George Clooney explica cómo el terrorismo le obliga a no publicar imágenes de sus hijos

Los actores George Clooney y Amal Alamuddin posando durante el Festival de Cine de Londres.
George Clooney y Amal Alamuddin posando durante el Festival de Cine de Londres.
GTRES

Es de sobra conocido que George Clooney y Amal Alamuddin se desviven por sus hijos. El actor ha llegado incluso a dar una entrevista desde dentro de un armario con tal de no interrumpir los juegos de sus mellizos, Alexander y Ella, nacidos en 2017. Sin embargo, no hay ninguna imagen reciente de ellos y el intérprete ha salido a explicar la principal razón de que no se conozca el rostro de sus pequeños.

Muchos podrían pensar que es, como en tantos otros matrimonios de celebrities, por el hermetismo o la necesidad de conservar la privacidad de Ella y Alexander, pero el también director ha querido razonar el porqué le ha pedido a la prensa todo este tiempo, desde que los paparazzis sí que consiguiesen fotografiarlos a finales de 2018, que no volviesen a sacarlos nunca más.

La razón es simple: no ponerlos en peligro. Amal es una de las más prestigiosas abogadas por los Derechos Humanos del mundo, especializada en Derecho Internacional y Extradición (uno de sus clientes, por ejemplo, es Julian Assange) así como una activista de reconocido prestigio contra las injusticias, algo que reconoce haber vivido desde muy joven: aunque está nacionalizada británica, nació en Beirut, en Líbano.

Por su trabajo, ha explicado Clooney, Amal está acostumbrada a tener que lidiar con algunas personas peligrosas relacionadas con el terrorismo, por lo que facilitar de un modo tan inútil los rostros de sus hijos es exponerlos a que sufran algún ataque vengativo contra su esposa.

"En ocasiones, la tipología de trabajo que lleva a cabo mi esposa obliga a confrontar y colocar en un juicio a grupos terroristas, por lo que somos muy precavidos para mantener a salvo a nuestra familia", ha asegurado el protagonista de Ocean's Eleven en una carta abierta dirigida a la revista Variety. "No podemos proteger a nuestros hijos si una publicación mete sus rostros en la portada", ha añadido.

Clooney menciona al "Daily Mail y otros portales", y explica que decidió escribir la carta después de ver cómo se sacaba el rostro al Kingston Fisher, el hijo de un año de Billie Lourd, de 29 años e hija a su vez de la fallecida Carrie Fisher: "Soy una figura pública y acepto las a veces invasivas fotos como parte del precio que tengo que pagar por hacer mi trabajo, pero nuestros hijos no tienen ese compromiso".

"Nunca hemos vendido una foto de nuestros hijos, ni estamos en redes sociales y por supuesto nunca publicamos sus fotografías porque eso podría poner en peligro sus vidas. Esto no es una paranoia nuestra, sino un asunto real con consecuencias reales", ha continuado George Clooney, que finaliza: "Esperamos que todos estemos de acuerdo en que la necesidad de vender no es mayor a la necesidad de mantener lejos de ser un posible blanco terrorista a niños inocentes".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento