Chupetones y desayunos: la relación de Kim Kardashian y Pete Davidson va a más

Kim Kardashian presentando el 'Saturday Night Live'.
Kim Kardashian presentando el 'Saturday Night Live'.
NBC / SNL

No solo es que la relación esté más que consolidada, es que no se esconden en absoluto ni quieren llevarlo con discreción. Cierto es que ambos son de las celebrities más seguidas del planeta, pero mientras que otras tomarían el camino del hermetismo, Kim Kardashian y Pete Davidson han optado por lo contrario. Y además, en un fin de semana de lo más movidito.

Para empezar, porque la incipiente pareja disfrutó de una romántica cena en Giorgio Baldi, un exclusivo restaurante italiano de Santa Monica, porque nada hay más idílico que un restaurante italiano para los enamorados en todo el mundo. Pero esa no fue la noticia, sino que a la salida esperaban multitud de fotógrafos y paparazzis.

Y al mirar detenidamente las fotografías saltaba a la vista, en el cuello del cómico, una señal de amor casi adolescente: un chupetón gigantesco que, teniendo en cuenta la altura de ambos (1,90 metros él; 1,57 metros ella) esa huella solo pudo suceder o sentados uno al lado del otro o, claro, en horizontal.

Pero en esas estaban los fans de ambos cuando otra prueba definitiva de su idilio aparecía en redes. Y todo gracias a un turista holandés, Paul Barewijk, que se encontraba en Los Ángeles de visita, paseando por Beverly Hills de buena mañana, cuando se encontró con una tienda temporal en Rodeo Drive y, al mirar detenidamente, se dio cuenta de que se trataba de Fendi x SKIMS, la colaboración de la firma de lujo con la empresa de Kimberly. Y le hizo tanta gracia que cogió su móvil y le hizo una fotografía.

"Seguí con mi paseo, contemplé hermosas mansiones y fui a un parque", continúa con su relato Barewijk, "luego me detuve en el hotel Beverly Hills para tomarme un refresco y unas vitaminas. Unos minutos después llamé a mi madre. Estaba sentado en el bar, mirando a mi alrededor, cuando vi a Pete Davidson. Después volví a mirar y distinguí a Kim Kardashian".

Así que colgó de inmediato y fue a la mesa donde estaban las celebrities desayunando. "Le mostré a ella la foto frente a la tienda pop-up. Le encantó y le pedí una foto. Ella me respondió: 'claro'", explica el turista, orgulloso de haber conseguido un selfi con la influencer, algo de lo que no todo el mundo puede presumir. Pero no se quedó contento y también se lo pidió al cómico, que también aceptó.

"El tipo es genial y Kim estaba absolutamente radiante. Glamour del de verdad. Solo unos minutos después de hacerse las fotos se fueron con mucha prisa. Supongo que es porque no querían ser pillados. Se les veía muy felices, relajados y bebiendo, se les veía muy bien. Estuvieron sentados el uno al lado del otro", confirma.

Y ya por último apareció Ye, antes conocido como Kanye West. El aún marido de Kim Kardashian se topó con un artículo del portal TMZ cuyo titular decía "Kanye West asegura que Dios hará que Kim y él vuelven juntos". Y lo publicó en sus stories mencionando a Kimberly e, increíblemente, decidió acompañar todo con una antigua fotografía de él y la empresaria besándose.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento