Collboni se alía con el empresariado para relanzar la ampliación del Aeropuerto de Barcelona a la que se opone Colau

  • El primer teniente de alcalde socialista anuncia un grupo de trabajo junto al Cercle d'Economía. 
  • El grupo municipal del PSC presentará una medida de gobierno para la reactivación en el Pleno del mes de abril. 
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, y Jaume Collboni, líder del grupo municipal del PSC en el Ayuntamiento.
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, y Jaume Collboni, líder del grupo municipal del PSC en el Ayuntamiento.
ANDREU DALMAU / EFE

"No tiro la toalla con la ampliación del Aeropuerto del Prat en 2027". Así de rotundo, y en la misma línea en la que ya se expresó el pasado mes de enero durante el Debate del Estado de la Ciudad, se ha mostrado este viernes en el Cercle d'Economia de Barcelona el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento, Jaume Collboni (PSC), que ha presentado una medida de gobierno de desarrollo económico de la ciudad que su formación llevará al Pleno municipal del próximo mes de abril para su aprobación. Lleva por título 'La ambición global de una ciudad de escala humana' e incluye la apuesta por volver a conseguir el crecimiento de las instalaciones del Aeropuerto. Necesitará de los avales de otros partidos políticos para salir adelante. 

Dentro de los cuatro puntos centrales de dicha medida de gobierno, Collboni ha destacado su apuesta personal (entroncada con el posicionamiento expresado ya por el Gobierno socialista de Pedro Sánchez) por reactivar la ampliación del Aeropuerto de Barcelona y por retomar las conexiones intercontinentales, sobre todo las de mayor impacto, y que conectan la capital catalana con ciudades como Toronto (Canadá); San Francisco, Miami, Nueva York o Atlanta (Estados Unidos), Lima (Perú) y Seúl (Corea del Sur). 

También, la intención de recuperar algunas de las perdidas durante la pandemia (Montreal en Canadá; Boston y Washington en Estados Unidos y Santiago de Chile) y por lanzar tres nuevas conexiones directas con Tokio (Japón), Nueva Delhi (India) y Dallas-Houston (Estados Unidos).

Así pues, Collboni ha confirmado que ha propuesto al presidente del Cercle, Javier Faus, la creación de un grupo de debate que trabaje "desde ya" en la futura ampliación del Prat, teniendo en cuenta "a todos los grupos de interés", es decir, a académicos, científicos, vecinos, ecologistas, economistas y municipios. 

Ecologistas, vecinos y la propia alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (BComú), se han opuesto frontalmente a la ampliación del principal aeropuerto catalán, aduciendo sus perjuicios medioambientales para la zona del Delta del Llobregat al tratarse de de un modelo de crecimiento no sostenible. 

Por contra, desde el Ejecutivo central, la Ministra de Transportes, Raquel Sánchez, se mostraba partidaria el pasado 3 de marzo de la ampliación: "Es un proyecto que hay que recuperar". De hecho, esta mañana, ha acompañado y apoyado a Collboni en el Cercle el Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares.

El primer teniente de alcalde de Economía ha apelado. con la creación de este equipo de trabajo, a un "debate tranquilo y riguroso, fuera del foco mediático, y con voluntad de tener una propuesta consensuada de cara a que se reactiven las inversiones" que favorezcan dicha ampliación. Ha defendido que esta operación será muy beneficiosa para la metrópolis Barcelona al suponer la creación de "80.000 puestos de trabajo directos, 200.000 indirectos y 1.600 millones de euros de inversión". 

Ha considerado que estos datos "nos interpelan a todos para volver a intentarlo" y ha argumentado que la ampliación del Prat, con más vuelos intercontinentales, no equivale a "más millones de turistas, sino a más empresas, puestos de trabajo y mayores oportunidades para Barcelona y Cataluña". 

"La ampliación del Prat con más vuelos intercontinentales no equivale a más millones de turistas, sino a más empresas, puestos de trabajo y oportunidades para Barcelona y Cataluña"  (Jaume Collboni, primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona)

"El Mobile o el ISE no se habrían planteado nunca en Barcelona sin un nivel de conectividad intercontinental como el que ha tenido El Prat", ha afirmado Collboni. 

En el año 2005, el aeropuerto contaba con 10 vuelos directos transcontinentales y en 2020 con 47. "Un aumento del 10% en la conectividad con estas grandes ciudades representa 1.000 millones de euros extras al producto interior bruto catalán (PIB) y aportar un 10% a la localización de nuevas empresas internacionales en Barcelona", ha declarado el representante municipal.

Collboni ha desvinculado su apuesta de modelos de "crecimiento exponencial especulativo" de la ciudad, "donde la desigualdad creciente no sea un factor que preocupe y donde la nueva pobreza también trabaja". Y la ha entroncado con el modelo "de la prosperidad compartida y la ambición de que el crecimiento de la economía ha de ser inclusivo y sostenible". 

La medida de gobierno 

Esta tendrá "cuatro palancas fundamentales", ha expuesto Collboni. La primera, la marca Barcelona, que pretende activar la estrategia de promoción exterior de la ciudad con campañas internacionales como las que se hicieron en la última edición del Mobile World Congress en medios internacionales.

La segunda medida busca la captación de empresas y de grandes eventos. No solo ferias y congresos como el ISE o Smart City Expo, sino también deportivos como la candidatura de Barcelona para acoger la Copa América de Vela, la tercera competición deportiva mundial en espectadores después de los Juegos Olímpicos y de los Mundiales de fútbol. Collboni ha aludido también a que Barcelona "recupere el liderazgo para ser nuevamente la capital editorial de Latinoamérica en lengua castellana". 

Y ha mencionado la candidatura de Cataluña a los Juegos Olímpicos de Invierno 2030 como un evento con un "impacto diferente a los JJOO de 1992 en Barcelona, pero que enviaría un mensaje nuevamente al mundo de que "Barcelona, Cataluña y España vuelven a estar en la liga de grandes ciudades sede de grandes acontecimientos".

Al impulso a la conectividad aérea transcontinental de Barcelona, mediante la ampliación del Prat, le sigue el cuarto y último punto: la atracción y retención del talento en la ciudad a partir de un plan de trabajo específico moldeado en los últimos meses junto a cámaras de comercio internacionales, consulados, universidades y escuelas de negocios y a la asociación Barcelona Global. 

Una ampliación en el aire 

El pasado mes de septiembre, la ministra Sánchez anunciaba en nombre del Gobierno que se paralizaba el proyecto de ampliación del Aeropuerto de Barcelona por la falta de confianza en la Generalitat, que días atrás se había mostrado contraria a ampliar la tercera pista del Prat en terrenos protegidos de La Ricarda. 

Semanas después, el vicepresident, Jordi Puigneró, se mostró partidario de retomar el proyecto, pero respetando los terrenos protegidos en litigio. Pero el primero en hablar tras la cancelación del proyecto fue el propio president, Pere Aragonès, que calificó de excusa la falta de consenso que argumentaron desde el Ejecutivo para pararlo. Aseguró entonces, que el Govern no renunciaba a la mejora de las infraestructuras aeroportuarias, pero que esta debía respetar la laguna de La Ricarda.

En agosto, la alcaldesa, Ada Colau, cargó contra un acuerdo inicial entre el Gobierno y la Generalitat para cerrar la ampliación "hecho en secreto, en pleno mes de agosto y de espaldas a la ciudadanía", escondiendo el impacto ecológico.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento