La sorprendente razón por la que la Luna tiene menos cráteres de los que debería

<p>La imagen del único satélite de la Tierra también aparece de una manera imponente. Tiene su tradicional color grisáceo y se ven los cráteres característicos.</p>
Imagen de la Luna.
NASA/Moore Boeck

Un simple vistazo a la Luna sirve para ver que hace aproximadamente 4.500 millones de años, el satélite de la Tierra vivió una lluvia de asteroides, pero un nuevo estudio sugiere que ha sobrevivido a más impactos de lo que su superficie muestra en la actualidad.

La nueva investigación, publicada en Nature Communications y recogida por Science Alert, propone que algunos de los impactos más antiguos en la Luna dejaron huellas casi invisibles porque golpearon una superficie más suave: el océano global de magma que cubrió la Luna en su juventud antes de que se enfriara y solidificara.

Estos aterrizajes relativamente suaves, que no dejan casi ningún rastro permanente de haber sucedido, podrían explicar por qué la Luna, tal como se ve actualmente, no coincide con lo que los científicos creen que le sucedió en los primeros mil millones de años más o menos.

"Estos grandes cráteres de impacto, a menudo denominados cuencas de impacto, formados durante la solidificación del océano del magma lunar hace más de cuatro mil millones de años, deberían haber producido cráteres de aspecto diferente, en comparación con los formados más tarde en la historia geológica", dice la científica planetaria Katarina Miljkovic, de la Universidad de Curtin en Australia.

La idea de un océano de magma global en la Luna no es en absoluto nueva, pero la investigación profundiza en la línea de tiempo potencial de los impactos de magma y asteroides, y trata de alinearla con lo que creemos saber sobre lo que estaba sucediendo en el Sistema Solar en ese momento.

Existen múltiples pistas sobre lo que le sucedió a la Luna desde que se formó, desde el modelado del Sistema Solar hasta la evidencia de choques de impacto en rocas que en realidad han sido recuperadas de la superficie por los astronautas del Apolo.

Algunos estudios sugieren que los lagos de magma en ebullición podrían haber permanecido hasta 200 millones de años, y esta última investigación muestra cómo eso encajaría con las fechas sugeridas para un bombardeo temprano de grandes asteroides.

"El período de tiempo para la solidificación del océano de magma lunar varía significativamente entre los diferentes estudios, pero podría haber sido lo suficientemente prolongado como para experimentar parte de la historia de bombardeos de gran impacto típica de los primeros períodos de la evolución del Sistema Solar", dice Miljkovic.

"A medida que la Luna envejece y la superficie se enfría, se vuelve más difícil y las huellas del bombardeo son mucho más perceptibles por teledetección", añade

La importancia del hallazgo

Todo esto es muy importante para establecer cómo el Sistema Solar llegó a ser como es y, a partir de eso, aprender más sobre cómo se forman realmente los planetas y cuánto tiempo permanecen en estados particulares.

Incluso sabiendo que hay una incógnita involucrada, como cuántos impactos de asteroides podrían haberse pasado por alto por evaluaciones previas del registro de cráteres lunares, ayuda a mejorar los modelos de lo que estaba sucediendo hace miles de millones de años.

Y debido a que somos vecinos tan cercanos a la Luna, cualquier cosa que le haya sucedido también habría tenido algún efecto en la Tierra, dándonos una mejor comprensión de cómo nació nuestro planeta y la vida en él.

"Traducir este hallazgo ayudará a futuras investigaciones a comprender el impacto que pudo haber experimentado la Tierra primitiva y cómo habría afectado la evolución de nuestro planeta", dice Miljkovic.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento