la acería? Fue una entrevista muy dura. Estaba hablando con alguien al que estaban bombardeando y que no sabía si iba a poder salir de Azovstal. Yo estaba preocupada por cómo sería la entrevista, pero Kozatskiy me sorprendió: estaba sonriendo al otro lado de la pantalla y lo primero fue pedirme perdón por haber tardado en responder mis mensajes. Me contó cómo él de niño también quiso ser periodista en zonas de guerra y cómo surgió la idea de de sacar las fotos dentro de la acería. Ha sido una de las entrevistas más difíciles y, al mismo tiempo, más bonitas.

fotografo: Jorge Paris Hernandez [[[PREVISIONES 20M]]] tema: Entrevista a Olha
Entrevista a Olha en 20minutos
Jorge Paris Hernandez

En el artículo ¡Jesucristo resucitado! ¡Resucitará Ucrania! cuenta cómo en las celebraciones de pascua personas no creyentes se apoyaban en la religión. He entrevistado a muchas personas así, gente que por la guerra rezaban pese a no creer en Dios. Llegué a ver en un hospital de Dnipro a una madre cosiendo la estampa de un santo dentro del chaleco antibalas. La gente busca algo en lo que creer cuando se dan este tipo de conflictos donde una fuerza es más potente que la otra. Cuando no sabes cómo proteger a tus seres queridos, la fe se puede convertir en una herramienta para mantener la moral y seguir luchando.

¿Cómo se vivió el triunfo de Ucrania en Euro allí? Eurovisión en Ucrania se vive con mucha intensidad, es algo que tenemos en común con España. Aunque las apuestas ya daban como posible ganador al grupo ucraniano, y pese a la polémica de los puntos, fue muy importante recibir tanto apoyo, sobre todo a nivel moral.

Tras recorrer su país en guerra, ¿cómo valora la respuesta de la sociedad ucraniana ante la invasión? He visto que la gente más prorrusa ha cambiado su forma de ver las cosas. Yo, por ejemplo, vengo de una zona que se considera prorrusa, pero no es lo mismo hablar ruso y consumir contenido ruso a querer ser parte de Rusia. Hay que tener en cuenta que Ucrania durante los años de la Unión Soviética fue rusificada, pero muchos de los que sentían admiración por la cultura rusa ahora la rechazan, hasta la literatura. Pero toda la población no es así, aunque en general no se apoya a Rusia, sí que existen personas que colaboran con ellos. Cuando estuve en el frente había gente que fotografiaba las posiciones de los soldados y luego las vendía al bando ruso por 500 grivnas (15 euros).

¿Cómo imagina la Ucrania del futuro? Me preocupa mucho cómo va a quedar la sociedad. Mucha gente ha pasado por experiencias muy duras y eso provoca un trauma difícil de borrar. Además, en este momento hay una cifra enorme de refugiados y, aunque seguramente volverán muchos, otros se quedarán lejos de su país. Luego está la economía, con muchas personas sin trabajo y muchas inversiones que se han caído con la guerra. No sabemos cuánto tardará esa recuperación económica. Y, por último, me preocupan también los recortes de libertades civiles, como pasó en Estados Unidos tras el 11-S. En periodos de inestabilidad y guerra es lógico que se puedan poner en segundo plano algunas libertades para preservar la seguridad del país, pero lo peligroso es que se mantengan después. Espero que mi país vuelva al equilibrio democrático, que pueda recuperar el territorio que ha perdido y que encuentre una manera de recuperarse. No sé si mi visión es un poco utópica, pero trato de ser optimista.

Redactor '20minutos'

Redactor de Internacional, Exteriores y Defensa. Graduado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y máster en Múndo Árabe e Islámico por la Universidad de Barcelona. En 20minutos desde diciembre de 2020. Escribo sobre conflictos armados, derechos humanos y geopolítica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento