Aragonès pide explicaciones al Gobierno por el caso de espionaje de móviles y anuncia medidas: "Llegaré hasta donde haga falta"

  • Un ciberataque que ha unido al independentismo que este martes dará una respuesta conjunta desde Cataluña y Bruselas.
  • Interior se desvincula del espionaje a políticos catalanes e insiste en que "nunca" ha contratado el programa Pegasus.
El presidente del Parlament, Roger Torrent, y el vicepresidente y conseller de Economía, Pere Aragonès
El presidente del Parlament, Roger Torrent, y el vicepresidente y conseller de Economía, Pere Aragonès
DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

El presunto espionaje al independentismo catalán a través del programa Pegasus –diseñado por la compañía israelí NSO para colarse en los teléfonos móviles y que solo pueden comprar gobiernos para combatir el crimen y el terrorismo– sería "el más grande documentado", según ha revelado este lunes el semanario The New Yorker a partir de una investigación de la organización Citizen Lab, experta en ciberseguridad vinculada a la Universidad de Toronto.

En el ya conocido como CatalanGate se investigó a 67 líderes independentistas, entre ellos cuatros presidentes de la Generalitat: Artur Mas, Carles Puigdemont, Quim Torra y Pere Aragonès. Se suman los presidentes del Parlament, Roger Torrent y Laura Borràs; los líderes de ERC, Oriol Junqueras y Marta Rovira; de la CUP Anna Gabriel y Eulàlia Reguant; o el abogado Gonzalo Boye y los líderes de las entidades independentistas Òmnium Cultural y ANC.

Todo el movimiento soberanista parece haber tenido infectado el teléfono móvil entre 2017 y 2020 por el programa Pegasus que permite escuchar conversaciones, leer mensajes, acceder al disco duro, hacer pantallazos, revisar el historial de navegación y, incluso, activar por control remoto la cámara y el micrófono de los móviles.

Un ciberataque que ha unido al independentismo que este martes dará una respuesta conjunta desde Cataluña y Bruselas. Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, junto a otros miembros vigilados, realizarán por la mañana una rueda de prensa conjunta en Bruselas con el objetivo de subrayar la dimensión europea del caso. 

Por la tarde, y en el Palau de la Generalitat, el presidente Aragonès y el vicepresidente Puigneró comparecerán junto al resto del Govern para anunciar las medidas judiciales y políticas que van a llevar a cabo.

Y que cuando trascendió la investigación de The New Yorker, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, calificó el espionaje por parte del sistema israelí Pegasus de un "ataque" a los derechos fundamentales y a la democracia "extremadamente grave". 

No valen excusas. Espiar representantes de la ciudadanía, abogados y activistas por los derechos civiles es una línea roja".

En un hilo en Twitter, Aragonés explicó que este software solo puede ser adquirido por los estados y ha pedido "transparencia y asunción de responsabilidades" en España. "No valen excusas. Espiar representantes de la ciudadanía, abogados y activistas por los derechos civiles es una línea roja", ha subrayado. 

En este sentido, el presidente ha avisado de que el Govern "llegará hasta donde haga falta". Y es la que el espionaje comenzó en 2017 con Mariano Rajoy en la presidencia del Gobierno, y continuó hasta 2020 cuando en la Moncloa ya estaba Pedro Sánchez.

Interior insiste en que "nunca" ha contratado el programa Pegasus

El Ministerio del Interior ha insistido este lunes en negar cualquier relación de este departamento ministerial, así como de la Policía Nacional o la Guardia Civil, con la empresa israelí relacionada con un presunto caso de espionaje a políticos catalanes independentistas.

"Ni el Ministerio del Interior, ni la Policía Nacional, ni la Guardia Civil han tenido nunca relación alguna con la empresa NSO y, por tanto, nunca han contratado ninguno de sus servicios", apuntan fuentes del departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska, que recuerdan que "todas las intervenciones de comunicaciones se hacen bajo orden judicial y pleno respeto a la legalidad".

Amnistía Internacional pide investigar a fondo

Por su parte, Amnistía Internacional (AI) ha pedido este lunes a las instituciones europeas investigar a fondo el uso del programa de ciberespionaje Pegasus e instó al Gobierno español a aclarar si lo ha utilizado para hacer seguimiento de políticos, activistas y periodistas.

En un comunicado, AI recuerda que este martes se reúne por primera vez una comisión de investigación del Parlamento europeo sobre el uso de Pegasus y otros programas espías con los que se puede estar infringiendo la legislación europea y reclama suspender temporalmente la venta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento