Entrevista | Macaco: "No quiero 'linkearme' con nada político porque realmente no me los creo a ninguno"

El cantante Macaco.
El cantante Macaco.
Bieito Álvarez
Fuera de contexto: Macaco

Macaco, 2 de agosto de 1972, Barcelona.

Dani Macaco y yo charlamos teñidos del rojo neón de la Sala Equis, a pesar de que me asegura que no le gustan los colores: "Yo no quiero ponerme un solo color, etiquetarme, puedes ser muchas cosas". 

En este lugar, hace años se proyectaban películas de cine adulto. "Yo nunca he hecho cine porno, pero nunca se sabe", me dice entre risas. Y hoy, esta sala todavía desprende algo de esa magia e irrealidad que posee el cine y que tan vinculado está a la vida de Macaco: "Mi madre era cantante, fue una chica ye-yé, hizo todas estas pelis de Mary Poppins, Sonrisas y lágrimas o My fair Lady, la que canta en castellano es mi madre, decían que era la nueva Barbra Streisand, pero luego se enamoró de mi padre y lo dejó, ya sabes”.

Y de las películas a los besos de película, acaba de sacar nuevo tema con Ana Mena, La guerra de los besos, y nos besamos, claro, porque, aunque piensa que los abrazos son muy íntimos, él es más de besos: "El mejor beso es ese que tiene como varias fases, uno largo, pero que haya pasión, que puedas ir surfeando". 

En 'Mary Poppins', 'Sonrisas y lágrimas' o 'My fair Lady', la que canta en castellano es mi madre

Y de surfear sabe mucho, pero en la vida. Comenzó tocando en la calle, en Las Ramblas y ha alcanzado la cresta de la ola: "Yo creo que es muy buena escuela la calle, no todo son las redes sociales". Una experiencia, me cuenta, que le trae recuerdos maravillosos: "Vivíamos de eso, vivíamos superbien, no me voy a quejar porque nos caía mucha pasta, pasábamos el sombrero y algo debíamos tener, y de ahí montamos muchos proyectos".

El medioambiente, la sanidad, los temas sociales y la realidad que nos rodea siempre han estado presentes en su música. Temas como La mano levantá o Moving le colocaron en el mapa de la industria, le trajeron muchas alegrías, pero también disgustos. El PP usó su canción para una campaña y llegó a estar en litigios con Falange por el mismo motivo: "Eso es un robo a mano armada que no se puede consentir, es como si te entraran en casa, y yo no quiero linkearme con nada político porque realmente no me los creo a ninguno".

Yo hoy soy muy niño pequeño y me flipo mucho

Hoy ha cambiado de tercio porque, como asegura, se puede ser muchas cosas y su último disco, Vuélame el corazón, trata sobre las relaciones en el amor. Eso sí, no menos complejo, cuando le pregunto si el amor le ha tratado bien, le entra la risa floja. "Yo en estos temas, me considero un aprendiz", afirma.

Un niño loco que no deja de aprender, así se siente, de ahí Macaco, el mono loco, que le llamaba su madre: "Yo hoy soy muy niño pequeño y me flipo mucho". Y con el brillo de un niño en los ojos cita a Dalí: "El de Cadaqués dijo que la diferencia entre un loco y yo es que un loco no sabe que está loco y yo sí, y estoy de acuerdo". Y consciente de su locura, se ríe una vez más, porque qué aburrido el mundo si todos fuésemos cuerdos, ¿no?.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento