Reducir marcajes, tumores, infecciones, comportamientos agresivos...  Las ventajas de la esterilización en perros 

Olaf es un oso amoroso, que pide juego, caricias, mimos y compañía. Le encanta darse un buen paseo y chapotear en cualquier sitio con agua. También las manzanas y las mandarinas. Y dormir. ¡Eso le encanta! Si te gustaría darle un hogar a este osezno, contacta con info@ageraa.org
Olaf pide juego, caricias, mimos y compañía y está en adopción. Más información en info@ageraa.org.
CEDIDA

Este 23 de febrero se celebra el Día Mundial de la Esterilización Animal, como cada último martes de febrero de cada año desde 1995, cuando la Human Society Veterinary Medical Association (Asociación Médica Veterinaria de la Sociedad Humana) creó este día para ayudar a aumentar la conciencia sobre la necesidad de esterilizar y castrar para salvar vidas animales.

Esta fecha tiene una importancia especial para aquellos amantes de los animales y defensores de las mascotas a nivel mundial, ya que gracias a estos métodos se puede controlar la población de animales evitando el sacrificio de animales sanos, además del impacto positivo que genera en la salud y el comportamiento de las propias mascotas.

¿Qué es la esterilización?

La esterilización es "una operación de rutina en la que se extraen los órganos reproductores de la mascota", explica la veterinaria Sònia Sáez. "Además de evitar embarazos no deseados, esterilizar a un animal ayuda a prevenir muchas enfermedades que pueden llevar a su muerte, como tumor de mama e infección de útero en las hembras o tumores testiculares, hernias, cáncer e infección de próstata en machos", añade la experta.

Hay varias formas de esterilizar a nuestra mascota, dependerá del animal que sea y de si es macho o hembra. Tal y como explica Manuel Lázaro, miembro del Grupo de especialistas en Reproducción y Pediatría del Colegio Veterinario de Madrid (Colvema), "hay que diferenciar entre esterilizar y castrar, dos términos que se confunden".

"La castración consiste en la extirpación quirúrgica de las gónadas o glándulas sexuales, testículos en los machos y ovarios en las hembras; lo cual conllevará además de la esterilidad (imposibilidad de tener descendencia), a la ausencia de actividad sexual (desaparición del celo, el macho no montará, etc.) y a la desaparición de conductas sexuales secundarias (no se produce el marcaje territorial, disminución de la agresividad, etc.)", detalla el experto. 

Por otro lado, "la esterilización sólo pretenderá evitar la fertilidad del animal de forma quirúrgica, pudiendo conservar los testículos u ovarios y mantener una conducta sexual normal; pero que no se acompañará de los efectos beneficiosos", añade.

Ventajas de la esterilización

Existen diferentes ventajas según el animal y el sexo del mismo, por ello, Lázaro nos cuenta algunos de los puntos más importantes: "En el caso de machos, evitaremos que pueda montar a una hembra y la consecuente gestación; nos permite un mejor control de la conducta de animales muy impetuosos y/o agresivos, reduciendo las peleas entre machos; reduciremos o eliminaremos la conducta de marcaje urinario; disminuiremos la tendencia a escaparse y al vagabundeo; preveremos los tumores testiculares, de próstata y perianales, entre otros; y reduciremos también la incidencia de hernias, frecuentes en perros mayores".

"Nos permite un mejor control de la conducta de animales muy impetuosos y/o agresivos"

Por otro lado, en el caso de las hembras, la esterilización tendrá algunas ventajas comunes con las de los machos, como por ejemplo el evitar camadas indeseadas, pero también "evitará o al menos reducirá la incidencia de tumores mamarios (se considera que una de cada cuatro de las perras no castradas, mayores de ocho años, padecerá tumores de este tipo); evitará las enfermedades de útero y ovarios, como tumores, infecciones o piómetras, quistes, etc.; prevendrá la aparición de pseudogestaciones o embarazos psicológicos; y no padecerán el celo, por lo que tampoco el sangrado ni la atracción hacia los machos y las molestias asociadas", detalla el miembro del Colvema.

Qué tipos de esterilización existen y cuales son más recomendables

La esterilización suele ser una operación sin ninguna complicación, dado que forma parte de las intervenciones rutinarias en los veterinarios. No obstante, la operación en las hembras es más invasiva que la de los machos, dado que los ovarios y el útero se encuentran dentro de la cavidad abdominal y se suele acceder a ellos a través de una incisión longitudinal en el abdomen. Sáez explica las diferentes técnicas quirúrgicas que existen según si se realizan a machos o a hembras.

"En machos existe la orquiectomía, que es la extirpación de los testículos y la intervención más común y recomendada; pero también existe la vasectomía, por la cual se cortan los conductos que llevan el esperma desde los testículos, evitando así la reproducción, pero manteniendo los niveles hormonales normales y las conductas no deseadas vinculadas a la actividad sexual, además de no prevenir tumoraciones e infecciones", detalla la veterinaria.

En cuanto a las hembras, se puede realizar varias intervenciones como una "ovariohisterectomía, que ex la extirpación de útero y ovarios; la opción más recomendada dado que previene embarazos no deseados y posibles enfermedades; o también una ovariectomía, que es la eliminación de los ovarios pero manteniendo el útero, una técnica menos invasiva pero que no evita infecciones de útero, las cuales suelen ser muy graves para el animal", explica Sáez.

Además, también existen otras técnicas como la histerectomía, que consiste en "la extirpación del útero, dejando los ovarios funcionales, una opción que evita la gestación y las infecciones de matriz pero no los problemas relacionados con las hormonas, como las tumoraciones de mama" o también la ligadura de trompas, "una sección en los conductos por donde pasan los óvulos hacia el útero y que se trata de una intervención complicada que solo evita la reproducción, manteniendo la actividad ovulatoria, el celo y no previene enfermedades tumorales o infecciones".

"También existen métodos químicos a base de sustancias irritantes o tratamientos hormonales, pero no suelen ser recomendados"

"Tanto para machos como para hembras también existen métodos químicos a base de sustancias irritantes o tratamientos hormonales, pero no suelen ser recomendadas dado que tienen muchos efectos adversos y no son técnicas definitivas", concluye Sáez.

Una intervención 100% segura

La duda que a los dueños siempre les surge a la hora de esterilizar a sus mascota es la mimsa: "¿Le puede pasar algo a mi pequeño peludo?"

Lázaro cuenta que "en el capítulo de los inconvenientes de estas cirugías tendríamos las posibles molestias para el animal (muy pequeñas con los anestésicos y analgésicos utilizados en la actualidad), los riesgos inherentes a la anestesia y a la propia técnica quirúrgica (también pequeños con los medios que utilizamos hoy día), la mayor tendencia la obesidad y la aparición de algunas incontinencias urinarias, muy poco frecuentes".

A esto, Sáez añade que, para minimizar los riesgos de la propia operación "es importante realizar una revisión y analítica previa con el veterinario". Y, sobre el aumento de peso tras la esterilización, la experta asegura que "la operación no es directamente responsable". "El cambio hormonal resultante de la cirugía puede favorecer la pérdida de interés por vagabundear en busca de pareja y, al moverse menos, es posible que tu mascota gane algunos kilos, pero nada que no se arregle con una alimentación apropiada y ejercicio físico regular", concluye.

En resumen, esterilizar a nuestras mascotas no solo permite alargar y mejorar la calidad de sus vida, si no que también previene enfermedades, por ello, es importante concienciar de esta intervención, de sus ventajas y desventajas, de los riesgos y, sobre todo, de la responsabilidad que los dueños tienen de realizarla y así combatir el abandono animal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento