Por qué no deberías lavar el pescado antes de congelar

Una cesta con pescado fresco
Una cesta con pescado fresco
Hotli Simanjuntak / EFE
Una cesta con pescado fresco

El pescado fresco es uno de los alimentos imprescindibles en muchos hogares, pero saber cómo conservarlo y cómo cocinarlo es fundamental para que mantenga todo su sabor y las muchas propiedades nutricionales que posee. 

De hecho, en muchas casas lo normal es congelar el pescado, sobre todo si se suele comprar en grandes cantidades, evitando así que se estropee antes de tiempo. 

Este proceso de congelación es bastante sencillo, aunque conviene conocer algunos consejos y recomendaciones para no caer en algunos errores típicos que pueden hacer que se eche a perder el producto. 

¿Por qué no hay que lavar el pescado antes de congelarlo?

Muchas personas tienen la costumbre de lavar el pescado con agua para eliminar la posible suciedad o restos que pueda tener al haber estado en el mostrador de la pescadería y, después, congelarlo. 

Sin embargo, esta práctica no es nada recomendable. Al lavar el pescado, aunque luego se seque correctamente, conservará cierta humedad que puede hacer que se cree escarcha sobre él y en su interior en el congelador. 

Esta escharcha que se crea en el propio pescado al congelarse en el hogar, lo que hará es que la pieza de alimento fresca pierda tanto aroma como sabor e, incluso, puede variar su textura al descongelarse.

Por ello, lo que sí que conviene hacer es eviscerar muy bien la pieza de pescado antes de congelarlo, pero sin necesidad de lavar con agua y después secarlo. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento