> Un Colón abarrotado clama "basta ya" contra los indultos a los líderes del procés

Un Colón abarrotado clama "basta ya" contra los indultos a los líderes del procés

Miles de personas ataviadas con banderas de España rechazan los indultos a los presos del 'procés' en la Plaza de Colón este domingo.
Miles de personas ataviadas con banderas de España rechazan los indultos a los presos del 'procés' en la Plaza de Colón este domingo.
EFE
No hubo ni foto, ni saludo, ni acercamiento físico entre PP, Ciudadanos y Vox, los tres unidos por un motivo, el no a los indultos. El aforo limitado se cumplió sin excepciones. Los populares no hicieron ni el amago para acceder a la plaza, antes el PP habló desde su sede, Casado interrumpido por espontáneos abucheos, nada que ver con una aclamada Ayuso que se daba así un buen baño de masas en los alrededores de Colón. A la plaza sí accedió Vox y lo intentó Ciudadanos. Aforo completo, distancia de seguridad marcada y con creces, por parte de los partidos.

Decenas de miles de personas se han congregado este domingo en la madrileña Plaza de Colón para mostrar su rechazo a que el Gobierno de la Nación conceda los indultos a los políticos catalanes condenados por el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017. Entre gritos de "basta ya" y "Pedro Sánchez dimisión", los organizadores de la protesta han advertido que volverán a salir a manifestarse si el Gobierno aprueba los indultos.

La convocatoria de la plataforma Unión 78, en la que participan entre otras personas el filósofo Fernando Savater o las políticas Rosa Díez y María San Gil, ha sido todo un éxito de asistencia: más de media hora antes del inicio previsto (12.00), los organizadores ya comunicaban a todas las personas que se acercaban hasta la plaza que el aforo estaba completo. La Policía Municipal ha cortado las calles aledañas, como Serrano y Goya, donde se han ido concentrando personas de todas las edades, familias enteras, parejas o jóvenes, la inmensa mayoría de ellas tocadas con banderas de España.

Aunque la concentración partía de la sociedad civil, ha contado con la presencia de numerosos políticos. Entre los que han destacado los presidentes del PP, Vox y Ciudadanos, Pablo Casado, Santiago Abascal e Inés Arrimadas, respectivamente. También ha asistido la presidenta en funciones de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. "¿Qué va a hacer el Rey de España a partir de ahora? ¿Va a firmar esos indultos? ¿Le van a hacer cómplice de eso?", se ha preguntado la líder madrileña.

A pesar de la nutrida presencia de dirigentes de PP, Vox y Cs, no hay ni una sola fotografía en la que aparezcan juntos, como sí sucedió en la otra gran manifestación que se celebró en el mismo lugar contra el Gobierno, en febrero de 2019, y que dio lugar a la llamada 'foto de Colón'. Este domingo, los tres partidos se han cuidado mucho de coincidir.

Esta vez, se ha evitado esa foto a toda costa: los políticos que han asistido no han seguido el acto desde el escenario, sino a pie de calle mezclados con el resto de manifestantes.

El éxito de la convocatoria es difícil de cuantificar, porque como suele ser habitual en estas concentraciones tan multitudinarias, se dan cifras que difieren: mientras la Policía Nacional, que depende de la Delegación del Gobierno (PSOE) habla de 25.000 asistentes, la Policía Municipal, que depende del Ayuntamiento de Madrid (PP-Cs) eleva el número de manifestantes hasta los 126.000.

Dejando las diferencias a un lado, lo que es seguro es que todos los asistentes que han aguantado los alrededor de 30 grados centígrados que caían sobre la capital a mediodía han gritado contra la concesión de los indultos a los políticos catalanes, han pedido la dimisión de Pedro Sánchez y su Gobierno y han jaleado a los miembros de la plataforma que se han dirigido al público desde el monumento a Cristóbal Colón como escenario improvisado.

"Lo difícil que es a veces defender nuestra Constitución...", ha opinado el escritor Andrés Trapiello, el primero en dirigirse a los asistentes, cinco minutos antes de las 13.00 horas, porque debido a un problema técnico con el sonido, el acto ha empezado con casi una hora de retraso.

Trapiello ha tildado la concentración de "acto de utilidad pública" y ha querido desligar la convocatoria de "la ultraderecha", al asegurar que entre el público había personas "de derechas, de centro y también de izquierdas". "Nadie es facha por decir lo que decía el presidente del Gobierno hace unos meses", ha aseverado el escritor, que deslizado cuantiosas referencias literarias en su discurso, que ha sido muy aplaudido, y ha animado a los manifestantes a gritar "basta ya" contra el Gobierno, como después ha hecho también Rosa Díez.

Después de Trapiello ha tomado la palabra Yeray Mellado, presidente de una asociación constitucionalista de jóvenes catalanes, que ha cedido la palabra a Rosa Díez. La política ha cargado duramente contra Sánchez, a quien ha acusado de "traicionar" sus deberes constitucionales. "Si el Gobierno indulta, estará violando la Constitución", ha añadido la exlíder de los socialistas vascos y de UPyD.

Las palabras de Díez han sido muy aplaudidas por los asistentes al acto, que ha finalizado con un minuto de silencio en memoria de los fallecidos por la Covid-19.

Los discursos de los miembros de la plataforma apenas han durado 25 minutos. Hacia las 13.20 han abandonado el escenario entre vítores y la plaza y sus alrededores han comenzado a desalojarse. Antes de las 14.00 horas las calles aledañas a Colón estaban despejadas y el tráfico a vuelto a circular. Los últimos asistentes aprovechaban para intercambiar impresiones y hacerse fotografías para llevarse un recuerdo de esta primera gran protesta contra los indultos. Primera porque Rosa Díez ha asegurado que habrá más.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento