Seis comunidades se blindan ante la explosión de contagios y limitan horarios en la hostelería y el ocio nocturno

Mucha paciencia a las puertas de los centros de salud, porque la situación ya está desbordada. En una semana todo ha cambiado, a peor. Los datos de la sexta ola en Cataluña asustan. Los contagios se han multiplicado por 10 respecto al año pasado, la incidencia casi se duplica, los pacientes ingresados en UCI, en números  previos a las vacunas, y los fallecidos en las últimas 24 horas también obligan a que vuelvan las restricciones. Por eso, toque de queda en municipios de más de 5.000 habitantes y con una incidencia que supere los 400. Reuniones familiares y sociales con un máximo de 10 personas y para restringir la interacción social se cierra el ocio nocturno y se reducen aforos a la mitad en hostelería y al 70 por ciento en determinados comercios. Las medidas entrarán en vigor la madrugada del viernes y antes tendrán que aprobarlas por el TSJC.
Situación de los centros de salud.
La multiplicación de los contagios provocada por Ómicron devuelve las restricciones más duras en la hostelería y el ocio nocturno a casi media España. La vida sin limitaciones de horario y aforo apenas ha durado un par de meses. Comunidades del norte como Aragón o Navarra, que ya superan los 2.000 casos por 100.000 habitantes, han anunciado este lunes que adelantarán el cierre de bares, restaurantes y discotecas más allá de la Nochevieja. Galicia, País Vasco y La Rioja estudian medidas en la misma línea, mientras otros territorios se resisten a actuar.

Aragón, Navarra, País Vasco, La Rioja, Cantabria y Asturias han consensuado limitaciones de horarios y comensales en la hostelería y restauración y el ocio nocturno para atajar la explosión de contagios de la covid-19 y evitar que la movilidad entre unas y otras se guíe por las restricciones que cada una establezca.

Así lo ha anunciado este lunes la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, quien ha precisado que en el caso de su comunidad, este martes se publicará una orden para adelantar a partir del día siguiente el cierre de los locales de hostelería a la medianoche y los establecimientos de ocio nocturno a las 02.00 horas hasta el 15 de enero, con limitación en ambos casos de diez comensales por mesa y prohibición del consumo de pie.

Estas restricciones regirán a partir de las 00.00 horas del miércoles ante la "explosión de contagios" de los últimos días y al haber cambiado desde hace diez días la franja de edad de contagiados, ahora entre los 20 y 49 años, lo que indica que la dinámica de contagios ha pasado del ámbito familiar al social y de ocio, ha explicado la consejera.

Según Repollés, son medidas consensuadas con las comunidades del norte del país, Navarra, País Vasco, La Rioja, Cantabria y Asturias, que van en la misma línea, cada una con las matizaciones en virtud de sus propias leyes, al tener incidencias de contagios nunca vistas, algunas con 2.000 casos por 100.000 habitantes a 14 días, que presentan una situación epidemiológica similar con el fin de generar "certidumbre" y evitar que la movilidad entre territorios se guíe por las restricciones que tengan unas comunidades u otras.

¿Debe la UE ofrecer respuestas conjuntas a crisis sanitarias globales?

En una comparecencia en Teruel junto a la consejera de Presidencia, Mayte Pérez, Repollés ha concretado que en Aragón en la hostelería y restauración podrá haber un máximo de diez comensales por mesa tanto en interior como en exterior, con una separación de 1,5 metros al menos, y que no se podrá consumir de pie.

Esta medida, también el cierre a medianoche, será de aplicación igualmente en las sociedades gastronómicas o en las peñas.

En el ocio nocturno, el consumo también estará prohibido de pie y será en mesas de un máximo de diez personas, también a una distancia mínima de 1,5 metros, con la zona de baile separada y siempre con mascarilla. El cierre en este caso será a las 02.00 horas.

Repollés ha apuntado que por tanto, los cotillones de fin de año tendrán que cumplir estas medidas.

En cuanto a los espectáculos culturales, sociales o deportivos, la consejera ha apuntado que no se recomienda beber o comer y, si ese es el caso, los aforos tendrán que reducirse un 50 por ciento con butacas preasignadas.

También habrá cambios en los eventos multitudinarios, que se reducirán en interiores de 500 a 250 asistentes y en exteriores, de 1.000 a 500, y en los gimnasios o establecimientos asimilados, se limitarán las actividades a un máximo de 10 participantes, sin limitaciones horarias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento