Cataluña repara la memoria de las mujeres condenadas por brujería "víctimas de una persecución misógina"

  • El Parlament aprueba una resolución para honrar la memoria de las que fueron ejecutadas por brujería.
  • La caza de brujas condenó a más de mil mujeres en esta comunidad entre los siglos XV y XVIII, sobre todo en el Pirineo.
  • Un experto en la materia señala que las lógicas que había detrás del fenómeno están "perfectamente vigentes" hoy en día.
Imagen de un encuentro diabólico tal y como lo describen las tres mujeres acusadas de brujería, que son quemadas en la hoguera. Wickiana, Johann Jakob Wick, 1577. Fuente: Zentralbibliothek Zürich
Imagen de un encuentro diabólico tal y como lo describen las tres mujeres acusadas de brujería, que son quemadas en la hoguera. Wickiana, Johann Jakob Wick, 1577. Fuente: Zentralbibliothek Zürich
Museu de Lleida

El Parlament aprobó este miércoles una propuesta de resolución para reparar y restituir la memoria histórica de las mujeres acusadas de brujería en la época medieval y moderna. El texto pide a los ayuntamientos de toda Cataluña a revisar el nomenclátor de su callejero, e incluir nombres de mujeres que hayan sido condenadas y ejecutadas por brujería. La propuesta contó con 114 votos a favor de PSC-Units, ERC, Junts, En Comú y la CUP, 14 en contra de Vox y PPC y seis abstenciones de Cs.

Así, la cámara catalana quiere reconocer a estas mujeres como "víctimas de una persecución misógina" y dar soporte a la campaña impulsada por la revista ‘Sàpiens’ denominada ‘No eren bruixes, eren dones’ ('No eran brujas, eran mujeres'), así como promover la "justicia histórica en la línea de las iniciativas que han surgido en otros lugares como Escocia, Suiza, Noruega o Navarra".

Se sabe que en Cataluña murieron más de 1.000 mujeres acusadas de brujería entre la Edad Media y la Edad Moderna, "y probablemente muchas más", explica a 20minutos Pau Castell, doctor en Historia especializado en brujería, en una entrevista con este diario.

La caza de brujas en Cataluña

El epicentro de esta práctica se situaba especialmente en la zona del Pirineo, más todavía en les Valls d’Àneu. Fue justo allí, concretamente en València d’Àneu, donde se escribió en 1424 la primera ley sobre brujería de la que se tiene constancia en Europa. Así, la brujería pasó de ser una simple creencia popular a un crimen perseguible de forma civil -y no por la Inquisición-.

La caza de brujas se convirtió en algo habitual en la zona desde el siglo XV hasta el XVIII, y funcionaba de una forma muy concreta. Fuera de las creencias populares, no tenían por qué ser mujeres sabias, ni adelantadas a su época, ni se caracterizaban especialmente por utilizar plantas medicinales. A menudo eran extranjeras, personas que los habitantes del pueblo no conocían y de las que desconfiaban, o vecinas que tenían mala relación con otros vecinos.

No tenían por qué ser mujeres sabias, ni adelantadas a su época. A menudo eran extranjeras, o vecinas que tenían mala relación con otros 

Todo comenzaba con un simple rumor que se propagaba entre los vecinos. Con la murmuración, ellos mismos iban construyendo a la bruja, y el pueblo andaba con la mosca detrás de la oreja hasta que todo saltaba por los aires. La gota que colmaba el vaso era siempre alguna desgracia, como la muerte de niños, o de ganado. Entonces señalaban a la mujer en cuestión como culpable. 

Cuando esto ocurría, era toda la sociedad la que participaba en la acusación de la supuesta bruja, y acudían a la autoridad local, que terminaba interviniendo por presión social. El poder local procedía a detener preventivamente a la mujer para evitar su fuga, y aquí comenzaba su proceso judicial. No obstante, ante la ausencia de pruebas -porque se trata de un crimen que no existe- recurrían a las torturas para obligar a la mujer a «confesar». 

Imagen de un juicio por brujería celebrado en Suiza en 1568 contra una madre y su hija, donde se representa el contenido de su confesión relativa al encuentro nocturno. Wickiana, Johann Jakob Wick, 1577. Fuente: Zentralbibliothek Zürich.
Imagen de un juicio por brujería celebrado en Suiza en 1568 contra una madre y su hija, donde se representa el contenido de su confesión relativa al encuentro nocturno. Wickiana, Johann Jakob Wick, 1577. Fuente: Zentralbibliothek Zürich.
Museu de Lleida

En el momento en que ella misma reconocía que era culpable, la condenaban a muerte y la ejecutaban en la horca, para la alegría del pueblo. No solían morir quemadas, aunque a veces sí hacían arder sus cuerpos una vez ejecutadas.

Cabe remarcar que la brujería, en principio, podía ser una condición tanto de mujeres como de hombres, pero terminaron siendo ellas la mayoría de las acusadas. En Cataluña, se estima que el 90% de las personas juzgadas por brujería fueron mujeres, y el 10% restante fueron hombres. 

El 90% de las personas juzgadas por brujería fueron mujeres

El motivo, según el doctor Castell, no era otra cosa que la misoginia: "El pensamiento misógino lleva a pensar que, si hay alguien aliado con el diablo que provoca desgracias, lo más probable es que sea mujer. Además, como a las mujeres se las considera más débiles, también parecían más vulnerables ante el maligno".

Manual de exorcismo, cuchillo y hoja de oración, proveniente del Ecomuseu de les Valls d’Àneu.
Manual de exorcismo, cuchillo y hoja de oración, proveniente del Ecomuseu de les Valls d’Àneu.
Oriol Riart

Sobre la propuesta de resolución que aprobada en el Parlament, el experto opina que debería servirnos para darnos cuenta de que "hay una serie de mecanismos y lógicas detrás del fenómeno de la brujería que están perfectamente vigentes, empezando por la misoginia y siguiendo con la tendencia a estigmatizar a determinados colectivos y a culpar de las desgracias a determinados grupos sociales".

"La caza de brujas no es una cosa exótica de gente ignorante del pasado, sino que responde a una serie de lógicas perennes"

"El papel de la fama, el rumor que va construyendo la bruja… Todo esto son elementos que persisten. No estamos tan lejos. La caza de brujas no es una cosa exótica de gente atrasada o ignorante del pasado, sino que responde a una serie de lógicas perennes", concluye Castells.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento