Sánchez plantea dialogar "sin prisas y sin plazos" y admite que las posiciones del Govern son "radicalmente distintas"

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, y Pere Aragonès, president de la Generalitat, antes de la reunión.
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, y Pere Aragonès, president de la Generalitat, antes de la reunión.
EFE
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras reunirse con el president Pere Aragonès.
Atlas

"Sin prisa, pero sin pausa y sin plazos". Así es como el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quiere abordar el diálogo con el Govern de la Generalitat para intentar encontrar "soluciones acordadas" a los problemas de Cataluña. Unos problemas, dijo, que "no empezaron ayer", sino que se generaron "en la última década" y que, por tanto, "no se resolverán mañana". Es decir, que lo "más importante" en este momento es "avanzar sin poner fechas" para intentar tender puentes, aunque sin obviar que las posiciones actuales son "radicalmente distintas": la parte catalana insiste en la autodeterminación y la amnistía, mientras el Gobierno central ofrece la llamada "agenda del reencuentro".

Las palabras del presidente llegaron tras su reunión –de casi dos horas– con el president Pere Aragonès, una cita previa a la de la llamada mesa de diálogo. En este último foro –que se reunió por primera vez en año y medio– se sientan, por parte de la Moncloa, los ministros Bolaños (Presidencia), Díaz (Trabajo), Rodríguez (Política Territorial) e Iceta (Cultura y Deporte), mientras que la delegación catalana está compuesta únicamente por miembros de ERC –el propio Aragonès y dos de sus consellers: Laura Vilagrà (Presidencia) y Roger Torrent (Empresa y Trabajo)–, después de que JxCat se quedara fuera por el veto del president a que designaran personas ajenas al Ejecutivo catalán.

La bilateral entre Sánchez y Aragonès, según admitió el presidente del Gobierno, concluyó sin avances ni acuerdos concretos, porque las posiciones de partida son "radicalmente distintas, muy lejanas". El líder del Ejecutivo dijo "coincidir" con Aragonès en que "la mesa de diálogo es el mejor camino para encontrar soluciones acordadas y acercar posiciones" y puso el acento en la importancia del propio encuentro, que a su juicio representa la "voluntad de buscar soluciones". Así, Sánchez se dijo empeñado en "restaurar los afectos" entre Cataluña y el resto de España, y reiteró que el Gobierno ha hecho un esfuerzo para analizar las sucesivas demandas de los presidentes catalanes y ofrecer soluciones a través de la llamada "agenda del reencuentro".

"Esta agenda se basa en atender las demandas y necesidades de todos los catalanes, dentro de una España consciente y orgullosa de su diversidad", recalcó Sánchez, quien manifestó que, dejando a un lado la autodeterminación y la amnistía, se puede avanzar en infraestructuras, economía, sanidad, servicios social o materia medioambiental, elementos que "mejoran la vida diaria de los catalanes" y harán que "Cataluña lidere, junto con el resto de territorios, los grandes cambios sociales y económicos". El presidente también reiteró su rechazo a la autodeterminación –"lo que sea de España lo tenemos que decidir todos los españoles, no una parte", recalcó– y la amnistía.

"Cada vez que nos vemos, [el president] siempre tiene en su carpeta estas dos reclamaciones. He escuchado atentamente, y por eso he constatado que las posiciones están muy lejanas. Es muy importante subrayar que esas posiciones están muy lejos, vamos a tener que hablar mucho", comentó.

Sánchez, en cambio, no pudo aclarar muchas de las dudas que existen sobre el futuro de la mesa de diálogo. No está claro, por ejemplo, cuál será la metodología y el calendario de este foro de diálogo. "Las delegaciones lo concretarán en las próximas semanas", dijo el presidente, que también evitó pronunciarse sobre la división en el independentismo y sobre el papel que pueda jugar JxCat: "Desde el Gobierno somos respetuosos con las decisiones del Govern. La delegación la decide el Govern y no tenemos nada, lo importante es que vamos a ponernos a trabajar", recalcó.

Finalmente, Sánchez quiso desvincular la evolución del diálogo de la negociación de los presupuestos, para los que necesitará los votos de ERC en el Congreso: "No hemos hablado de los PGE, esa es una negociación que tendremos. El Gobierno está elaborando su propuesta y a partir de ahí hablaremos", dijo. También confirmó que, ante la falta de acuerdo en el seno del Govern, queda pospuesta la ampliación del aeropuerto de El Prat.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento