Las olas de calor simultáneas son siete veces más frecuentes en 40 años

  • De media, hubo olas de calor simultáneas en 143 días cada año de la década de 2010.
Un turista se refresca en el centro de Córdoba durante la ola de calor este fin de semana.
Un turista se refresca en el centro de Córdoba durante una ola de calor.
Salas / EFE

La cantidad de olas de calor que ocurren simultáneamente en las latitudes medias y altas del hemisferio norte fue siete veces mayor en la década de 2010 que en la de 1980.

Esta es la conclusión de un estudio dirigido por la Universidad Estatal de Washington (Estados Unidos) y publicado en la revista Journal of Climate.

Varias grandes olas de calor del tamaño de Mongolia ocurrieron a la misma hora casi todos los días durante las estaciones cálidas de la década de 2010 en todo el hemisferio norte, según los autores.

Utilizando datos climáticos de 1979 a 2019, los investigadores encontraron que las olas de calor se han multiplicado por siete en ese periodo. De media, hubo olas de calor simultáneas en 143 días cada año de la década de 2010, casi todos los días de los 153 días de los meses cálidos de mayo a septiembre.

Los episodios de calor concurrentes también se hicieron más calientes y más grandes en el hemisferio norte: su intensidad aumentó en un 17% y su extensión geográfica se incrementó en un 46%.

"Más de una ola de calor que ocurre al mismo tiempo a menudo tiene peores impactos sociales que un solo evento", apunta Cassandra Rogers, investigadora postdoctoral de la Universidad Estatal de Washington y autora principal del estudio, que añade: "Si determinadas regiones dependen unas de otras, por ejemplo, para la agricultura o el comercio, y ambas están sufriendo tensiones al mismo tiempo, es posible que no puedan responder a ambos eventos".

Las olas de calor pueden causar desastres, desde malas cosechas hasta incendios forestales. Las simultáneas pueden multiplicar esas amenazas y agotar la capacidad de los países para ofrecer ayuda mutua en las crisis, como se vio durante los múltiples incendios forestales en Estados Unidos, Canadá y Australia asociados con las olas de calor de 2019 y 2020. Un estudio anterior también encontró que las olas de calor concurrentes causaron una caída de alrededor de un 4% en la producción mundial de cultivos.

El nuevo estudio define las grandes olas de calor como episodios de altas temperaturas que duran tres días o más y cubren al menos 1,6 millones de kilómetros, lo que equivale a la superficie de Mongolia o Irán.

Usando datos de observación, los investigadores encontraron que el principal impulsor de las olas de calor fue el aumento general de la temperatura media global debido al cambio climático. El mundo se ha calentado 1ºC durante el último siglo y dos tercios de ese incremento se produjeron desde 1975.

El estudio aporta más evidencia de la necesidad de frenar las emisiones de gases de efecto invernadero y mitigar el cambio climático, según los investigadores, y el aumento continuo de la temperatura significa que el mundo debería prepararse para más olas de calor simultáneas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento