Convocan una protesta para alertar de las violaciones por sumisión química en los locales de ocio nocturno

Jóvenes de fiesta en una discoteca
Jóvenes de fiesta en una discoteca.
GTRES

La céntrica plaza de Ópera se llenará este sábado de manifestantes para alertar de violaciones por sumisión química que se están registrando en bares y locales de ocio nocturno y reclamar protocolos policiales y sanitarios adecuados con los que tratar a las víctimas en una concentración convocada a mediodía por diferentes colectivos feministas .

El motivo del emplazamiento de la protesta, que se celebra bajo el lema 'Stop sumisión química, por un ocio nocturno seguro para las mujeres, es la reciente denuncia de una presunta agresión sexual a una joven en un establecimiento cercano a la céntrica plaza de Ópera el pasado 7 de noviembre. 

La manifestación en Madrid se inspirará en la que días atrás tuvo lugar en Bruselas, convocada por el movimiento feminista con el lema #BalanceTonBar (denuncia a tu bar, en francés), que sacó a la calle las experiencias de agresiones sexuales en locales de ocio denunciadas en los últimos meses en redes sociales. 

Presunta agresión en Ópera

La reciente denuncia de agresión sexual que ha motivado la elección del lugar de la protesta se remonta a la madrugada del pasado día 7, cuando la joven estaba con un amigo de fiesta en un bar en la plaza de Ópera y fue invitada a varias consumiciones por personal del local. 

"Es como si te apagaran la luz y no tuvieras conciencia de nada", relató la denunciante a los policías. En este sentido, explicó que el cuerpo no le respondía, que apenas podía aguantarse en pie y que tenía momentos de lucidez intermitentes. 

Asimismo, asegura recordar cómo el presunto agresor la llevaba "cogida con mucha fuerza bajando unas escaleras" y tiene imágenes aisladas de lo ocurrido en la parte inferior del local: "Me bajó los pantalones, me cogió de las caderas y me apretó hacia él. Intenté zafarme, pero no podía, el cuerpo no me respondía".

A continuación, la joven se zafó de su agresor, escapó por debajo de la persiana del establecimiento, cayó inconsciente ya en el exterior y se despertó en el hospital. Ahí le comunicaron que las drogas de diseño no aparecen en las pruebas de tóxicos.

La joven ha ampliado en varias ocasiones la denuncia para ofrecer más datos y pruebas a los investigadores de la Policía Nacional. Entre esta información se encuentra el hallazgo en Internet de dos casos similares en el mismo local. 

Denuncias anteriores en el mismo local

No obstante, esta no ha sido la primera vez que este local madrileño se ve involucrado en una presunta agresión sexual por sumisión química. El pasado marzo, dos chicas ya acudieron a la Policía para denunciar unos hechos similares ocurridos en el mismo establecimiento.

"Mi amiga y yo dejamos de ser conscientes de las cosas y no sabemos qué pasó, puesto que sufrimos amnesia por culpa de la droga. No sabemos cómo salimos de ahí, qué hicimos después, ni cómo llegamos a nuestras respectivas casas", explicó en Twitter en su momento.

Al día siguiente, las dos jóvenes acudieron a la farmacia para comprar un test de drogas y dieron positivo en benzodiazepinas. Esto y otras circunstancias las animó a denunciar y comenzar un proceso que una de las amigas califica de "infierno": "En cuanto al abuso sexual, no nos acordamos de absolutamente nada, ni si quiera tenemos flash de lo ocurrido, mi amiga tenía el tanga y las medias rotas, y yo moratones en la muñeca y en el costado".

"El proceso ha sido un infierno. Hemos perdido mucho tiempo, sobre todo por no tener ni idea de qué hacer, además de que en todo momento la Policía nos ha mirado con cara de locas borrachas intentando quitarle todo el peso y llamándolo una 'mala borrachera'", denunció públicamente. Por eso, la joven quiso explicar el procedimiento en el hospital y la comisaría para cualquiera que sospechase haber sido víctima de una agresión sexual tras haber sido drogado.

El dueño del bar lo niega

El dueño del establecimiento ha negado los hechos en una conversación telefónica con EFE. Defiende que tiene testigos, su novia y otra amiga, que certifican que cerró el local sin ningún incidente.

Sobre la denuncia de marzo, dice que las chicas se fueron sin pagar del local. Además, asegura que la Policía Nacional cerró la investigación al revisar la declaración de los testigos y de las cámaras de seguridad cercanas.

Iniciativa 'Denuncia tu bar'

Tras esta segunda denuncia en el bar de la plaza de Ópera, activistas han creado un correo al que víctimas de situaciones parecidas pueden enviar su experiencia. "Nos llegan muchísimos testimonios de muchas mujeres", apunta Sindy, una de las artífices de esta iniciativa, en Espejo Público

"Esto no es un caso aislado de un local. No es un problema concreto de Madrid o de un bar. Hay cientos y cientos de testimonios de toda España", incide, y añade que se trata de una forma de agresión sexual que deja a las víctimas con un periodo de amnesia absoluto, por lo que muchas no conocen a ciencia cierta si han sido agredidas sexualmente o no. "Solo saben que sufrieron unos síntomas que se alejan mucho de haber bebido dos copas", recalca.

Todas estas vivencias las ha llevado a lanzar la iniciativa 'Denuncia tu bar', donde se exponen casos de agresiones sexuales y violaciones en bares y discotecas con el uso de drogas sin el consentimiento de las víctimas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento