Regresa con su familia una de las 276 niñas nigerianas secuestradas por Boko Haram hace siete años

  • De ellas, 112 aún continúan desaparecidas.
Niñas secuestradas por Boko Haram.
Niñas secuestradas por Boko Haram.
ATLAS
Niñas secuestradas por Boko Haram.
Atlas

Esta no es una escena habitual. Las esposas de Boko Haram, como ella, rara vez vuelven con sus familias, porque están marcadas por el estigma y al regresar sienten el rechazo por parte de sus vecinos.

Esta mujer fue secuestrada cuando era una niña hace siete años junto a otras 276 compañeras de colegio. Hoy, junto a los dos hijos que tuvo durante su cautiverio, se ha reunido con su madre tras ser liberada por el Ejército nigeriano.

Hay miles de niñas como ella, secuestradas en los campamentos de los yihadistas. Niñas violadas cada día, durante meses porque los secuestros masivos en el norte de Nigeria nunca han cesado.

El último rapto ocurrió el mes pasado cuando cerca de mil estudiantes fueron secuestrados de un internado en el estado de Kaduna. Este fue el décimo secuestro masivo desde diciembre de 2020.

La única respuesta de las autoridades para frenar estos ataques es cerrar las escuelas, unas 600 solo en el norte de Nigeria. Una situación que propicia el matrimonio infantil y el embarazo de niñas y adolescentes en un país donde el aborto es ilegal salvo, cuando corre peligro la vida de la madre.

Las esposas de Boko Haram, como ella, son víctimas por parte doble, porque cuando consiguen escapar del infierno y piensan que pueden volver a un lugar seguro, se encuentran con que en sus comunidades las rechazan, las insultan o incluso las expulsan. 

A día de hoy, nadie ha sido detenido o condenado por el secuestro de aquellas 276 niñas hace más de siete años: 112 de ellas aún están desaparecidas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento