El Gobierno insiste en que los comportamientos "poco ejemplares" de Juan Carlos I han quedado "constatados"

La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, durante la sesión de control al Gobierno, este martes en el Senado.
La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, durante la sesión de control al Gobierno, este martes en el Senado.
EFE

La poca discreción de la primera visita a España desde 2020 del rey emérito Juan Carlos I ha enfadado al Gobierno, que ya no esconde su malestar con el antiguo jefe de la Casa Real. La portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, ha lanzado este martes un duro discurso en el que ha asegurado que las conductas "poco ejemplares" del anterior monarca "han quedado acreditadas", en referencia a las investigaciones sobre sus finanzas que terminaron siendo archivadas por la Justicia por su inviolabilidad y las dos regularizaciones que presentó ante Hacienda. 

La también ministra de Política Territorial ha insistido en que "los españoles" merecen unas explicaciones que no se han dado durante el fin de semana, aunque el Gobierno sigue defendiendo que no tiene margen de maniobra al respecto.

"Ha quedado constatado que el rey emérito tuvo conductas poco ejemplares", ha señalado durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes. En este sentido, Rodríguez ha destacado que "una persona que ha ocupado la Jefatura del Estado" y que fue "valorada" en ese proceso por los españoles debería "dar explicaciones de esos comportamientos". Asimismo, la portavoz ha lamentado públicamente que el emérito no haya dado esas explicaciones solicitadas por el Ejecutivo en los cuatro días -regata en Sanxenxo y reunión con Felipe VI mediante- que Juan Carlos I ha visitado España tras instalarse en Abu Dabi en 2020.

El discurso lanzado por Rodríguez va en consonancia con el que realizó ella misma este lunes. Junto a Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, se empeñó en afear su comportamiento al emérito. "Debía haber aprovechado esta visita para dar cuenta de esas acciones que hemos conocido y no son compatibles con la ejemplaridad y transparencia que se exige a una institución como la Casa del Rey", aseguró en una entrevista en RNE.

Preguntadas al respecto, fuentes de Moncloa niegan que el Ejecutivo haya endurecido el tono contra el emérito. No obstante, esto también es un hecho constatado. La semana pasada, a días de que Juan Carlos I aterrizara en Galicia, la prudencia guió las intervenciones de Rodríguez en rueda de prensa pese a la insistencia de los periodistas en la sala. Se negó a comentar por "respeto" a la actual Casa Real la vuelta del emérito, un hecho del que desvinculó al Gobierno. Solo al final de la comparecencia señaló que las declaraciones que dio el presidente Pedro Sánchez en las que instaba al ex jefe del Estado a dar explicaciones por sus "conductas incívicas".

“Siento el mismo rechazo que la mayoría de la ciudadanía española ante estas conductas incívicas”, dijo el presidente en una conferencia ante periodistas en la Moncloa en 26 de febrero de 2021, un día después de que se conociera la segunda regularización fiscal de Juan Carlos I, de más de cuatro millones de euros. Un año después, Sánchez insistió en esta versión. Lo hizo esta vez en una charla con periodistas durante el vuelo que le trasladó a Letonia y apenas unos días después de conocerse el archivo de las pesquisas del Ministerio Público. El presidente aseguró que el ex jefe del Estado debía explicar sus "decepcionantes" conductas, una vez acreditadas por la Fiscalía numerosas irregularidades fiscales.

Eso sí, en ambos casos se apresuró a desvincular al emérito del actual monarca y su familia, como también lo ha hecho Rodríguez esta semana. "Está haciendo un ejercicio formidable por recuperar esa esencia que debe primar en una institución del Estado, que es la transparencia. Quien no lo está haciendo es su padre", lanzó en RNE

Mostrar comentarios

Códigos Descuento