José Miguel Pino y el arte de hacer forja artística con el mundo animal: "Es muy rico en formas, colores y movimientos"

  • "Quiero que el ojo del espectador rellene los huecos, que su mente dibuje el resto", explica el escultor a 20minutos sobre su estilo realista y sintético.
  • Tras analizar el animal, el granadino realiza "modelos en cera, alambre o arcilla" o crea "moldes para sacar la figura en bronce", procesos previos al forjado en acero o bronce.
El escultor granadino José Miguel Pino junto a su galardonada obra 'Chrysaetos'.
El escultor granadino José Miguel Pino junto a su galardonada obra 'Chrysaetos'.
JOSÉ MIGUEL PINO

Tras interesarse por la biología, José Miguel Pino probó la informática, pero pronto se dio cuenta de que lo suyo era la escultura. Este granadino Licenciado en Bellas Artes lleva desde 2011 dedicándose a la forja artística de animales, pero el confinamiento le ha permitido potenciar sus redes sociales y ganar notoriedad nacional e internacional. Por ello, desde este verano, está centrado de lleno en su pasión y, ahora también, su profesión.

"Siempre me han interesado los animales, estaba en un grupo de observación de las aves", cuenta el artista a 20minutos. Y es que, aunque ha realizado figuras humanasse siente más a gusto con la fauna "porque es rica en formas, colores y comportamientos" y le resulta más atractivo.

El objetivo de sus obras es acercar la belleza del mundo animal a los espectadores y esculpir su fuerza y energía para representar los valores que transmiten. "Con cada escultura aprendo muchísimo sobre la fisiología del animal ya que estudio en profundidad sus proporciones y anatomía a nivel óseo y muscular", apunta José Miguel Pino.

La forja artística

En la escultura se suelen elegir materiales como madera o mármol, pero él acostumbra a usar más bronce o acero porque son más apropiados para obras "que van a estar a la intemperie". El granadino cuenta a 20minutos que "el hierro no está tan apreciado, aunque se pueden hacer grandes cosas porque es un material muy flexible y dúctil".

Tras observar y analizar con detenimiento la fauna salvaje, realiza "modelos en cera, alambre o arcilla" o "moldes para sacar la figura en bronce" y poder trabajar a partir de ahí. "Es un proceso bastante costoso y lento, pues hay que hacer un estudio del animal, la anatomía, la pose y conseguir que el hierro o el bronce que uso aguante esa postura", detalla el artista.

Con estos materiales y tras su análisis del animal, José Miguel Pino representa la idea que tiene en mente forjado el acero o el bronce y plasmando su estilo realista pero a la vez sintético: "Quiero que el ojo del que mira rellene los huecos, que su mente dibuje el resto".

Ejemplo de ello son obras como Ukok, un ciervo de 2,10 metros de alto en acero situado en un jardín; Hormiga, una representación de 95 centímetros de largo del insecto realizada con acero; Escala, un conjunto de tres panteras en cera y bronce que representan la subida del animal a un tronco; Dardo, un caballo de acero de 2,63 metros de largo y 2,30 de alto; o Chrysaetos, un águila de acero sobre una roca que mide 1 metro de alto y con la que ganó en 2012 el primer premio de la Fundación Robles Pozo.

Las redes sociales como método de difusión

José Miguel Pino lleva menos de un año promocionándose por las redes sociales, pero la pandemia le ha permitido realizar más esculturas y dedicarle más tiempo a Instagram, lo cual ha hecho que aumente el interés por sus obras hasta llegar a público internacional.

"Estados Unidos, Sudamérica y el norte de Europa son los países de los que más mensajes he recibido", señala, pero parece que también podría ser profeta en su tierra si un proyecto que tiene entre manos con el Ayuntamiento de Burgos sale adelante.

"Ahora mismo también estoy haciendo una escultura para urbanismo en Costa de Marfil con un arquitecto encargado de la construcción de unas calles, pero los clientes que más tengo son privados: les gusta la obra y la quieren en su casa", explica el escultor granadino.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento