La doctora que operó a la víctima de una lipoescultura dice que la mujer tenía muchas perforaciones

La familia de Sara Gómez ha denunciado al cirujano por homicidio. Aguardan en el juzgado a que este aparezca y les aclare como pudo morir por una liposucción.
La familia de Sara Gómez ha denunciado al cirujano por homicidio. 

La doctora del hospital público de Cartagena que operó a la mujer fallecida en enero tras ser sometida un mes antes a una lipoescultura en una clínica de la misma ciudad ha dicho este viernes al declarar como testigo que la paciente, Sara G., presentaba numerosas perforaciones en varias partes del cuerpo, sin que pueda precisar su origen.

Esta facultativa ha hecho esas manifestaciones al declarar en esa condición en la causa abierta en un juzgado de instrucción de Cartagena para esclarecer las causas de la muerte, en unas diligencias en las que figuran como investigados el médico que hizo la intervención en la clínica y el anestesista, y en las que se trata de saber si se pudo incurrir en un homicidio por imprudencia.

En esta ronda de declaraciones ha intervenido igualmente otra doctora del mismo hospital, quien ha manifestado que se limitó a recibirla cuando llegó a Urgencias y que, ante el estado de gravedad que presentaba, fue ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

También ha pasado por el juzgado de instrucción una amiga del cirujano, quien ha asegurado que no tuvo actuación alguna en la liposucción, ya que asistió a la misma como observadora, para añadir que no observó nada anormal.

El letrado que se ocupa de la defensa de la familia de la víctima, el penalista murciano Evaristo Llanos, ha dicho que tanto el cirujano, J. A. M., como el anestesista, J. G. V., declararán finalmente, como investigados, a finales de marzo próximo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento