El móvil de Marlaska también fue espiado con Pegasus en plena crisis con Marruecos y hubo un intento fallido con el titular de Agricultura

Gráfico de miembros del Gobierno espiados con el programa Pegasus
Gráfico de miembros del Gobierno espiados con el programa Pegasus
Henar de Pedro
Gráfico de miembros del Gobierno espiados con el programa Pegasus

El móvil del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, también estuvo infectado con el virus espía Pegasus en junio de 2021, cuando el Centro Criptológico Nacional (CCN) ha detectado que se produjo otro intento en el terminal del ministro de Agricultura, Luis Planas, que en este caso fue fallido. 

Así, el CCN ha confirmado un nuevo caso de hackeo y una intentona que no fructificó, que se suman a los dos ya confirmados anteriormente, al presidente, Pedro Sánchez, y la ministra de Defensa, Margarita Robles. En todos los casos, las infecciones se produjeron en junio de 2021, en plena crisis con Marruecos por la acogida humanitaria en España del líder saharaui Brahim Ghali, por el que la exministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya también denunció hace meses el hackeo de su móvil. A pesar de que son numerosas las señales que conducen a Rabat, el Gobierno alude al secreto de sumario para negarse a señalar posibles responsables.

El Consejo de Ministros ha conocido este martes el informe que ha elaborado el Centro Criptológico Nacional a partir del análisis de los teléfonos móviles de todos los miembros del Gobierno, después de que a principios de mayo se confirmara que de los móviles de Sánchez y Robles se extrajo información mediante un programa informático de diseño israelí y que, en teoría, solo pueden adquirir los gobiernos para la lucha contra el terrorismo o el crimen organizado.

Al término de la reunión, la ministra portavoz , Isabel Rodríguez, ha informado de que en junio de 2021 no solo fueron infectados los móviles de Sánchez y de Robles, sino que también se hackeó el terminal de Marlaska y que hubo un intento fallido de infectar el de Planas. El móvil del presidente también sufrió un hackeo en mayo de 2021, pero el resto de acciones tienen en común que se produjeron en junio de 2021, el mes en el que se desató una crisis diplomática con Marruecos tras descubrirse que Ghali estaba siendo tratado en un hospital de Logroño de la Covid. Como consecuencia, la embajadora marroquí fue llamada a consultas y no regresó hasta hace pocos meses y, poco después, en julio, González Laya dejó de ser ministra de Asuntos Exteriores.

"Hay tres teléfonos infectados, dos de ellos del presidente y de la ministra de Defensa y un tercero ha sido el del ministro del Interior, en el mes de junio de 2021", ha indicado Rodríguez, que ha añadido que "también se ha constatado un intento de infección por Pegasus fallido en el del ministro de Agricultura ese mes".

"Los indicadores muestran que existe infección compatible con Pegasus" en los tres casos, ha explicado Rodríguez. "El resto no tiene rastro de Pegasus", ha añadido con respecto al móvil de los demás miembros del Gobierno.

Tres veces más que a Sánchez

De acuerdo al análisis del Centro Criptológico Nacional, el móvil de Marlaska fue infectado en dos ocasiones en junio de 2021. En una de ellas, se le extrajeron 400 megas de información y en otra, 6,3 gigas, lo que supone casi tres veces más que los datos que le fueron usurpados a Sánchez en uno de los dos ataques que sufrió, por una capacidad de 2,6 gigas. El otro lo fue por 130 megas, mientras que a Robles se le extrajeron nueve megas de datos.

Como Sánchez y Robles, Marlaska es uno de los ministros más implicados con Marruecos, como responsable de gestionar los flujos migratorios y dirigir el dispositivo policial para evitarlos. Aunque de manera mucho más indirecta, el ministro de Agricultura también tiene vinculación con Rabat, pasada en este caso: entre 2004 y 2010 fue embajador español en Marruecos, lo que también vincularía su intento de hackeo con este país.

A pesar de estas señales, el Gobierno ha insistido este martes en no señalar culpables y mucho menos a Rabat, y para ello se ha escudado en el secreto de sumario que ha decretado la Audiencia Nacional en los casos ya confirmados de Sánchez y Robles. Como hizo entonces, Moncloa también remitirá al juez el informe del Centro Criptológico Nacional que ha conocido este martes.

"Como anunciamos el 2 de mayo, son hechos contrastados y fehacientes. El juez ha puesto bajo secreto estas actuaciones y el informe lo vamos a poner también en manos de la justicia", ha dicho Rodríguez. "Es un mensaje muy importante para todos los españoles, absoluta transparencia, el Gobierno confía en la justicia para que se pueda determinar qué ha ocurrido y quién ha podido proceder a estos ataques a la seguridad de Estado", ha añadido.

A su lado, Robles ha comparecido para dar cuenta de la destitución de la directora del CNI por la crisis conjunta que han generado las escuchas a independentistas y por no haber detectado las infecciones con Pegasus. Entre sus explicaciones, ha citado en varias ocasiones la "amenaza" que con las nuevas tecnologías suponen situaciones como la guerra en Ucrania, pero tampoco ha citado a Marruecos en ningún momento, tampoco para defender una adaptación de los servicios de inteligencia ante este tipo de ataques.

"El Gobierno ha tenido como puntos importantes la modernización del CNI para que tengan las mayores tecnologías posibles (...), para evitar que pueda haber fallos que puedan ser utilizados, no vamos a decir por quién", ha dicho Robles sobre "el panorama de los enemigos de la democracia".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento