Casado eleva el tono y exige a Sánchez "responsabilidades" por la pandemia, el IPC y el castellano en la escuela catalana

  • El líder de la oposición se pregunta "qué coño tiene que pasar" para que el presidente asuma "alguna" responsabilidad.
  • Arrimadas (Ciudadanos) también exige al Ejecutivo que proteja a la familia de Canet del "acoso" independentista.
  • ​Sánchez confirma que este año no habrá Debate sobre el estado de la nación y evita concretar una fecha en 2022.
El líder del PP, Pablo Casado ha acusado a Pedro Sánchez, en la sesión de control en el Congreso, de abandonar al niño de Canet y ha criticado "tanta chorrada de niñes y huelga de juguetes" pero luego deja "desprotegidos a menores": ¿Qué coño tiene que pasar para que asuma alguna responsabilidad?"
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, y Pablo Casado, líder de la oposición, durante la sesión de control.
Pedro Sánchez y Pablo Casado, en el Congreso.
EP / CONGRESO

A las puertas de la Navidad, el Congreso de los Diputados sigue muy alejado del espíritu de paz y concordia que se le supone a estas fechas. Se aleja, de hecho, cada vez más, como quedó patente en la sesión de control al Gobierno de este miércoles, donde el líder de la oposición, Pablo Casado, se preguntó "qué coño tiene que pasar en España" para que el presidente Sánchez "asuma alguna responsabilidad". El exabrupto vino precedido de una retahíla de reproches: por la gestión de la pandemia, por los precios récord de la luz en el mercado mayorista, por el "abandono" al niño de Canet cuya familia ha logrado que el TSJC obligue a aumentar las horas de docencia en castellano que recibe... Casado quiere saber qué hará Sánchez ante todo esto y lamenta que "no contesta a nada", tampoco a la fecha en la que se celebrará el debate sobre el estado de la nación. Para Sánchez, en cambio, la duda a resolver es "cuántos cafés lleva a lo largo de la mañana" el líder de la oposición.

En su turno, el jefe de los populares vaticinó que Sánchez "acabará rindiendo cuentas la Justicia y ante una comisión de investigación" por "ocultar una pandemia" e insistió, aunque sin poner demasiado el foco en ello, en la necesidad de una "ley orgánica contra el virus" que evite a las autonomías acudir a los tribunales para lograr el aval a sus restricciones. También dio por descontado que el Gobierno incumplirá su promesa de que a finales de este año las familias paguen lo mismo por la luz que en 2018 –descontada la inflación–, y propuso suprimir el impuesto de generación y rebajar el IVA al 4% para intentar contener el recibo, coincidiendo con la jornada en la que se bate, de nuevo, el récord histórico de precios en el mercado mayorista.

Pero el asunto con el que Casado echó el resto fue el caso de la familia de Canet de Mar (Barcelona) que reclamó a la Justicia –y a la que los jueces dieron la razón– que obligara al centro escolar al que asiste su hijo a aumentar las horas lectivas en castellano, lo que provocó protestas de otros padres, una recogida de firmas en contra e incluso una campaña de acoso en redes sociales. "No entiendo cómo deja abandonado a un niño de cinco años mientras sus socios separatistas han dicho que hay que apedrearle", dijo el líder del PP, en referencia a un mensaje publicado en Twitter donde un usuario llegó a escribir: "Me apunto a ir a apedrear la casa de este niño". "¿Por qué no obliga a la Generalitat a cumplir las resoluciones judiciales o aplica el artículo 155 de la Constitución", preguntó Casado al presidente.

Ante la falta de respuestas del líder del Ejecutivo en el primer turno de réplica, el popular elevó el tono. "¿Le parece normal que estos totalitarios estén atacando a un niño?", inquirió el líder de la oposición, que acusó al Gobierno de "dejar tirados a los más desfavorecidos" y sostuvo que Sánchez no se ocupa de "las niñas tuteladas en Baleares que fueron prostituidas" –hechos investigados en los tribunales, que no han podido acreditar la existencia de un red, pero sí de casos puntuales–, de "la menor abusada por el marido de Mónica Oltra" –el exmarido de la vicepresidenta valenciana fue condenado a cinco años de prisión– y a "un niño de una indultada que ocultaba agresiones sexuales" –en referencia al caso de Juana Rivas, aunque esas agresiones nunca se probaron ante la Justicia–.

"Tantas chorradas de niñes y de huelga de juguetes, y de bollos y dibujos en euskera... pero usted deja desprotegidos a los menores, y además, con su despilfarro les quita hasta la Educación y el futuro de las pensiones", concluyó Casado, que logró poner a la bancada popular en pie.

El presidente respondió, pero no entró al fondo de la cuestión. Afeó al popular su "crispación", los "insultos" y las "insidias", pidió "recuperar la normalidad democrática", reclamó a Casado que "cumpla la Constitución y abandone el bloqueo del Consejo General del Poder Judicial", y presumió de "aprobar los presupuestos en tiempo y forma". Tras sostener que su Ejecutivo "rinde cuentas ante el Parlamento" –lo que provocó murmullos y algún abucheo–, Sánchez añadió –sin concretar la fecha– que el debate sobre el estado de la nación se celebrará el año que viene, lo que implica que no lo habrá en 2021, como era costumbre, algo que también le echó en cara el líder del PP.

Tras el primer enfrentamiento de la mañana llegó el turno de Inés Arrimadas, que insistió en la cuestión del castellano en la escuela catalana a raíz del caso de Canet. Sánchez se quejó de que esa no era la pregunta que la líder de Ciudadanos había registrado y manifestó su "solidaridad" con la familia afectada. Arrimadas le acusó de "no hacer nada" para "contentar" a sus socios "separatistas" y preguntó al presidente si va a "activar la alta inspección educativa", a "aplicar el 155" o a "agachar la cabeza". Sánchez cerró su turno con una llamada a la "concordia y la convivencia" y también recordó que su Gobierno ha subido las becas, aunque eso tampoco figuraba en la pregunta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento