Retinol y verano: ¿debemos guardarlo en nuestro tocador durante los meses con mayor exposición solar?

Las pieles sensibles se muestran reticentes a usar este activo en verano.
Las pieles sensibles se muestran reticentes a usar este activo en verano.
PEXELS

El retinol es uno de los activos más amados para el cuidado de la piel gracias a su poder antiedad, su ayuda a revertir el fotoenvejecimiento y por regular la producción de sebo, además de prevenir la hiperpigmentación, ayudar a eliminar las manchas o mejorar la textura de la piel, entre otros beneficios. Por estos motivos, es habitual verlo en rutinas de todas las edades.

Sin embargo, no todo son virtudes, ya que el retinol o vitamina A puede irritar la piel al principio de usarlo, sobre todo en aquellas personas que son sensibles. Este problema puede verse agravado en verano, ya que es una estación en la que nuestra piel se irrita con mayor facilidad.

Otro de sus inconvenientes es que se trata de una vitamina fotosensible, por lo que se degrada con la exposición al sol. Juntando estos dos factores es posible que la radiación solar pueda provocar daño en una piel que ya está irritada y que no absorba los beneficios del retinol.

Aunque se nos plantee un escenario complicado de cara al verano junto a la vitamina A, no hay por qué renunciar a ella si replanteamos nuestra rutina de cuidado facial y elegimos los productos adecuados.

El retinol, mejor por la noche

El verano no es la mejor estación para introducir este activo en nuestras vidas, pero si ya hemos acostumbrado a la piel, dejar de utilizarlo en esta época es una pérdida de tiempo, ya que cuando queramos volver a utilizarlo tendremos que volver a pasar por la fase de adaptación. 

Así que, para poder seguir disfrutando de la vitamina A, lo mejor es aplicarla por la noche y al día siguiente limpiar bien nuestro rostro y aplicar una crema con un factor de protección solar alto. De esta manera, el retinol no se expone directamente al sol, la piel absorbe sus beneficios y prevenimos el daño celular. 

Utilizar los productos con menor posibilidad de reacción

Cada vez son más las marcas que se aventuran a formular cosméticos con retinol para las pieles sensibles, pero que contenga todas las virtudes de la vitamina A.

Entre ellos se encuentra el famoso retinol de Sarah Becquer. Para aprovechar al máximo las bondades de este poderoso activo antiedad y evitar efectos indeseados, Sarah Becquer utiliza en su fórmula un derivado de retinol soluble en aceite que produce la misma respuesta celular que el retinol en concentración de 0,5%, pero sin sufrir irritación cutánea y/o sensibilidad. Esto lo convierte en el retinoide ideal para todo tipo de pieles, en especial para las más sensibles, que tras su habituación (retinización), podrían llegar a utilizarlo todas las noches. 

Aceite 'Retinoil' de Sarah Becquer.
Aceite 'Retinoil' de Sarah Becquer.
SARAH BECQUER

“Además del poder renovador del retinol, es posible que su uso continuado genere cierta sequedad, ya que trabaja reconstruyendo la piel, lo que implica una leve ‘destrucción’ de lo existente”, explican desde la firma.

En este sentido, en la fórmula de Retinoil (105 €), se incluyen ceramidas naturales provenientes del aceite de jojoba, así como un complejo de ceramidas como el colesterol o los glucoesfingolípidos, encaminados a aportar hidratación a la piel, favoreciendo la relipidización de la misma y, por tanto, evitando la irritación cutánea producida por el retinol. 

De esta manera, la apuesta más segura para el verano es combinar nuestro retinol favorito con un buen hidratante por las noches para conseguir una piel radiante y cuidada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento