Las comunidades de vecinos 'encogen' sus horas de calefacción central: "Están asustados por la factura que les llega"

Cómo purgar los radiadores de la calefacción: ¿lo tengo que hacer todos los años?
Un radiador
Cómo purgar los radiadores de la calefacción: ¿lo tengo que hacer todos los años?

"Siguiendo instrucciones de su junta de gobierno y debido al elevado precio del combustible para la calefacción, nos vemos en la obligación de reducir el horario, en la medida de lo posible, con el fin de intentar evitar tener que emitir derramas extraordinarias. Por este motivo, les informamos de que el horario de calefacción hasta nueva orden será el siguiente: de 13.30 a 21 horas". Este "aviso importante" a la vista de los vecinos de un bloque de viviendas en Madrid da muestra de algo que sucede desde hace meses en las comunidades de vecinos, donde se suceden cortes de calefacción y de potencia contratada, así como búsqueda de nuevas compañías, para hacer frente a la subida de la luz y el gas que empezó hace meses y se ha agravado todavía más con la guerra en Ucrania.

La semana pasada, el Alto Representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell, sorprendió pidiendo a los europeos que contribuyeran a la defensa europea frente a las consecuencias del ataque de Vladimir Putin sobre Ucrania bajando sus termostatos. Para entonces, ya hacía meses que numerosas comunidades de vecinos buscaban la manera de ahorrar y de evitar derrama para pagar el alto coste de la energía y que se refleja en mensajes como el anteriormente expuesto.

No se trata de un caso aislado, porque si esta comunidad ha decidido recortar dos horas y media de calefacción, otras también en Madrid decidieron con la llegada de este invierno que la caldera empezaría a funcionar por la mañana una hora más tarde de lo habitual.

Adiós a los precios fijos

"Nos hemos encontrado con el problema de que el precio se había casi triplicado este año con respecto al pasado", explica Rafael Martín, director de Nuevos Negocios de Inmho, que administra fincas por toda España. Aunque la subida de la luz es más general porque no todas las comunidades tienen gas, esta materia prima ha centrado los problemas de las comunidades en los últimos meses. 

No apunta un momento fijo, porque al menos hasta ahora los contratos eran anuales y la realidad de la nueva -y elevada- factura llega cuando hay que renegociarlos. Cuando sea posible, apunta, porque cada vez es más difícil conseguir un "precio fijo" y en lo que va de año una veintena de ellas ha dejado directamente de prestar servicio. Las que continúan lo hacen a precios desbocados. "En el último año, el precio más barato era de 0,04 euros por kw, ahora es tres veces más, 0,11 largo y casi diría que no conviene porque te obliga a estar un año con ese precio y entendemos que tiene que bajar", dice Martín.

"Es muy habitual las sorpresas que se llevan las comunidades cuando se dan cuenta de los nuevos precios. Nosotros indicamos que el precio ha subido e intentamos negociar con las compañías el mejor precio, pero no hay mucho que hacer. Cuando vamos a las juntas y explicamos lo que está sucediendo y lo que queda por delante, hay comunidades en las que hace una semana se cortó la calefacción" sin tener en cuenta, por ejemplo, el nuevo frente frío de esta semana, explica Martín. 

"Otros prefieren hacer derramas y soportar el gasto que conlleva", añade en algo en lo que también tienen en cuenta el poder adquisitivo de los vecinos en cuestión.

Susto y comprobación de facturas

"Hoy precisamente han llamado de una comunidad y van a quitar horas [de calefacción]", dicen en Olid Jurídico, un administrador de fincas que lleva la cuenta de una quincena de comunidades en Valladolid. Según explican, las llamadas para recortar gastos de esta manera "están a la orden del día". 

Reducir las horas de calefacción por la mañana y por la tarde es algo habitual y aunque empezó hace meses, en Olid Jurídico también la vinculan con la guerra en Ucrania, más que nada porque es ahora cuando están llegando las facturas y cuando, a medida que avanza el invierno y se empieza a recurrir menos a la calefacción, los vecinos comprueban que siguen pagando recibos mucho más elevados de lo habitual.

Según explican desde esta empresa radicada en Valladolid, es ahora cuando se nota el inusual, por elevado, coste de la energía, en el que también entre en juego la psicología, porque una cosa es pagar una factura elevada en pleno invierno y otra, hacerlo cuando los días empiezan a ser menos fríos -con excepción del frente que atraviesa la Península en estos momentos-. "La gente está asustada, llaman para comprobar las facturas porque lo que está llegando...", apuntan sobre una situación en la que "no se ve que haya previsión de bajar" los precios.

Rebajar potencia, unificar contadores

La guerra en Ucrania ha sido, también para las comunidades de vecinos, la puntilla a una situación de precios disparados que empezó a hace meses y que hasta ahora sobre todo se había dejado notar en el precio de la luz. Es el que primero empezó a rampar también es el que afecta a todos los vecinos por igual, ya que la calefacción centralizada es cada vez más excepcional y va ganando terreno la individualizada.

Aún así, hay otras maneras por las que las comunidades de vecinos tratan desde hace meses de recortar gasto, en este caso, reduciendo el coste de la luz. Esta es la petición que más recibe en los últimos tiempos Ciudadela, un administrador de fincas cuya carta de presentación es reducir todo tipo de gastos y que trabaja para unas 140 comunidades en Madrid y Barcelona. 

Su director comercial, Jonathan Poderoso, explica que reciben peticiones sobre "ahorro energético y suministro de luz" porque "impactan más" sobre la economía de los vecinos y una preocupación que "viene de atrás" antes de la guerra en Ucrania.

Las medidas que se han tomado en este sentido van encaminadas a reducir la potencia que tienen contratadas las comunidades, algo que también corroboran desde Valladolid en Olid Jurídico sobre medidas que empezaron a demandarse especialmente desde finales del año pasado, cuando ya el precio de la luz empezó a ser insoportable.

"Una comunidad media, de 12 ó 16 viviendas. tiene una potencia de 15kw, totalmente desorbitada cuando entre 6 y 8 funciona", dice Poderoso. También se ha recurrido a unificar los contadores de luz y dejar en uno solo el que antes era para las zonas comunes y para los pisos, así como buscar compañías que ofrezcan un mejor precio y renovar la luminarias con luces led, que consumen menos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento