Sánchez admite que se revisarán "a la baja" las cifras de crecimiento en España y espera que la inflación desbocada sea algo "coyuntural"

Pedro Sánchez, durante la entrevista en Antena 3
Pedro Sánchez, durante la entrevista en Antena 3
ESPEJO PÚBLICO

La guerra en España va a provocar "una revisión a la baja de las cifras de crecimiento en España". Así lo ha avanzado este lunes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha matizado que eso no significa que "España no vaya a seguir creciendo". El anuncio llega cuatro días después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunciase la rebaja de las previsiones de crecimiento de 143 países por los efectos de la invasión rusa de Ucrania, lo que supone un impacto sobre el 86 % del Producto Interior Bruto (PIB) mundial.

La guerra "va a provocar una revisión a la baja de las cifras de crecimiento en España, en Europa y en el mundo", ha explicado Sánchez en una entrevista en el programa Espejo Público, de Antena 3, aunque no ha llegado a concretar cifras sobre cuánto encogerá el crecimiento del PIB este año, algo que ha dejado en manos de la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño. Hasta ahora, la previsión del Gobierno era un crecimiento del 7%. El Banco de España lo redujo al 5,4% y, hace dos semanas, volvió a ajustarlo en nueve décimas, lo que supondría que el rebote esperado para la economía fuera del 4,5% este año. La primera consecuencia de esto es que la recuperación del nivel de PIB anterior a la pandemia se retrasará al tercer trimestre de 2023.

"No le pongo paños calientes a la situación económica ni me escudo en la guerra", ha añadido el presidente, que confía en que la inflación desbocada —el Banco de España la eleva al 7,5% al final de año— sea "solo un problema coyuntural, específico y derivado de la guerra en Ucrania" y se corrija con el tiempo. "La economía sigue creciendo aunque tenemos problemas derivados de la guerra. Vamos a seguir creando empleo, tenemos más de 20 millones de afiliados a la Seguridad Social", ha dicho.

Asimismo, el jefe del Ejecutivo ha vuelto a rechazar la petición del Partido Popular de rebajar los impuestos, algo que llevan semanas solicitándole al Gobierno. El presidente ha dicho que "todos aquellos que hablan de bajar impuestos lo que están anunciando son recortes". "Una rebaja generalizada de los impuestos no es creíble", ha remachado antes de atacar a los 'populares' señalando que "el impuesto más caro es el de la corrupción".

Todos aquellos que hablan de bajar impuestos lo que están anunciando son recortes

La subida de sueldo de los funcionarios, sin cuantificar

En lo que respecta a temas económicos, Sánchez también se ha comprometido a que las pensiones subirán el próximo año conforme al Índice de Precios al Consumo (IPC), pese a lo alto del dato. Ha garantizado así que se vaya a cumplir la ley de garantía del poder adquisitivo de las pensiones, que marca la revalorización de éstas conforme al IPC. Esto significaría que el Estado tendrá que asumir un coste extraordinario de entre 10.000 y 13.000 millones de euros en el pago de las pensiones, que alcanzaría el 14% del PIB, según cálculos de Fedea.

Eso sí, no ha sido firme sobre si esta posibilidad afectará también a los funcionarios del Estado, dejando en el aire el mantenimiento de su poder adquisitivo. En este sentido, ha recordado que en la actualidad empresarios y sindicatos están negociando un pacto de rentas donde, además de hablar de sueldos, también se debate "sobre el reparto de dividendos y beneficios de las grandes empresas". "En función de este acuerdo", ha dicho, "se verá cuál es la evolución y negociación que se articula" en referencia a los empleados públicos.

El líder socialista también se ha referido al problema de la energía en Europa, donde los precios se han disparado en los últimos meses, una situación además empeorada por la invasión de Rusia a territorio ucraniano. "Lo más importante es reformar el mercado energético en Europa", ha dicho.

Se reabrirá la embajada en Kiev

El presidente, por otro lado, ha anunciado que "en pocos días" se va a reabrir la embajada española en Kiev, una vez que la intensidad de los ataques sobre la capital ucraniana ha aminorado. Una decisión que ya han tomado otros países en los últimos días. "Lo haremos como muestra del compromiso del gobierno de España con el pueblo ucraniano", ha zanjado.

También Sánchez se ha referido al fin de las mascarillas en interiores a partir del miércoles, algo que ha calificado como "excelente noticia" para la sociedad española: "Las empresas y sus departamentos de riesgos laborales tendrán que definir cómo se realiza en cada caso", ha dicho, aunque ha avanzado que "mucha gente seguirá llevándola como elemento de protección".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento