El autor del doble crimen de Aranjuez, condenado a 59 años de cárcel por el asesinato de sus excuñadas

Consuelo, víctima que resultó herida y madre de las dos fallecidas en el doble crimen de Aranjuez, a su llegada al juicio contra Juan Mendoza, presunto autor de los asesinatos.
Consuelo, víctima que resultó herida y madre de las dos fallecidas en el doble crimen de Aranjuez, a su llegada al juicio contra Juan Mendoza, presunto autor de los asesinatos.
GUSTAVO VALIENTE / EUROPA PRESS

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 59 años y 9 meses de prisión a Juan Mendoza, conocido como Juanín, por los asesinatos de dos de sus excuñadas, el intento de asesinato de su exsuegra y tenencia ilícita de armas.

La sentencia contempla los agravantes de género y parentesco en los dos asesinatos y en la tentativa. Además, de la pena de prisión, condena a Juanín a pagar 320.000 euros a los dos viudos y sus hijos y 60.000 euros a su exsuegra.

De acuerdo con el veredicto del jurado, la sentencia considera probado que el 9 de junio de 2019 Juanín se encontraba en casa de sus padres en Aranjuez (Madrid) y que disparó al aire su escopeta, siéndole esta acción recriminada por una de sus excuñadas, Liset F. J., que tenía 34 años y dos hijos menores.

Con intención de acabar con su vida y sin que ella se pudiese defender, Juanín disparó contra Liset en la zona del cuello, lo que le provocó la muerte instantánea.

Su hermana, Monsterrat F. J., de 23 años y también con dos hijos menores, acudió a socorrerla y el acusado, con misma intención de acabar con su vida, le disparó por la espalda, causándole diez heridas que provocaron su muerte dos días después en el hospital 12 de octubre de Madrid.

Acto seguido, la exsuegra de Juanín y madre de las dos víctimas acudió a ayudarlas mientras portaba a su nieta de nueve meses en brazos, recibiendo un disparo en la pierna izquierda que no le causó la muerte, pero sí lesiones en la tibia.

Una vez consumados los delitos, el acusado llamó al 091 para avisar de lo que había hecho, pidiendo que fuera la policía, especialmente un agente al que conocía como Charlie, para entregarse, pues tenía miedo de las represalias de la familia de las fallecidas.

La sentencia también considera probado que Juanín no tenía licencia para poseer la escopeta con la que perpetró los hechos.

"Quería matar"

"Todos los disparos se ejecutaron a una distancia de apenas 4,70 metros. Ello lleva necesariamente a que el sujeto quería matar o al menos, aceptar ese resultado para el caso de que pudiera producirse", explica la resolución.

En cuanto a la agravante de género, la sentencia indica que el hecho de que el acusado dijera que iba a matar a algunas de sus cuñadas, solo refiriéndose a las mujeres, es "significativo".

Además, prosigue, de que "cuando ejecuta los disparos estaban ahí Liset y Jesús F. J., hermano de las fallecidas, y solo disparó contra aquella".

En cuanto a la solicitud de uno de los abogados de la acusación de condenar a Juanín a prisión permanente revisable por uno de los asesinatos, la sentencia considera que no es posible la aplicación de dicha pena por no darse las condiciones legales para ello, pues debería haber matado a más de dos personas.

En sus conclusiones definitivas, la Fiscalía solicitaba 64 años de prisión, mientras que las dos acusaciones particulares pidieron la prisión permanente revisable y 76 años de cárcel respectivamente.

Por su parte, el letrado de la defensa solicitó que Juanín fuese condenado a 25 años y medio de cárcel por dos homicidios consumados, uno en tentativa y la tenencia ilícita de la escopeta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento