Ana Obregón reacciona, entre lágrimas, a la última fotografía de Alessandro Lequio con su hijo: "La sonrisa más bonita"

Ana Obregón y su hijo Álex Lequio en una imagen de archivo.
Ana Obregón y su hijo Álex Lequio en una imagen de archivo.
GTRES

Más de un año después del fallecimiento de Álex Lequio, sus padres, Ana Obregón y Alessandro Lequio, le sigue rindiendo homenaje a base de sentidas publicaciones en Instagram, plataforma en la que suelen compartir vídeos, imágenes y textos acompañados de la etiqueta "#AlessForever" ("siempre, Álex). 

El último en hacerlo ha sido el tertuliano, que ha publicado este lunes una instantánea nunca antes vista junto al joven. En concreto, se trata de una imagen donde padre e hijo aparecen posando abrigados y sonrientes, lo que ha removido profundamente a la presentadora.

Obregón ha respondido al post con un cariñoso comentario. "La sonrisa más bonita del mundo", ha escrito, acompañado el mensaje con una serie de emojis llorando. Casi 200 personas se han sumado a su dolor dándole al botón de 'me gusta', así como dejándole mensajes como "Quien conoce desgraciadamente tu mismo dolor es quien te entiende", "ánimo" o "la sonrisa más linda".

La bióloga anunció la pasada semana que se encontraba de vacaciones en Roma, ciudad que tiene un gran significado para ella. Lo hizo junto a su amiga Susana Uribarri. "Ella ha conseguido sacarme de casa después de 15 meses de mi retiro en los que he vivido mi duelo entre cuatro paredes sin querer (ni poder ) ver el mundo sin mi hijo", lamentó.

Obregón viajó hasta la capital italiana no solo para despejarse, sino también para cumplir una promesa: "Me ha cogido de la mano y me ha traído a Roma , un viaje que teníamos pendiente para cuando Aless se curara". Así, la pasada noche quiso recordarlo desde la Fontana de Trevi: "Dice la leyenda que si lanzas una moneda regresas a Roma y puedes pedir un deseo. Aunque sé que mi deseo no se cumplirá nunca, tiré la moneda , cerré los ojos y sentí su alma abrazándome el corazón".

La presentadora también anunció el pasado mes de julio que estaba trabajando en la continuación de un libro que su hijo había dejado a medias. "Cuando le diagnosticaron el cáncer, empezó a escribir un libro. Era un no parar: le daban quimioterapia y protonterapia al tiempo y encima, para estar bien, escribía y trabajaba", explicó a la revista ¡Hola!

En sus palabras, la novela trata de "un chico al que le diagnostican cáncer y se reúne con cuatro vocecitas en su cabeza: uno es el más bueno, otro el más razonable, y discute temas del día a día como la amistad, el amor, la familia, la constancia, el odio, etcétera". "Cuando pasó todo yo me acordé de su libro, pero lo tenía en su ordenador y he tardado seis meses en dar con la contraseña. Solo le dio tiempo a escribir tres capítulos, pero mi idea es integrar su libro en algo que pudiera escribir yo", desveló.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento