De la condena al posible indulto parcial de Juana Rivas: cuatro años y medio de polémica judicial y reproches cruzados

EFE GRANADA 18/07/2018
 Celebración del Juicio a Juana Rivas en el Juzgado de lo Penal 1 situado en la  Caleta de Granada por  el que se enfrenta a petición de la fiscalía a una pena de 5 años de prisión por sustrac
Juana Rivas, en una imagen de archivo.
EP
Juana Rivas, en una imagen de archivo.
EUROPA PRESS

El Tribunal Supremo se opuso este jueves a la concesión del indulto total a Juana Rivas, condenada a dos años y seis meses de prisión por la sustracción de sus dos hijos menores en 2017. El Alto Tribunal tampoco logró un acuerdo sobre su postura respecto a un indulto parcial. Por ello, ha enviado al Gobierno un informe en el que plasma las posiciones enfrentadas de los magistrados y que tiene como destinatario al Ejecutivo, quien tiene la última potestad para decidir sobre su libertad anticipada.

Antes de saltar a la 'fama' en 2017, Rivas residía en Italia, de donde es originario su exmarido. En mayo de 2016, abandonó el país y se instaló con los menores, entonces de 3 y 11 años, en Granada, donde interpuso una denuncia contra el padre, Francisco Arcuri, que había sido condenado en 2009 por un delito de lesiones en el ámbito familiar. Él, por su parte, presentó una denuncia por la sustracción de los menores, lo que provocó que un juzgado de Granada le ordenase la devolución de sus dos hijos a su padre. En julio de 2017, cuando Rivas debía entregar a los menores, decidió incumplir la orden judicial, al tiempo que remitió una carta a varias plataformas en la que comunicó que estaba "huida" y relató la "pesadilla" que, supuestamente, estaba viviendo para "proteger" a sus hijos. "Mis hijos están en peligro", sostuvo.

Su marcha voluntaria terminó en agosto de ese año, cuando se presentó en los juzgados. Tras declarar, fue puesta en libertad provisional, comunicada y sin fianza, omitiendo la medida excepcional de prisión provisional que solicitó la Fiscalía. Rivas también terminó acatando la orden judicial y entregó a sus hijos a la Guardia Civil, que los derivó a su padre.

Durante ese año, la Justicia siguió su curso, con sendas comparecencias de Rivas en sede judicial y rechazos a sus peticiones, incluidos varios recursos de amparo al Tribunal Constitucional que fueron denegados. Finalmente, en agosto de 2018, fue condenada a cinco años de cárcel por dos delitos de sustracción de menores, lo que volvió a otorgar relevancia pública al caso. La condena fue ratificada por la Audiencia Provincial de Granada, aunque no llegó a entrar en prisión porque recurrió ante el Tribunal Supremo.

Ya en 2021, el Tribunal Supremo le rebajó la condena de cinco a dos años y seis meses de prisión al contabilizar un solo delito de sustracción de menores. Esta vez, Rivas sí entró en prisión. Lo hizo el 11 de junio, cuando ingresó en el Centro de Inserción Social (CIS) Matilde Cantos de Granada para cumplir la sentencia. Cuatro días después, Instituciones Penitenciarias la clasificó como presa de tercer grado, lo que le permitió cumplir condena en su casa con pulsera telemática. Al menos durante unos días, ya que el 20 de julio el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria decretó su vuelta al centro, al estimar parcialmente el recurso efectuado por la Fiscalía contra el tercer grado concedido. Desde entonces, Rivas espera que el Gobierno decida sobre su petición de indulto, contra el que el Supremo se mostró contrario si era total e indeciso si era parcial

Un procedimiento civil en Italia

En paralelo al proceso judicial vivido en España, Rivas también afrontó uno en Italia, de donde es originario el padre de sus hijos, y donde interpuso ocho denuncias contra su expareja entre 2016 y 2018 por maltrato hacia los dos hijos de ambos. Todas ellas fueron archivadas por la justicia italiana. Además, las cinco demandas de 2019 que quedaban por resolver derivaron finalmente en la concesión de la custodia en exclusiva al padre, Francesco Arcuri.

No obstante, se permitió a Rivas ver a los menores un fin de semana de cada dos en caso de residir en Italia o uno de cada cinco de tener la residencia en España. Desde agosto de 2017, los menores viven con su padre en el municipio italiano de Carloforte, en la isla de San Pietro, en el sur de Cerdeña. Fue en esa fecha cuando Juana Rivas acató la orden judicial en España que la obligaba a entregar a sus hijos al padre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento