Los aviones, diseñados para resistir rayos

Un Airbus A330-200 de Air France, similar al de la catástrofe en la ruta Río de Janeiro-París.
Un Airbus A330-200 de Air France, similar al de la catástrofe en la ruta Río de Janeiro-París.
Air France / REUTERS

Los pilotos deben evitar que sus vuelos crucen una tormenta, pero incluso si lo hicieran y un rayo impactara en la aeronave, el aparato está preparado para resistir y seguir volando, según el piloto Francisco Cruz, un experto del Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial.

Por ello, es poco probable que el avion de Air France desaparecido en medio del Atlántico cuando volaba entre Río de Janeiro y París  haya sufrido un accidente solamente por el impacto de un rayo.  La aeronave, un Airbus 330 y con 228 personas a bordo, había cruzado una zona de turbulencias fuertes cuando se perdió el contacto.

Los aviones, ha explicado Cruz a 20 minutos, están diseñados para resistir un rayo; de hecho, es una de las pruebas a las que los modelos son sometidos por normativa. "El avión se comporta como una caja de Faraday ", explica el experto. Wikipedia publica un enlace en el que se puede ver el impacto de un rayo sobre un avión en Osaka."A mí me ha pasado alguna vez", añade el piloto.

Eso sí, el impacto de un rayo podría provocar grandes movimientos en la nave, por lo que el piloto debe tener mucha habilidad para que se produzcan los menores daños posibles dentro de la cabina.

Cortocircuito a bordo

El mayor problema que puede causar un rayo es que afecte al sistema eléctrico. Un cortocircuito puede producir un fallo en el sistema de navegación, con lo que el piloto tendría que coger los mandos en manual y evitar que el avión entre en barrena. Debe orientarse y tener muy claro dónde está la superficie, algo que en condiciones de tormenta es complicado.

En todo caso, el A330 "tiene una fiabilidad muy buena. Nunca había tenido un accidente de este tipo".

El procedimiento: evitar las tormentas

De todas maneras, el procedimiento es evitar las tormentas si los pilotos se encuentran con una. Para rastrearlas, el avión va equipado con un radar meteorológico.

"Cuando  tenemos señales de tormenta, el procedimiento es evitarla, ponernos a una distancia de entre 40 a 80 kilómetros, dependiendo de su magnitud", explica. "También reducimos la velocidad  para evitar que el avión se mueva mucho".

En la zona de la catástrofe del vuelo de Air France hay una zona de convergencia intertropical, un área en la que se suelen formar tormentas.

Sin embargo, advierte Cruz, habrá que esperar a los resultados de la investigación para ver si las condiciones meteorológicas  presentes en la zona cuando la atravesaba el vuelo provocaron algún fallo.

Sistema de localización

Todos los aviones, tanto civiles como del ejército, cuentan con un sistema de localización que informa constantemente de su posición, ha explicado Cruz. "Hay zonas, sobre todo en el mar, donde no hay cobertura. Por este motivo las autoridades han esperado un tiempo a ver si la aeronave francesa era localizada por el radar de otro país".

En los primeros instantes tras conocerse el suceso también se especuló a que la causa podría ser que el avión se hubiera quedado sin combustible. "Este tema está muy calculado, siempre se lleva más combustible del que se necesita. Además, tampoco llevaba tanto tiempo volando".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento