Así debes rescatar tu plan de pensiones para pagar menos impuestos

Pareja de pensionistas.
Pareja de pensionistas.
GTRES

Los planes de pensiones son uno de los productos de ahorro más populares en España. La principal razón de su popularidad es el tratamiento fiscal que tienen, ya que las aportaciones realizadas al plan de pensiones a lo largo del año cuentan en la declaración de la Renta como si se hubieran tenido menos ingresos. A pesar de que la cuantía máxima desgravable se ha reducido a 1.500 euros, todavía muchos ahorradores tienen contratado este tipo de productos.

Estos vehículos de inversión están diseñados para que el usuario disponga de unos ingresos extraordinarios en la jubilación. Las participaciones solo se pueden rescatar cuando el ciudadano se retira de la vida laboral, salvo contadas excepciones como un periodo de desempleo de larga duración. A partir de 2025, también se podrán retirar las aportaciones que tengan 10 años de antigüedad.

Los ahorradores pueden elegir el momento de rescatar su plan de pensiones, así como la forma de hacerlo. El modo escogido para recuperar el dinero invertido influirá notablemente en cuánto dinero se quede Hacienda. Por eso, conviene tomar esta decisión con mucha cautela.

Existen tres formas diferentes de recuperar el dinero invertido en un plan de pensiones:

  • Rescatar el plan de pensiones en forma de capital: recuperar todo el dinero de golpe.
  • Rescatar el plan de pensiones en forma de renta periódica: el dinero se recupera poco a poco, recibiendo ingresos cada mes, cada trimestre, cada semestre o cada año.
  • Rescatar el plan de pensiones de forma mixta: recibir un primer pago inicial y luego rentas periódicas.

A diferencia de los fondos de inversión, el dinero rescatado de un plan de pensiones tributa como rendimientos del trabajo en la declaración de la Renta. Por tanto, el capital que se rescate durante un año se sumará a la pensión pública recibida.

El impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) es un impuesto progresivo, es decir, aumenta a medida que se incrementan los ingresos. Actualmente hay seis tramos del IRPF:

  • Ingresos hasta 12.450 euros: con un tipo del 19%.
  • Hasta 20.200 euros: 24%.
  • Hasta 35.200 euros: 30%.
  • Hasta 60.000 euros: 37%.
  • Hasta 300.000 euros: 45%.
  • A partir de 300.000 euros: 47%.

Si un ciudadano opta por rescatar el plan de pensiones en forma de capital, es decir, por recuperar todo el dinero invertido en el momento de jubilarse, es muy probable que le toque pagar muchos impuestos. En concreto, cuando se ha acumulado una importante cantidad a lo largo de la vida laboral resulta desaconsejable rescatarla toda de golpe al retirarse.

Ante esta situación, la Agencia Tributaria contaba con una bonificación para evitar que los ciudadanos pierdan la mitad de sus ahorros. Si el contribuyente recupera todo su dinero de golpe, el capital correspondiente a aportaciones realizadas antes del 1 de enero de 2007 cuenta con una exención del 40% en el IRPF. Eso sí, esta ventaja solo se puede aplicar el año de la jubilación y los tres siguientes.

Por eso suele ser más interesante rescatar el plan de pensiones en forma de renta periódica, ya que es más progresivo. El usuario, por tanto, tendrá que pagar menos impuestos. “Si la cantidad a retirar asciende a 120.000 euros y diferimos su cobro en mensualidades de 1.000 euros, solo sumaremos 12.000 euros anuales a nuestra base imponible. Si, por el contrario, retiramos todo de golpe, esta aumentará en 120.000 euros, con lo que dilapidamos la mitad de nuestros ahorros en impuestos”, explican desde ING en su blog En Naranja.

Si un individuo quiere planificar su jubilación, lo primero que hay que hacer es estimar los ingresos que se recibirán a partir de ese momento. La plataforma Finect ha desarrollado una calculadora para que los usuarios puedan calcular cuánto dinero tendrán de pensión en el momento de jubilarse.

¿Sabes cuánto tendrás de pensión cuando te jubiles?

Aquellos usuarios que quieran mantener su nivel de vida una vez se retiren del mercado laboral, tendrán que complementar la pensión pública con ahorros propios. Los ingresos percibidos por un jubilado suelen ser menores al salario recibido en el último puesto de trabajo. Finect cuenta con un escaparate de productos financieros para invertir de cara a la jubilación. Allí los usuarios pueden analizar diferentes opciones, compararlas y escoger aquella que más se adapte a sus necesidades.

Los planes de pensiones son productos de ahorro diseñados para obtener un beneficio a largo plazo. Una alta rentabilidad es uno de los mayores incentivos para cualquier usuario que busca un producto para invertir. Uno de los planes de pensiones españoles que mejor se ha comportado en los últimos años es el BBVA Telecomunicaciones, que ha conseguido una ganancia anual cercana al 16% en la última década. Sin embargo, este año sufre una pérdida del 12% debido a su exposición a empresas tecnológicas.

Otras opciones muy conocidas son el plan de pensiones Ibercaja Sostenible y Solidario —uno de los primeros en aplicar criterios sostenibles—, que logra una rentabilidad anualizada del 5,75% en los últimos 10 años, y el Abante Bolsa, que consigue una ganancia superior al 9% anual en la década.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento