La guerra entre Casado y Ayuso que dinamitó el PP en apenas cinco días

El presidente del PP, Pablo Casado, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en una imagen de archivo.
Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso, en una imagen de archivo.
EUROPA PRESS
Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso, en una foto de archivo.
ATLAS

Pareciera que han pasado semanas, pero la profundísima crisis en la que se ha sumido el PP por la guerra abierta entre su presidente, Pablo Casado, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se desató hace apenas cinco días. Así se han sucedido los acontecimientos de un cisma de desarrollo vertiginoso y consecuencias imprevisibles.

Miércoles 16. Estalla la crisis

El terremoto en el seno del PP comenzó en la noche del miércoles, cuando El Confidencial y El Mundo publicaron informaciones que aseguraban que la dirección nacional del partido había hecho gestiones para espiar a Ayuso por el supuesto cobro de comisiones por parte de su hermano en un contrato de suministro de mascarillas. El PP, a través de un comunicado, desmintió "tajantemente" esas informaciones y aseguró que tomaría "las medidas judiciales oportunas ante estas falsedades".

Jueves 17. Cruce de reproches

En una declaración sin preguntas, Ayuso acusó a la dirección de su partido de actuar de un modo "cruel" e "injusto" con ella, y cargó expresamente contra Casado. "Espero que la dirección nacional del PP pruebe que yo obligué a hacer ningún contrato con nadie, que ha habido tráfico de influencias, que ha habido algo irregular", retó la presidenta, que aseguró que las "relaciones comerciales" de su hermano con la empresa suministradora de las mascarillas eran "completamente legales".

La respuesta, minutos después, vino por boca del secretario general del PP, Teodoro García Egea, que desmintió "tajantemente" haber "elaborado ningún dosier sobre Ayuso" y la acusó de haber hecho declaraciones "casi delictivas contra Pablo Casado y los miembros de la dirección nacional del PP". Egea anunció la apertura de un "expediente informativo" contra la presidenta.

Viernes 18. Comienzan los movimientos de los barones

Casado comparece por primera vez desde el inicio de la crisis en una entrevista y defiende que se ha limitado a "pedir información en el ámbito interno" a Ayuso para aclarar si ha existido "una irregularidad o una falta de ejemplaridad". "Yo, cuando presida el Gobierno de España, no permitiría que un hermano mío cobrara 300.000 euros por un contrato adjudicado directamente por mi Consejo de Ministros", lanzó Casado. En paralelo, los barones, capitaneados por Alberto Núñez Feijóo, comienzan a coordinarse para atajar la crisis y empiezan a deslizar la posibilidad de convocar un congreso.

Sábado 19. Paso atrás de Casado frente a Ayuso

La presión de los barones obliga a Casado a reunirse con Ayuso en secreto. Allí, el líder del PP ofrece a la presidenta madrileña cerrar su expediente informativo a cambio de que ella afirme públicamente que no ha habido espionaje contra su persona. Ayuso rechaza cooperar y filtra a los medios que la reunión ha sido "infructuosa". Pese a todo, el PP anuncia el cierre del expediente al entender que la dirigente ha aportado las explicaciones que se le pedían.

Domingo 20. Protestas contra Casado en Génova.

En torno a 3.000 personas se reúnen a las puertas de la sede nacional del PP exigiendo la dimisión de Casado como presidente de la formación y en defensa de Ayuso como futura candidata a la Presidencia de Gobierno. Presionado por las protestas y los barones, Casado convoca para este lunes el Comité de Dirección del PP, en el que se prevé que haya cambios de calado en la dirección.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento