Barcelona da un paso más para consolidar las terrazas en calzada ganadas durante la pandemia

  • El Ayuntamiento asegura que comenzará a retirar los polémicos bloques de hormigón.
  • La modificación inicial de la ordenanza se ha hecho de forma consensuada con el sector de la restauración.
  • La aprobación definitiva se encarará en el pleno de final de año para que la normativa entre en vigor el 1 de enero de 2022.
Uno de los prototipos que el Ayuntamiento ha instalado en las terrazas de la calzada para sustituir a los bloques de hormigón.
Uno de los prototipos que el Ayuntamiento ha instalado en las terrazas de la calzada para sustituir a los bloques de hormigón.
AJUNTAMENT DE BARCELONA

El Ayuntamiento de Barcelona ha dado un paso más para consolidar las terrazas en calzada ganadas durante la pandemia. Este martes, la Comisión de Urbanismo ha aprobado una modificación inicial de la ordenanza de terrazas para dar amparo legal a las que se colocaron en la calzada como medida extraordinaria por la crisis sanitaria.

El consistorio permitió la instalación y la ampliación de terrazas, muchas de ellas en la calzada, en mayo de 2020, con el objetivo de dar apoyo a la restauración tras meses de cierre por la pandemia y hacerlo de forma compatible tanto con el cumplimiento de las medidas sanitarias como con el mantenimiento de un espacio público accesible. 

Desde entonces, se han concedido 3.668 licencias para nuevas terrazas, que, según un estudio de la Universitat de Barcelona, han permitido mantener, al menos, 1.875 puestos de trabajo. Además, del total de permisos, 1.588 se han dado en espacios como cordones de aparcamiento, carriles de circulación y chaflanes. El consistorio prevé que estas últimas puedan ser definitivas y que las que se colocaron en la acera puedan mantenerse si cumplen con la ordenanza.

"Las terrazas excepcionales han sido imprescindibles para salvar miles de negocios y miles de puestos de trabajo y lo están siendo para mantener uno de los sectores más castigados por la pandemia", ha señalado el director del Gremi de Restauració de Barcelona, Roger Pallarols, en declaraciones a este medio.

Pallarols ha valorado "muy positivamente" esta aprobación inicial, que se ha hecho de forma consensuada con el Gremi, porque, asegura, "da un horizonte a los trabajadores al permitirles continuar utilizando las sillas y mesas ganadas de forma excepcional en la calzada y también en la acera si cumplen con la ordenanza, que nosotros prevemos que será así en la mayoría de los casos".

Fin de los bloques de hormigón

La tenienta de alcaldía de Urbanismo, Janet Sanz, ha sostenido este martes durante la comisión que "las terrazas en calzada han venido para quedarse", pero que deben hacerlo "de forma ordenada, priorizando que el espacio ganado sea de calidad" y velando por que estas ampliaciones "respeten las distancias, la accesibilidad, los espacios de paso y todo lo que garantice un buen encaje con su entorno".

También ha asegurado que esta modificación permitirá comenzar a retirar los polémicos bloques de hormigón colocados para ampliar tanto terrazas como el espacio destinado a los peatones. "Para nosotros es una prioridad. No nos gustan. Están porque eran la medida más rápida y segura que consideraron los técnicos del Ayuntamiento para activar esta actuación de apoyo a la restauración, pero en 2022 queremos dejar de verlos", ha señalado.

En cuanto a los requisitos para las terrazas en calzada, será obligatorio el uso de plataformas y de muebles homologados. Estos espacios deberán, además, situarse junto a la acera, en cordones de aparcamiento o carriles de circulación, siempre que no afecten a un carril bici o de transporte público y no impidan el paso de servicios, el uso de servicios públicos, la visibilidad de las señales de tráfico y el acceso a parkings y otros equipamientos. 

El Ayuntamiento ya diseñó, junto a cuatro empresas del sector, unos prototipos de plataformas de ampliación de acera donde se coloca el mobiliario de las terrazas y, durante el verano, se instalaron varios en los barrios del Eixample, de Ciutat Vella y de Nou Barris. Como resultado, tras testear estos prototipos para validar su funcionamiento, se han homologado siete modelos.

Abstención de ERC y JxCat

La modificación inicial de la ordenanza se ha aprobado este martes con los votos a favor del gobierno municipal, Cs, PP, Barcelona pel Canvi y la concejal no adscrita Marilén Barceló y con las abstenciones de ERC y JxCat.

En general, los partidos que han votado a favor han compartido sus dudas y preocupaciones respecto a la ordenanza y han anunciado su intención de hacer alegaciones para "mejorarla", pero el sentido de su voto ha venido marcado, según han expuesto, por la urgencia del sector de la restauración y también por la retirada de los bloques de hormigón. 

JxCat ha insistido en la necesidad de evitar que "se cronifiquen" algunos problemas como "las terrazas fantasma" o los problemas de descanso de los vecinos en algunas zonas determinadas. Por este motivo, el grupo municipal se ha abstenido en la votación inicial "con el compromiso de presentar alegaciones para mejorar la ordenanza y que finalmente salga adelante".

Desde ERC, que también se han abstenido, han señalado que "la privatización del espacio público debe tener límites" y que "las terrazas en la calzada deben compensarse con acera". Además, han reclamado un informe de salud pública para determinar si es saludable que los clientes estén sentados cerca del tráfico y han criticado que no haya habido "un proceso participativo" para que "las plataformas vecinales puedan hablar de la ordenanza", algo que sí podrán hacer a partir de esta aprobación inicial.

Ahora, esta modificación entra en periodo de exposición al público y, durante un mes, la ciudadanía y las entidades podrán hacer alegaciones. La aprobación definitiva se encarará en el pleno de final de año para que la normativa entre en vigor el 1 de enero de 2022.

Respecto a la posición de ERC, Pallarols cree que los republicanos "no darán la espalda a los restauradores porque hasta ahora su actividad, como la del resto, ha sido de dar apoyo al sector de la restauración, que está pasando por una situación muy complicada y necesita el máximo apoyo de sus servidores públicos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento