El juego de las potencias nucleares ante la invasión rusa: las razones de la India, China y Pakistán para ponerse de perfil

Las armas nucleares en el mundo
Las armas nucleares en el mundo.
Carlos G. Kindelán
Las armas nucleares en el mundo
Las armas nucleares en el mundo.
Carlos G. Kindelán - ATLAS

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó este miércoles una resolución contra la invasión rusa de Ucrania. Con 141 estados a favor, 5 en contra y 35 abstenciones, la ONU demandó a Rusia que pusiera fin a la invasión y retirase inmediatamente y sin condiciones sus tropas del país vecino.

Los cuatro países que apoyaron a Rusia votando en contra de la resolución tienen razones diplomáticas y económicas de peso para haber mantenido esa posición. Sin embargo, también llamó la atención las abstenciones de países como China o Cuba, que por posicionamientos anteriores se podía esperar un voto en contra de la resolución. Entre las abstenciones también destacan las de otras dos potencias nucleares, India y Pakistán, que, junto a China, por diferentes motivos, les interesa mantener cierto equilibrio en la zona y no castigar demasiado a Rusia.

India

La abstención de la India ha sido vista como un apoyo velado a Rusia, país del que depende militarmente para mantener a raya a China y Pakistán y para hacer frente a los conflictos fronterizos activos. 

Rusia provee a la India con entre el 60 y el 70% de su equipo armamentístico. El jefe del Programa de Estudios Estratégicos de la Observer Research Foundation (ORF), Harsh V. Pant, explica que "esto significa que la India necesita a Rusia, incluso para enfrentarse a China, así que enemistarse con Rusia puede resultar muy costoso". "La India tiene que confiar en sí misma para hacer frente a China" y que Rusia envíe suministros.

La abstención vendría de la necesidad de mantener también buenas relaciones con Occidente, para limitar esa dependencia de Rusia. "En el corto plazo no puedes prescindir de las armas rusas, y la realidad de que a largo plazo tampoco puede prescindir del apoyo occidental".

Además, miles de indios, muchos de ellos estudiantes, se encuentran atrapados en Ucrania y sus familias están reclamando la evacuación urgente de sus hijos. "Esta evacuación no es posible a menos que la India tenga los oídos tanto con los rusos como con los ucranianos", apuntó el investigador del centro ORF.

Pakistán

La posición de Pakistán también se puede entender en relación a los conflictos regionales, a su interés por no perder el contacto con ambos bloques y a cuestiones económicas. 

Antes de la votación, representantes de 22 países habían pedido a Pakistán en un comunicado que condenase las acciones de Rusia en Ucrania. Tras esto, la ministra federal de Derechos Humanos de Pakistán, Shireen Mazari, calificó de "irónica" la declaración enviada por esos países, al entender que solo aplicaban la Ley Internacional cuando les interesaba.

"Después de décadas ignorando todas las violaciones de la Carta de la ONU, las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la 4ª Convención de Ginebra por parte de la India en Jammú y Cachemira y por Israel en Palestina, ¡Ahora se recuerda la Carta de la ONU y la Ley Internacional!", apuntó Mazari en Twitter.

La ministra alegó que el primer ministro, Imran Khan, no se podía "adherir a la Carta y a la Ley Internacional de manera selectiva, como lo han hecho los poderosos durante décadas". Sin embargo, aparte de esta molestia con los países occidentales, hechos recientes también explican la relación de Pakistán con Rusia.

El propio Khan hizo una visita -ya prevista- a Putin el mismo día que comenzó la invasión a Ucrania. Afirmó estar preocupado por la situación en Ucrania y apostar por la diplomacia, pero los puntos centrales de la reunión fueron otros, como la energía y la seguridad y la estabilidad regionales, incluyendo la situación de Afganistán.

No se firmó ningún acuerdo, pero Pakistán mostró su interés en forjar una relación de largo plazo con Rusia y en comprarle gas a través de un oleoducto transfronterizo que atraviese Uzbekistán y Afganistán. La relación en el terreno de la energía es anterior, ya que se espera que se construya el gasoducto Norte-Sur desde la ciudad portuaria de Karachi hasta la ciudad oriental de Lahore, con la participación de empresas rusas.

Según el analista político Rasul Bakhsh Rais, Khan no detuvo la visita porque no quería perdonar la oportunidad de mejorar las relaciones con Rusia al haber aprendido del pasado, cuando Pakistán "pagó un alto precio por apoyar un bloque mientras que la India se beneficiaba de ambos bloques".  La última ocasión en la que un primer ministro de Pakistán visitó Moscú fue en 1999, cuando el entonces Nawaz Sharif acudió a la capital rusa.

China

El presidente chino, Xi Jinping, y Putin celebraron una reunión el pasado 4 de febrero en Pekín -en vísperas de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno- donde se comprometieron a afrontar juntos lo que consideraban "amenazas a la seguridad". 

Ambos se posicionaron en contra de "una mayor expansión de la OTAN" y pidieron a esta organización que abandonara las "mentalidades propias de la guerra fría" y que respetara "los intereses y la soberanía de otros países".

Según recientes informaciones de The New York Times, el gobierno chino habría pedido a Rusia que retrasara la invasión de Ucrania a después de los Juegos de Invierno, por lo que el comunicado conjunto de aquel día se leería en esa clave. China ha negado esas acusaciones y el portavoz chino de Exteriores Wang Wenbin ha pedido que no se desvíen las culpas y ha señalado directamente a Washington como instigador de la crisis. 

Lo cierto es que China ha mantenido una posición ambigua respecto al conflicto en Ucrania. Por un lado pide que se respete "la integridad territorial de todos los países", mientras que por otro resalta que las "demandas de seguridad" por parte de Rusia son legítimas. Además, en los últimos días, se ha mostrado a favor de la continuidad de las negociaciones entre Rusia y Ucrania para "solucionar el conflicto", pero no ha especificado qué papel podría tomar como mediador para alcanzar un alto el fuego.

Según señalaba en un análisis de la situación el corresponsal en China de la BBC, Stephen McDonell, aunque la relación diplomática con Rusia es importante para Pekín -y también para Rusia, dado que el reconocimiento de Donetsk y Lugansk y la invasión se produjo después de los Juegos Olímpicos de Invierno-, China es el principal socio comercial de Ucrania, por lo que le interesaría mantener buenas relaciones con Kiev. Además, si en el resto de Europa se interpretase que China respalda completamente la agresión rusa, le podría perjudicar a nivel comercial.

McDonell también da otra clave de política interna de China para explicar su ambigüedad: el ejemplo de Rusia sería una forma de justificar la anexión de la isla de Taiwán. De hecho, en la versión china de Twitter proliferan los mensajes nacionalistas que piden esta invasión. Sin embargo, este discurso tendría también un doble filo, ya que la justificación de Putin para invadir Ucrania -liberar a los rusoparlantes dentro de Ucrania- podría jugarle a la contra con mongoles, coreanos, tibetanos o uigures que forman parte de China.

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento