La restauración encara con cierto alivio el primer día sin Pasaporte Covid en Cataluña

Interior del bar La Plaça de Vic (Barcelona) este viernes, el primero sin la obligación de presentar el Pasaporte Covid en la hostelería catalana
Interior del bar La Plaça de Vic (Barcelona) este viernes, el primero sin la obligación de presentar el Pasaporte Covid en la hostelería catalana
ACN

Presentar el Pasaporte Covid para entrar en un bar o en un restaurante ya no es, desde este viernes, obligatorio en Cataluña. Los restauradores valoran positivamente el cambio de criterio. 

Desde el bar La Plaça de Vic, uno de los camareros, Albert, ha señalado que se ha sentido "liberado" con el levantamiento de la restricción. La medida se ha comenzado a aplicar esta pasada medianoche después de que se publicase en el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC). 

A pesar de ello, algunos clientes "despistados" del bar La Plaça todavía mostraban el pasaporte esperando el escaneo. Entre los clientes, había visiones más divididas. Los había contentos, pero también otros, como Andreu, que destacaba la "seguridad" que le daba esta medida.

"Hace días que lo estábamos esperando". Así de contundente se ha mostrado Fox, propietario del bar 'Més k pintxos' de la Plaza de Vic, este viernes. Para este restaurador, los bares y restaurantes "no han tenido ninguna culpa" en el aumento de los contagios. 

Precisamente, ha reivindicado la "protección" que han ofrecido desde el inicio de la pandemia a todos sus clientes con las medidas que han tomado, como por ejemplo ofrecerles gel hidroalcohólico y también con la desinfección que llevaban a cabo en el local. Según ha recriminado, el hecho de tener que escanear el pasaporte les representaba "una traba más".

Desde el bar Cal Tuset, su gerente, Ramon, ha explicado que ahora la restauración estaba en un punto en el que si el Pasaporte Covid hubiese durado una semana más, "no hubiese pasado nada". "Los clientes ya estaban acostumbrados y nosotros no hemos perdido clientela", ha apuntado. Por otra parte, este restaurador opina que el aumento de casos de las últimas semanas no ha tenido relación con el certificado.

Albert, del bar La Plaça, explica que aunque era necesario pedir el pasaporte a su clientela, el procedimiento era muy "engorroso". Y, en este sentido, ha dicho que este viernes cuando ha comenzado a trabajar se ha sentido "liberado". 

Fin a una medida ¿discriminatoria o esencial?

Entre los clientes hay más diversidad de opiniones, también segmentadas por edades. En el caso de Raül y Maria, dos clientes jóvenes que este viernes por la mañana almorzaban tranquilamente al sol de la plaza Major, han celebrado la noticia. "En algunos locales ni me lo pedían", ha dicho Raül. 

"Al final la gente ya estaba quemada", ha dicho resignado. Maria también se ha mostrado muy crítica con el Pasaporte Covid. "Es una medida que no se tendría que haber implementado nunca, porque el documento no impide el contagio", ha señalado. Para esta joven, el pasaporte ha sido una medida "discriminatoria para la gente que ha decidido libremente no vacunarse".

Andreu, un cliente de más edad, se ha mostrado partidario del pasaporte. Desde su punto de vista, "ha ayudado mucho en una cosa esencial, que es la vacunación". En su caso, además, el pasaporte también le ha ofrecido "más seguridad" las veces que ha ido a un restaurante o a un bar en este tiempo.

El Certificado Covid, que verifica que la persona ha sido vacunada contra la Covid-19, entró en vigor para acceder al interior de bares, restaurantes, gimnasios y residencias de gente mayor en Cataluña el 24 de noviembre pasado

Los gimnasios celebran la retirada

El sector de los gimnasios y complejos deportivos ha recibido como una “gran noticia” la retirada del Pasaporte Covid para acceder a sus instalaciones. Aseguran que les ha comportado “muchos problemas” aplicarlo, tanto logísticos como económicos, y ahora se marcan el "complicado" reto de recuperar los clientes perdidos. 

Noemí Pena, responsable del gimnasio Diagonal Sports de la UPC, asegura que la aplicación del pasaporte comportó muchas bajas y que "costará mucho” recuperarlas porque el uso obligatorio de la mascarilla para entrenar y los continuos cambios en las restricciones “no ayudan”. “Es un paso adelante, pero continuaremos sufriendo porque muchos clientes prefieren entrenar por su cuenta al aire libre mientras dure la pandemia”, añade.

Una medida que ha estado dos meses en vigor

A partir de la pasada medianoche se ha acabado la obligatoriedad de presentar el Pasaporte Covid en bares y restaurantes, una medida que entró en vigor el 24 de noviembre pasado. El Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC) publicó este jueves la nueva resolución de medidas contra la Covid, que elimina la mayoría de estas restricciones y establece la supresión del pasaporte en los locales y establecimientos donde era necesario hasta ahora. También se acaban las limitaciones en los aforos en la restauración.

La decisión se ha tomado en un momento en el que, a pesar de que la variante ómicron continúa alcanzando récords de contagios, las UCI están estabilizadas y baja el número de visitas a los centros de atención primaria. Además, desde Salut se ha reconocido que con la aparición de la variante ómicron se ha modificado la efectividad del pasaporte Covid, ya que buena parte de la ciudadanía vuelve a ser susceptible de contagiarse aunque se hayan vacunado o hayan pasado la enfermedad.

El Certificado Covid, que verifica que la persona ha sido vacunada contra la Covid-19, entró en vigor para acceder al interior de bares, restaurantes, gimnasios y residencias de gente mayor en Cataluña el 24 de noviembre pasado. Hubo un primer intento unos días antes que se tuvo que suspender por el alud de peticiones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento