Sin rencor a Cupido: la nueva vida de Sara Carbonero

Sara Carbonero encuentra de nuevo el amor (1)
Sara Carbonero encuentra de nuevo el amor (1)
Wochit
Sara Carbonero.
Europa Press

Sara Carbonero vuelve a sonreír gracias a su relación con el cantante Kiki Morente del que, aseguran, está completamente enamorada. Aunque desde su entorno juegan a la ambigüedad con el que podría ser el romance del verano –tal vez porque tan solo llevarían algo más de dos meses-, todo hace sospechar que la periodista ha encontrado en el hermano de Estrella Morente refugio e ilusión.

Kiki juega en terreno amigo, pues cuenta con el beneplácito y la simpatía de las amigas de Sara con las que, tal y como ha podido saber 20minutos, ha compartido tertulia y música en más de una ocasión. Un renacer emocional que llega cuatro meses después de anunciar su separación de Íker Casillas y cinco desde que tuvo que ingresar en el hospital tras una recaída en su lucha contra el cáncer.

Poco dada a abordar asuntos de su vida más íntima, al cierre de esta edición, Carbonero no confirmaba ni desmentía su nueva ilusión. Silencio ante los mensajes y las llamadas de quienes querían obtener más información sobre su nueva situación sentimental.

Poco enamoradiza, antes de Kiki no se le ha conocido otro 'roneo' más allá de su contacto furtivo, más telefónico que presencial, con el también cantante Pablo López. Aunque el malagueño dijo que apenas la conocía, lo cierto es que fue roca, peñón o consejero cuando la marea del desamor creció de forma desmedida.

Madre de dos hijos, Martín y Lucas, Sara afronta una etapa de serenidad y bonanza en todos los aspectos de su vida. Rodeada de grandes amistades, es habitual verla en fiestas y reuniones en las que se relaciona con artistas como Camilo o Antonio Carmona.

Aunque la empresa de moda que creó junto a su compañera y amiga Isabel Jiménez no funciona como se esperaba, acumula grandes éxitos gracias a su sección musical en Radio Marca. Fue justo ahí donde mantuvo un idilio nunca confirmado con Matías Prats Jr cuando ambos eran becarios de la emisora. Ironías del destino, el joven Prats ejerce ahora como uno de los responsables con mayor proyección de los deportes de Telecinco, puesto que defendió Sara hasta que decidió empezar una nueva vida en Oporto, ciudad de la que sigue totalmente embelesada.

A pesar de que sus últimos proyectos en el grupo fueron grandes fracasos en audiencias, en Mediaset la recuerdan con cariño. Destacan de ella su capacidad para el trabajo, la inagotable fortaleza y la simpatía para con todos los compañeros.

Nadie puede olvidar, además, aquel momento televisivo que regaló a los espectadores mientras cubría los partidos de la selección española en el Mundial de Sudáfrica. En contra de lo sucedido recientemente con la Eurocopa, España sí ganó la competición y, para celebrarlo, Íker besó apasionadamente a una Sara que, tan feliz como descolocada, continuó como pudo con su retransmisión en directo. Un beso que la propia Carbonero llegó a catalogar como el más importante y cinematográfico de su vida. Aquel instante sirvió como confirmación y prueba de fuego a una relación que soportó problemas, conflictos e incluso algún chantaje nunca explicado.

Íker y Sara hicieron piña en los momentos más cruciales. Superaron baches, enfermedades y engaños. Sin embargo, aunque lo intentaron hasta el final, no encontraron el equilibrio para continuar con el matrimonio. Divorciados oficialmente desde el pasado mes de abril, sus últimos meses de convivencia fueron más que complicados, pues decidieron vivir separados en una misma casa y evitando tener demasiado contacto. Un final que, como todo final, fue también principio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento