Los vecinos estallan contra el ruido y los botellones en las playas de Barcelona

  • Los vecinos de Barceloneta y Casc Antic se manifestarán este miércoles para reclamar su "derecho al descanso".
Un grupo de personas que hacía botellón en la playa de la Barceloneta se levata ante la presencia de agentes de la Guardia Urbana, en una imagen del 29 de julio de 2020.
Un grupo de personas haciendo botellón en la playa de la Barceloneta.
ACN

Desde que se levantó el toque de queda, las imágenes de personas bebiendo en las calles de Barcelona se han repetido semana tras semana. Pese a que Mossos d’Esquadra y Guardia Urbana han desplegado un dispositivo especial para ahuyentar a la multitud y minimizar las molestias de los vecinos no es suficiente. Por ello, los vecinos de la Barceloneta y del Casc Antic quieren demostrar su hartazgo ante la situación de ruido y suciedad que, aseguran, soportan cada noche. Explican que desde que se levantó el toque de queda, las playas se llenan de gente y que al levantarse se encuentran con botellas, vasos, basura y también orina y también excrementos. 

Para denunciar esta situación, que consideran "insoportable", las asociaciones de vecinos de la Barceloneta y del Casc Antic se manifestarán este miércoles a las 18.30 de la tarde bajo el lema de Tenemos derecho al descanso, para reclamar que se acabe con el ruido y el incivismo en el barrio.

En las últimas semanas, las entidades convocantes se han mostrado críticas con el gobierno municipal de los comunes y el PSC porque consideran que no hacen lo bastante para garantizar el descanso del vecindario a la vez que se relajan las medidas sanitarias contra la Covid. Estas entidades por ejemplo, se mostraron en contra que el consistorio abriera las playas para celebrar la verbena de Sant Joan.

El Ayuntamiento por su parte anunció el pasado 25 de junio que la Guardia Urbana de Barcelona desplegará este verano un dispositivo coordinado con los Mossos d’Esquadra para evitar los robos y las aglomeraciones que provoquen molestias a los vecinos, como los botellones. Según el consistorio, el cuerpo de policía trabajará para evitar y controlar los comportamientos "que generen molestias a terceras personas", mediante el control del uso del espacio público y la denuncia de infracciones como el consumo de alcohol y drogas. 

Además de en las calles, la Urbana también trabajará para reducir la contaminación acústica derivada del ruido generado en locales –prestando especial atención a los horarios de cierre, al control de las terrazas y a los aforos– y en viviendas, especialmente las de uso turístico.

La apertura del ocio nocturno les ha dado un respiro

La reapertura del ocio nocturno ha reducido la presencia de grupos haciendo botellones en la Barceloneta con relación a los días anteriores. Los vecinos del barrio explican que la noche de sábado notaron menos ruido y que también se han reducido los actos incívicos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento