Detenido un hombre por el doble crimen en un bar de Parla: la Policía no descarta que fuera un ajuste de cuentas

  • El hombre, de 52 años, cuenta con numerosos antecedentes y es posible que conociera a los fallecidos.
  • La investigación apunta a que hubo una pelea entre los hombres por "un asunto delincuencial o una deuda económica".
Fotografía del local de Parla donde la Policía investiga un doble asesinato.
Fotografía del local de Parla donde la Policía investiga un doble asesinato.
EFE
La Policía investiga el hallazgo de dos cadáveres dentro de un bar en Parla.
ATLAS

La Policía Nacional ha detenido a las 20 horas del miércoles a un hombre por su presunta implicación en el doble crimen ocurrido en el bar 'La Espuela' de la localidad madrileña de Parla.

El detenido, de 52 años, tiene nacionalidad española y cuenta con numerosos antecedentes, han indicado a EFE fuentes de la investigación. Los investigadores del Grupo VI de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía Nacional lo detuvieron por la muerte de dos hombres: del dueño del bar, Rubén, y un amigo, ambos españoles de 62 y 51 años, respectivamente

Concretamente, uno de los cuerpos estaba degollado y presentaba cuchilladas y el otro fuertes golpes en la cabeza. El Instituto de Medicina Legal de Valdebebas continúa realizando las autopsias con vista de terminarlas este jueves.

Una pelea pudo desencadenar el crimen

Según informa el diario El Mundo, una persona que pasó cerca local a las 5:30 de la madrugada del martes vio el bar abierto y gente dentro. De esta forma, los hombres podrían llevar muertos 12 horas aproximadamente.

El periódico apunta que "Se sospecha que se produjo una pelea dentro del local y que como consecuencia de la trifulca Rubén y el cliente fueron degollados y golpeados".  Se ha revisado si falta dinero, la caja registradora u otros objetos, pero de momento no parece que se trate de un robo.

También aseguran que el motivo de la trifulca "pudo ser un asunto delincuencial o una deuda económica". Además, el enseñamiento con el que actuaron él o los asesinos hace pensar que se conocían.

Una persona del círculo familiar de Rubén contó al medio que "no estaba amenazado ni tenía ningún problema con nadie". No obstante, vecinos aseguran al diario que en la freiduría se han producido peleas anteriores.

No fue una explosión en la cocina del local

Fue David, el camarero de un restaurante cercano al local, quien avisó pasadas las 15 horas del miércoles a la Policía al asomarse al local, ya que le extrañaba que a esas horas aún no estuviera abierto, y ver que había cristales rotos, sangre y un cuerpo tumbado el suelo.

Hasta el lugar se acercó una patrulla de agentes, que tras forzar la entrada accedieron al lugar, encontrando un cadáver dentro de la barra y la otra a escasos metros.

En un principio, la investigación se dirigía hacia una explosión en la cocina del local, pero los vecinos del edificio y de los próximos a este no oyeron ni sintieron ninguna deflagración ni olor a gas o quemado. Los Bomberos de la Comunidad de Madrid, al llegar al local, en el número 21 de la calle Guadalajara de Parla, determinaron que no había habido ninguna explosión, según Emergencias 112.

El periódico explica que, concretamente, "ardió la cortina y parte de una pared, por lo que se sospecha que quizá los presuntos asesinos quisieron prender fuego al local tras cometer el doble crimen con el fin de borrar huellas y obstaculizar las investigaciones policiales".

Los agentes de la Policía Judicial y Científica, que llegaron después, están analizando varios objetos punzantes que encontraron allí, como un cuchillo y una tijeras ensangrentados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento