Barcelona protegerá 3 de cada 4 edificios de Gràcia para preservar la imagen del barrio y obligará a crear pisos protegidos

  • El Ayuntamiento aprobará próximamente la Modificación del Plan General Metropolitano (MPGM).
  • El documento marcará las nuevas directrices que habrá que seguir en el barrio durante los próximos 15 o 20 años.
  • Las plantas bajas que se conviertan en vivienda tendrán que pasar a ser pisos de protección. 
Plaza de la Vila de Gàcia.
Plaza de la Vila de Gàcia.
Miquel Taverna

El Ayuntamiento de Barcelona se ha marcado el objetivo de proteger la identidad y patrimonio del barrio de la Vila Gràcia, y lo hará mediante la Modificación del Plan general metropolitano (MPGM), que tiene previsto aprobar muy pronto. Este documento marcará las nuevas directrices sobre cómo se deberán realizar las actuaciones urbanísticas del barrio de los próximos 15 o 20 años, y ha sido presentado este jueves en rueda de prensa.

Para el gobierno municipal, el plan que hay ahora vigente -y creado en los años 80- ha quedado “obsoleto”, dado que “no preserva lo suficiente la identidad de Gràcia”, y tampoco hace hincapié en la importancia de la sostenibilidad, la vivienda asequible ni el comercio de proximidad.

En este sentido, el nuevo documento recoge novedades como la protección patrimonial de más de 3.400 fincas del casco antiguo del barrio, que equivale a un 73% del total. Esto quiere decir que tres de cada cuatro edificios de esta zona estarán protegidos.

Para preservarlos, se establece que las actuaciones de obra nueva, rehabilitación integral y renovación de las fachadas tendrán que presentar un estudio que incorpore el dibujo y el estudio de las fachadas a los edificios situados a menos de 30 metros, para “garantizar una buena relación con el entorno” y “velar por la imagen de Gràcia”.

Entre los muchos inmuebles que se van a preservar, destacan algunos conocidos como el edificio de Telefónica de la calle Gran de Gràcia, la Casa Aleix Clapés de la calle del Escorial y el Palauet Minerva de la avenida Diagonal.

Esta protección también incluye a todos los edificios situados en ejes considerados “tradicionales”, como Gran de Gràcia, Torrent de l’Olla, Travessera de Gràcia o Verdi. Según ha apuntado el consistorio, la conservar estas edificaciones “refuerzan el arraigo y la vida cotidiana que tienen la capacidad de crear vínculos comunitarios”.

Calle Verdi de Gràcia (Barcelona).
Calle Verdi de Gràcia (Barcelona).
Miquel Taverna

Vivienda protegida

“Queremos que la gente pueda seguir viviendo en Gràcia, pero sabemos que es uno de los distritos que sufre unos precios más elevados en cuanto a la vivienda”, ha señalado la teniente de alcaldía de Urbanismo, Janet Sanz, quien ha anunciado que el MPGM establece que las plantas bajas que se conviertan en vivienda tendrán que pasar a ser vivienda de protección. 

También tendrán que destinarse a vivienda protegida todos aquellos pisos que se subdividan, pero solo se admitirá la subdivisión de las viviendas de más de 160 metros cuadrados, ya que en Gràcia “los pisos ya son pequeños”.

Aparte de esto, el ayuntamiento prevé actuaciones para crear unos 50 pisos de protección pública nuevos. El resto, tanto los bajos como los pisos divididos, serán viviendas protegidas privadas, “no expropiadas”, han subrayado desde el consistorio. Con esta medida, se prevé que a largo plazo se creen unas 1.700 viviendas protegidas en el distrito.

Fachadas de edificios de la plaza del Sol de Gràcia (Barcelona).
Fachadas de edificios de la plaza del Sol de Gràcia (Barcelona).
Miquel Taverna

Comercio de proximidad

Aunque el nuevo planteamiento obliga a que todas las viviendas que se creen en las plantas bajas sean protegidas, no será posible crear vivienda en los bajos de todas las calles. Y es que el MPGM también tiene como objetivo incentivar el comercio local, y por eso no admitirá el uso de vivienda en plantas bajas de calles definidas como ejes comerciales. 

Algunas de las calles que se verán afectadas por esta medida serán Astúries, Verdi, Puigmartí o Sant Lluís, donde solo se prevé su uso de las plantas bajas para comercios, terciarios y servicios.

Plaza de la Virreina de Gràcia (Barcelona)
Plaza de la Virreina de Gràcia (Barcelona)
Joaquín Reyes | Miquel Taverna

Más espacios verdes

Siguiendo el ejemplo de otras actuaciones que el Ayuntamiento de Barcelona ya lleva tiempo poniendo en marcha, como el plan ‘Superilla Barcelona’, el MPGM también se fija el objetivo de aumentar el verde en Gràcia y provocar la movilidad sostenible. Por eso, el documento plantea que habrá que proteger el verde ya existente, y que de ahora en adelante cada intervención que se haga en el espacio público o privado tendrá que evaluar el cumplimiento de requisitos ambientales.

Además, se establece la creación de nuevas zonas verdes. Algunos ejemplos son el pasaje Carolines y la avenida Riera de Cassoles, donde se construirá una nueva zona verde; la ampliación de los Jardines del Mestre Bancells, y las nuevas zonas verdes noves en las calles de Maignon con Valldoreix y en Sant Domènec y Sant Pere Màrtir. Con estas actuaciones, el ayuntamiento calcula un incremento de espacios libres y zonas verdes de 3.800 metros cuadrados y de 12.300 metros cuadrados en equipamientos públicos y privados.

Aprobación de la medida

Esta Modificación del Plan general metropolitano (MPGM) ya ha sido aprobada por la Comissió de Govern, y se someterá a votación en el pleno municipal del próximo 28 de enero. 

La teniente de alcaldía Janet Sanz ha asegurado en rueda de prensa que da por hecho que contará con el soporte político necesario, ya que el grupo municipal de ERC ha participado en las negociaciones para confeccionar el nuevo plan, y el gobierno municipal “también está de acuerdo”, y también esperan que “algún otro grupo se incorpore” y vote favorablemente. Si le dan luz verde, la Subcomisión de Urbanismo de Barcelona aprobará definitivamente la propuesta próximamente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento