Cómo tratar los diferentes tipos de manchas en la piel y encontrar la mejor forma de prevenirlas

El verano es el momento más crítico para las manchas solares.
El verano es el momento más crítico para las manchas solares.
UNSPLASH

Las manchas en la piel son unos de los problemas que más preocupan a los consumidores de cosmética. Una mala protección solar puede ocasionar grandes daños a nivel celular, envejecer considerablemente el cutis y, también, ocasionar la aparición indeseada de estas manchas. 

Es por estos motivos que el verano es un momento crucial para cuidar de nuestra piel con más mimo y esmero que en las demás estaciones, ya que es cuando más exposición solar tenemos.

Los consumidores buscan soluciones para tratar las manchas que ya tienen, pero al no saber de qué tipo son, no saben cómo tratarlas de manera correcta para que desaparezcan. Según los expertos de Facialderm, podemos diferenciar dos tipos distintos de las manchas más habituales: los léntigos y los melasmas.

Los léntigos son esas pequeñas manchitas, de bordes bien definidos, que comienzan como si fueran pecas que luego se acaban convirtiendo en manchas más grandes. Estas parecen en zonas en las que más nos da el sol a lo largo de la vida, como cara, escote y manos. A veces incluso en la espalda y extremidades si hemos recibido mucho sol. Este tipo de manchas pueden aparecer en cualquier momento y, aunque son más visibles en edad adulta, son consecuencia del sol recibido desde que nacemos.

Por otra parte, los melasmas son manchas oscuras que están peor definidas y son más difusas y suelen aparecer con mayor frecuencia en mujeres en edad fértil, siendo más frecuentes cuanto más oscura sea la piel. Las zonas más típicas donde salen son mejillas, frente y labio superior, pero pueden salir por toda la cara

En cuanto al melasma, su causa es desconocida, pero está claro que también necesita sol para su aparición. Se cree que hay cierta predisposición genética y hay factores que la agravan como anticonceptivos, tratamientos hormonales o embarazo (de ahí que suela darse más en mujeres en edad fértil), pero en muchos de los casos aparece porque sí, sin más causa que la exposición solar. En estudios recientes, se ha descubierto que el melasma empeora con la radiación de la luz azul a la que estamos expuestos gran parte de nuestro día.

Cómo tratar las distintas manchas en la piel

Para tratar los léntigos, una de las herramientas fundamentales es el láser (IPL o luz pulsada intensa), ya que detecta el color marrón y la mancha capta la luz, por lo que se acaba quemando. Este método es más efectivo y menos perjudicial en las pieles claras debido a que solo se enfoca en la mancha y no daña la piel sana. Es importante destacar que no puede darle el sol a la piel en el mes previo ni en el mes posterior al tratamiento.

Sin embargo, el proceso no es tan sencillo con los melasmas, ya que como suelen estar causados por factores hormonales, pueden volver a aparecer después del tratamiento. Según la Clínica Mayo, el láser fraccionado y no ablativo para el tratamiento del melasma ha dado buenos resultados. Este procedimiento con láser repara la piel y elimina el pigmento a través de columnas de calor, pero deja intacta la piel alrededor de dichas columnas. Aunque si en algo coinciden todos los expertos es que el tratamiento tópico es lo mejor en estos casos.

Evitar la exposición al sol y proteger la piel contra él es absolutamente fundamental para evitar el desarrollo del melasma y también podemos complementar esta protección con distintos sérums y cremas.

Activos como la niacinamida o la vitamina C son muy beneficiosos para este problema, al igual que los retinoides o ácidos como el glicólico o la gluconolactona, por lo que deberíamos buscar cosméticos con alguno de estos ingredientes en su formulación.

Entre ellos podemos encontrar el sérum Antimanchas y Antiestrés de Facialderm (32,90 €), que aclara, corrige y previene la aparición de manchas, unificando el tono y reduciendo a su vez los signos del estrés. Este sérum reduce un 45% la melanina. Su extracto vegetal despigmentante de doble acción actúa inhibiendo la enzima que cataliza la formación de la melanina, ejerciendo una acción eficaz y segura antimanchas. Además, la niacinamida atenúa las manchas ya existentes y la vitamina C ayuda a prevenir la aparición de otras nuevas.

Otro cosmético que también protege contra las manchas y la luz azul es el sérum Blue Balance de Segle (49,90 €). Está formulado con ácido hialurónico, niacinamida, glucosamina, extracto de alga spirulina, gluconolactona, probióticos y prebióticos. Todos estos ingredientes juntos prometen una piel protegida contra la luz azul a la vez que ayuda a tratar las manchas y previenen su aparición, dejando una piel más hidratada, suave y resistente, con menos rojeces y reacciones inflamatorias, poros reducidos y equilibrada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento