La madera como lienzo del frikismo: Vickyart y sus sorprendentes tallas de series, películas y videojuegos

Victoria Corral, más conocida como Vickyart en redes, junto a su talla de 'One Piece'.
Victoria Corral, más conocida como Vickyart en redes, junto a su talla de 'One Piece'.
VICKYART
Vickyart, artista que hace tallas frikis en madera.
Externos

Como profesión, enamorada del arte, y como materiales para su desarrollo, la madera. Así se describe Victoria Corral, más conocida como Vickyart, una tallista de Madrid, pero afincada en Ibiza, cuyas obras no dejan de llamar la atención en las redes sociales.

Star Wars, Juego de tronos, The Legend of Zelda, Skyrim, World of Warcraft, Jumanji o One Piece son solo algunas de las series, películas y videojuegos en los que se centran sus tallas, obras que se han vuelto reconocidas después de que algunas compañías de renombre como Blizzard o Bethesda las hayan compartido en sus redes sociales.

"Creo que en España, vivir del arte es malvivir", declara a 20minutos la artista, quien, a pesar de la viralidad de algunas de sus publicaciones, no puede dedicarse solo a su labor de ebanista. Por ello, ha tenido diferentes trabajos, tanto dentro como fuera del mundo de la madera, desde dependienta en una tienda de videojuegos hasta restauradora de muebles del siglo XVIII durante dos años en el Palacio Real de Madrid, pasando por otros proyectos puntuales como restauradora de barcos o casas.

Pero, en 2016, esta joven de 29 años, que estudió Ilustración Editorial y Diseño Gráfico, dio el paso y unió su vida de gamer con sus conocimientos y empezó a hacer tallas frikis para venderlas en el Expomanga de Madrid.

"Estando allí me di cuenta de que a la gente le encantaban y valoraban la calidad", argumenta Vickyart, quien asegura que se centra en este tipo de temáticas porque llaman más la atención. "Opté por estas temáticas porque llaman la atención, y porque me gustan, pero si hiciera mis diseños nadie me conocería. Aunque aún tengo la espinita clavada de hacer algo de Final Fantasy, que nadie me lo ha pedido y es el juego de mi vida".

Vickyart asegura que, aunque muchas veces le abruman las peticiones que le llegan, no dispone de recursos suficientes como para dar abasto y la forma en la que "malvende sus obras" no le permite vivir de ello. Para poder sacar adelante algunas de sus tallas, hace "malabarismos con el material" y compra trozos sobrantes de madera para hacer la obra "de la forma más sostenible posible sin que pierda calidad", teniendo en cuenta también el presupuesto de los clientes.

"Por ejemplo, el casco de Star Wars lo hice con pedazos de un tipo de madera muy buena y muy cara llamada iroko. De normal, habría necesitado dos tablones de un metro por 60 centímetros que en total pueden costar unos 200 euros". En concreto, el casco lo vendió por 550 euros, casi sin cobrar las 55 horas de mano de obra que empleó.

Por la dureza del material, esta es una talla de las que más tardó en hacer, pero en otras de sus obras ha llegado a trabajar más de 20 horas, como en una de sus primeras obras, la máscara Aku Aku de Crash Bandicoot (250 euros) o una talla de One Piece (350 euros). "Puedo tardar más o menos, dependiendo del tipo de madera, influyen muchas variables", explica.

De momento, la artista intenta satisfacer sus pedidos pendientes y está abierta a nuevos encargos que le permitan vivir de ello y saber cuánta gente hay interesada en estas tallas para saber si merece la pena invertir más. De hecho, ese es su sueño y, aunque es consciente de la "inestabilidad del arte", quiere seguir con sus obras a la par que le gustaría recorrer el mundo con su furgoneta, que a su vez es su taller, haciendo viajes y contando curiosidades sobre la madera, una suerte de "Maderera por el mundo".

Vickyart con su talla de 'Jumanji' junto a su furgoneta-taller.
Vickyart con su talla de 'Jumanji' junto a su furgoneta-taller.
VICKYART
Mostrar comentarios

Códigos Descuento