"Casi nunca hay bicis", "todas están rotas", "el servicio está muy dejado"... las quejas de los usuarios de BiciMad

  • El vandalismo, la escasez de plantilla o la dejadez del servicio: las versiones que acreditan el deterioro de BiciMad
  • Los usuarios denuncian la falta de disponibilidad de bicis en las estaciones, las múltiples averías y problemas con el candado, el anclaje y el servicio de reclamaciones.
  • El Ayuntamiento admite el deterioro por culpa del vandalismo, pero el sindicato de la EMT denuncia la falta de plantilla.
Unos técnicos arreglan las bicicletas, el pasado septiembre.
Unos técnicos arreglan las bicicletas, el pasado septiembre.
Jorge París

El servicio BiciMad atraviesa un año crítico. Lo sufren los usuarios, lo denuncia el sindicato y lo admite, en parte, el Ayuntamiento de la capital. Mientras los primeros -ciclistas y plantilla del servicio municipal- creen que el deterioro se debe a la dejación del servicio, la EMT culpa al vandalismo que ha llegado a destruir al día 500 bicicletas.

"Hasta junio de 2021, la cifra de disponibilidad diaria de bicicletas ha sido la máxima admitida por contrato", explican las fuentes municipales a 20minutos. A partir del mes de junio comenzaron a detectar un significativo aumento del vandalismo sobre el sistema registrando cifras de más de 350 bicicletas arrancadas de sus bases al día. Estos niveles de vandalismo se han mantenido en los meses de julio, agosto e incluso han empeorado en septiembre alcanzando picos de más de 500 bicis diarias. 

"Este crecimiento tan agresivo del vandalismo, producido en tan poco tiempo, ha impactado de una forma grave en el funcionamiento del sistema". No obstante, debido a las medidas puestas en marcha como el sistema de candado, la cifra de disponibilidad de bicicletas "ya está registrando una evolución ascendente y, desde el servicio, esperamos volver a ofrecer las mejores cifras de disponibilidad próximamente", aseguran desde la EMT.

Los trabajadores creen que el Ayuntamiento se escuda en el vandalismo cuando el problema está en la falta de plantilla. Según explica el sindicato a este medio, desde 2019 se amplió el servicio con 92 bases más y 1388 bicicletas más que hay que mantener, reparar y redistribuir, mientras la plantilla de trabajadores, en vez de aumentar, la disminuyeron. "Si con 2.000 bicis y 172 bases teníamos 105 trabajadores, con 3450 bicis y 264 bases deberíamos tener como mínimo 150 trabajadores", denuncia. El Ayuntamiento responde: "En septiembre se incorporaron 25 personas al servicio de BiciMAD. Actualmente creemos que el servicio está correctamente dimensionado y lo seguiremos evaluando en los próximos meses".

Dos versiones que derivan en la misma conclusión: BiciMad sufre un grave deterioro. Lo cuentan los propios usuarios que cada día se mueven por la capital en este medio de transporte.

Celso tiene 37 años y lleva cinco moviéndose en BiciMad por la capital. Un servicio que a sus ojos ha decaído en los últimos meses. Sobre todo en lo que se refiere a la disponibilidad y la falta de recursos. "Hay menos bicis, menos que funcionen bien, menos estaciones y menos gente trabajando". Para este vecino de Salamanca la diferencia en el funcionamiento "no es un poco", es "mucha" con respecto a hace unos años. "Antes era muy raro que en mi estación no hubiera", dice frente a la que hoy es la quinta estación que visita. En ella hay una única bici disponible. "Y mira, está roja lo que quiere decir que no la puedo sacar... igual me cojo un taxi".

Celso trata de coger una bicicleta.
Celso trata de coger una bicicleta.
Belén Sarriá

- "¿Te vas a llevar esta bici?", pregunta una vecina que se acerca a la estación.

- "Está roja, no se puede sacar", le responde.

-"Ah...". Alexandra saca una foto y se lo manda a su amiga para avisarla de que llega tarde.

Esta eslovaca lleva ocho años viviendo en Madrid. Los mismos que usando BiciMad porque "es la manera más cómoda, rápida y barata de moverse". Al menos eso pensaba antes, dado que "casi nunca" hay bicis en las estaciones cercanas a su casa. Y eso "hace años no me pasaba, siempre había bicis".

Alexandra tampoco consigue desanclar la bicicleta.
Alexandra tampoco consigue desanclar la bicicleta.
Belén Sarriá

Al problema de la disponibilidad, Alexandra le suma el anclaje. "Debe ser que las máquinas ya están viejas". En el último mes, cuenta, mandó seis incidencias por este asunto. "Eso sí, me lo resolvieron y me devolvieron el importe, pero claro, da dolor de cabeza". En todo caso, le sigue compensando moverse en este medio. "Voy a revisar la aplicación para irme a otra estación".

La más cercana está a cinco minutos a pie, concretamente en la plaza de Felipe II. Allí, a diferencia de la anterior, está más completa. Un hombre de mediana edad se acerca para comprobar de pasada si hay alguna suelta. 

- "Seguro que la quería robar", opina Ignacio, otro usuario que observa la hazaña al tiempo que recarga su tarjeta en la máquina. 

Tiene 46 años y se declara fan de este medio de transporte. Comenzó a utilizar el servicio municipal desde que se puso en marcha en 2014. Pero "los últimos meses es un desastre", lamenta. "Se han comprado muchas bicis, pero todas están rotas y no hay mantenimiento... está muy dejado", dice este vecino de Prosperidad. "Cuando no es 'a' es 'b'", dice en relación a los impedimentos para hacerse con una bicicleta. "Hace años en mi zona (Corazón de María) había un dinamismo total, siempre encontraba un bici. Hasta hace seis meses en que "se ha notado el bajón".

Ignacio recarga la tarjeta.
Ignacio recarga la tarjeta.
Belén Sarriá

A Ignacio le "encanta" ir en bici, le parece "divertidísimo" Pero también advierte: "Hasta que me harte". Lo que quiere este madrileño -al que le gusta el alcalde Almeida- es "disponibilidad, eficiencia y dinamismo. Es decir: "llegas, la coges, te montas y la dejas. No como ahora que llegas al tótem, no hay bicis; vas a otro, no hay bicis; al tercero llegas y está rota; te desesperas y te vas al metro", relata.

Las quejas se mueven rápido por las redes. Una plataforma llamada 'BiciMad en Lucha' hace de altavoz de los usuarios para que sus quejas no se queden en el anonimato. "Intentamos que lleguen y no se queden en pataleta", cuenta el portavoz de la plataforma que cada día retuitea una decena de quejas de usuarios. En su opinión, la decadencia del servicio se remonta a 2020, cuando el Ayuntamiento de Madrid decidió prescindir del servicio de redistribución. "Entonces había turno de mañana tarde y noche en los que circulaban cinco camiones para reponer bicis y trasladar las rotas al taller". Y es que, según explica el portavoz de esta plataforma, el abandono de este servicio supone que haya bicis que llevan meses rotas que nadie va a ir a recogerlas.

La presencia de estos trabajadores a pie de calle también servía para que los usuarios se acercaran a ellos a preguntar dudas sobre cómo anclar la bici o cómo recargar la tarjeta. Así, la plataforma trata de suplir este trabajo por recomendaciones en redes sociales.

Pedro es uno de los usuarios que se apoya en esta cuenta. Hace unos días mencionó a 'BiciMad en Lucha' por problemas en el anclaje. Lo que me pasa es que cuando voy a devolver la bici me da error, no se me ancla bien y computa como un día entero y el salto se queda en negativo", relata. Pedro siempre ha logrado el reembolso pero para ello ha tenido que emplear su media hora al teléfono. 

"El problema es que llamas al 010 y de ahí te derivan con otro servicio y me paso un buen rato para poner la queja". Por eso, este usuario de apenas un año de antigüedad pide un canal de reclamaciones más ágil. "A mí me da igual el partido político, solo quiero que el servicio de BiciMad se solucione", señala.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento