Quién propone la jornada laboral de 7 días

Un trabajador prepara un café durante su jornada laboral.
Un trabajador prepara un café durante su jornada laboral.
EUROPA PRESS

Los diferentes modelos de jornada laboral llevan mucho tiempo en el foco del debate, siendo la jornada de 4 días la más mencionada en los últimos meses, con empresas que ya la han implantado. Sin embargo, la jornada de 7 días toma ahora mucha fuerza. 

Si la modalidad de trabajar solamente cuatro días semanales parece una muy buena opción para tener días libres, también lo es la de siete días a la semana, que no implica que haya que trabajar todos los días. 

¿Qué es la jornada laboral de 7 días?

De hecho, este modelo propone una jornada que mantiene las 40 horas semanales, repartidas de forma completamente flexible por el trabajador, ya que podrá elegir cuántos días acudir al trabajo a la semana. Así, puede repartir esas 40 horas en tres días, cuatro días y hasta siete días, lo que mejor se adecúe a su situación.

Esta es la mejor forma para conseguir una jornada laboral que se adapte a todo el mundo, completamente flexible. Eso sí, hay que tener en cuenta que la empresa debe fijar franjas horarias para conocer la disponibilidad de sus empleados y, de este modo, que puedan coincidir en algún momento, aunque sea telemáticamente. 

Autogestionar el tiempo de trabajo y organizarse en los días que cada empleado quiera es una muy buena forma de conciliar la vida laboral, familiar y personal, una ventaja de la que no disponen los trabajadores de muchos sectores hoy en día. 

¿Quién propone esta jornada laboral?

Varias empresas de Reino Unido ya trabajan con la jornada laboral de 7 días, tanto los empleados como los altos cargos, con una gran aceptación, tal y como indican desde El Economista.

"El modelo ideal que irá imponiéndose en los próximos años es el de 7 días, porque están aumentando rápidamente los trabajos que pueden realizarse en remoto gracias a la ayuda de herramientas informáticas", explica Joan Pons, Ceo de Workmeter, en declaraciones al mismo medio. 

"Estos instrumentos, además, mejoran la productividad y el bienestar del empleado porque optimizan los procesos y simplifican la gestión de tareas y personas, ofreciendo la flexibilidad horaria como uno de sus beneficios diferenciales", aclara. 

Así, este modelo cabría implantarse, por ejemplo, en el sector tecnológico o de servicios, que podrían disponer de programas digitales para gestionar el tiempo y que tanto los jefes como los empleados puedan ver cómo se organiza y aprovecha el tiempo. 

Una de las mayores ventajas de este sistema de trabajo es que se mantienen las 40 horas semanales, algo que no sucede con la jornada de 4 días, por lo que el sueldo sigue siendo el mismo a pesar de que los empleados tienen mucha flexibilidad y opción de compaginar con su vida personal sin reducción del salario. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento