Díaz Ayuso inaugura hoy la estación de Gran Vía tras casi 3 años de obras

  • La céntrica estación reabre al público este viernes convertida en la más moderna de la red del suburbano madrileño. 
La estación de Metro de Gran Vía abrirá el 16 de julio tras más de mil días cerrada
La estación de Metro de Gran Vía abrirá el 16 de julio.
20M EP
La estación de Metro de Gran Vía abrirá el 16 de julio tras más de mil días cerrada

La estación de Gran Vía vuelve a la vida este 16 de julio. Tras casi tres años y medio de obras, dos años más de lo previsto inicialmente, esta céntrica parada del Metro de Madrid estrena unas obras de remodelación y modernización que la van a convertir en la más moderna del suburbano madrileño. 

A las 13.00 horas, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, inaugurará la estación, que este viernes estará lista para volver a recibir a los miles de viajeros que diario pasaban por sus pasillos y andenes, de las líneas L1 y L5.

La Gran Vía que verán los madrileños desde esta semana será muy diferente a la que recuerdan, porque se han dispuesto muchos elementos que nunca antes se habían visto en el suburbano madrileño, tanto en la superficie como en el subsuelo.  Es el resultado de una inversión total cercana a los 11 millones de euros. 

Las novedades se dan ya en el vestíbulo principal, que gana un espacio considerable: pasará de 900 metros cuadrados a 2.000. Además, tendrá una pantalla de 35 metros cuadrados que está llamada a ser uno de los elementos principales de este espacio de entrada y servirá como soporte informativo y publicitario.

La accesibilidad es otro aspecto que se ha tenido en cuenta a la hora de mejorar la estación. Se han instalado cuatro ascensores y elementos que ayudan a la orientación a personas con discapacidad visual, haciendo de la nueva Gran Vía un punto de la red de metro totalmente inclusivo. 

También habrá tornos nuevos, que nada tienen que ver con los que llevan décadas instalados en metro. De color azul y aspecto más moderno, llevan incorporado el logotipo de metro, tienen hojas laterales en vez de barras. Además, serán interactivos: llevan altavoces incorporados para comunicar incidencias al viajero. Las máquinas expendedoras son otro de los elementos nuevos.

La tecnología está presente en cada rincón de la estación, de ahí que desde el Gobierno autonómico se hable ya del inicio del metro del futuro o del Metro 4.0, porque todos los sistemas que se estrenarán en Gran Vía se irán extendiendo después al resto de la red. 

La modernidad en ningún caso está reñida con el patrimonio histórico y la tradición y eso se demuestra en esta intervención, que tanto en superficie como en el subsuelo ha recuperado varios elementos históricos. El más aparente está en la confluencia de las calles de Montera y Gran Vía. 

Se trata de la réplica del templete que diseñó el arquitecto Antonio Palacios para la primera estación, allá por 1920. Se ha instalado junto a la red de San Luis, en el lugar en el que estuvo originalmente hasta que fue desmontado en 1970, y está llamado a ser uno de los nuevos iconos de la zona centro de la capital.

También se ha recuperado un mural cerámico de Miguel Durán-Lóriga que lleva medio siglo oculto, en este caso en el subsuelo. Además, se ha instalado una zona en la que los madrileños podrán ver algunos de los elementos arqueológicos y patrimoniales que han aparecido durante los casi tres años de trabajo. Precisamente, la aparición de restos ha sido una de las principales razones por las que la intervención en la estación de Gran Vía se ha alargado más de lo previsto. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento