Los móviles de la mujer asesinada en Begues y del principal acusado hicieron el mismo trayecto la noche del crimen

  • Los médicos que hicieron la autopsia determinaron que la causa de la muerte fue un disparo en la cabeza.
  • Un cazador encontró el cuerpo de la mujer, carbonizado, el 28 de diciembre del 2017.
Los cuatro acusados en el juicio por matar y quemar a una mujer en Begues (Barcelona).
Los cuatro acusados en el juicio por matar y quemar a una mujer en Begues (Barcelona).
Pol Solà / ACN

El trayecto del móvil del principal acusado de matar y quemar a una mujer en Begues (Barcelona) en 2017 coincide con el del teléfono de la víctima la noche del crimen. Lo han explicado agentes de los Mossos en la segunda sesión del juicio en la Audiencia de Barcelona con jurado popular, que deberá decidir si los cuatro acusados son culpables o inocentes. 

El principal acusado es el que era amante de la víctima que, con otro hombre y una mujer, la habrían hecho subir a un coche y la habrían matado, según la fiscalía. Los tres acusados se habrían desplazado en dos vehículos. El arma fue entregada al cuarto procesado, que conocería los hechos y la escondió y entregó a otro hombre. 

Agentes de los Mossos que participaron en la investigación del crimen han explicado este lunes que al inicio se abrieron dos líneas de investigación; una que señalaba a un familiar de la víctima y la otra, al amante y ahora principal acusado. Los investigadores pidieron trazar los movimientos de los teléfonos de la víctima y de los dos sospechosos y comprobaron que el móvil de ella salió la noche del crimen, el 27 de diciembre de 2017, del El Prat de Llobregat -donde vivía-, se movió por la zona de Castellbisbal, Martorell y Sant Sadurní d'Anoia y se apagó en Begues.

En cuanto a los teléfonos de los sospechosos, los agentes han explicado que, por un lado, el móvil del familiar no se movió de su casa esa noche y esa información cuadró con la versión que les dio; por otro lado, los movimientos del teléfono del ahora principal acusado coinciden con los del móvil de la víctima. De este modo, los investigadores descartaron "totalmente" la línea de investigación del familiar y se centraron en la del hombre ahora sentado en el banquillo.

El médico que hizo el levantamiento del cadáver ha explicado que el cuerpo de la víctima fue encontrado carbonizado, sobre todo la parte del tronco, y no se pudo reconocer en ese momento si era una mujer o un hombre. En algunos lugares incluso se encontraba calcinado. El cadáver tenía una herida en el cráneo. Los médicos que realizaron la autopsia determinaron que aquel orificio había sido causado por el disparo de un arma de fuego y que ésta había sido la causa de la muerte, indicaron estos facultativos en el juicio.

Los Mossos recuperaron el arma del crimen en un robo violento en Ciutat Vella, en Barcelona. En intervenciones telefónicas, los investigadores escucharon cómo dos de los acusados querían recuperar un objeto y entendieron que era el arma del crimen, según han explicado los agentes.

En la segunda sesión, también han declarado policías que participaron en la inspección ocular de la zona donde se encontró el cadáver de la víctima y los agentes que analizaron los vehículos que estarían relacionados con el crimen.

Según imágenes analizadas por los investigadores, tres acusados se habrían desplazado en dos vehículos, según captaron las cámaras del peaje de Martorell y también unas de Begues. Los abogados de las defensas han cuestionado el peritaje de estas imágenes.

La víctima y el principal acusado mantenían una relación desde hacía años, conocida por la familia de ella y mucha gente en el barrio de Sant Cosme de El Prat de Llobregat. Pero las discusiones eran frecuentes y, según explicó el entorno de la víctima en la primera sesión del juicio, el hombre, casado y con hijos, le cogía el dinero y no la dejaba salir; era muy celoso y la amenazaba y ella quería dejar la relación.

Un cazador encontró el cuerpo de la mujer el 28 de diciembre del 2017 en un camino de tierra cercano a unos viñedos de Begues. Un mes después, los Mossos detuvieron a dos hombres y a una mujer en L'Hospitalet de Llobregat y a otro hombre en Vilanova i la Geltrú. Todos son de nacionalidad española, de entre 43 y 31 años y con antecedentes policiales.

La Fiscalía pide al principal acusado 23 años de prisión por asesinato con el agravante de parentesco, 18 años a sus dos acompañantes, y 10 años más de libertad vigilada, además de la prohibición de acercamiento o de comunicación con la familia de la víctima. También les pide tres años de prisión por tenencia ilícita de armas. Al cuarto acusado, le pide cinco años de cárcel por tenencia ilícita de armas y encubrimiento. A los cuatro les pide una indemnización de 100.000 euros para la madre de la víctima y 60.000 euros a cada uno de sus hermanos. El juicio con jurado está previsto que dure hasta el 20 de octubre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento