Presión al Gobierno de Canadá para que busque los restos de los niños indígenas desaparecidos en los internados

Un grupo de niños en la escuela residencial para niños indígenas de Kamloops, en Columbia Británica, Canadá, en 1937.
Niños y tutores, en la escuela residencial para niños indígenas de Kamloops, en Columbia Británica, Canadá, en 1937.
NATIONAL CENTRE FOR TRUTH AND RECONCILIATION / EFE

Organizaciones indígenas y partidos políticos demandaron este lunes al Gobierno de Canadá que busque en antiguos internados gubernamentales los restos de centenares de niños indígenas que desaparecieron en esas instituciones, tras el descubrimiento de 215 cuerpos en una fosa común en una residencia escolar en la provincia de Columbia Británica, en el oeste del país.

Perry Bellegarde, jefe nacional de la Asamblea de Primeras Naciones (APN), que representa a los grupos indígenas canadienses, solicitó este lunes que cada una de las decenas de escuelas residenciales que el Gobierno canadiense estableció desde 1870 hasta 1996 sea examinada para localizar restos de niños internados en esas instituciones.

Por su parte, el socialdemócrata Nuevo Partido Democrático (NPD) pidió, también este lunes, un debate de emergencia en la Cámara de los Comunes para tratar el hallazgo de los restos de 215 niños indígenas en la localidad de Kamloops petición que fue secundada por el principal grupo de la oposición, el Partido Conservador.

El líder del NPD, Jagmeet Singh, que tuvo que parar en varias ocasiones la rueda de prensa para controlar sus emociones, declaró que "no es suficiente que el Gobierno federal del Partido Liberal simplemente haga gestos simbólicos. Hay muchas otras [fosas comunes] que tienen que ser halladas. Las comunidades indígenas se merecen justicia y que cada lugar se desvelado".

Vago compromiso de Trudeau

De momento, no obstante, parece que el Gobierno del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, solo está dispuesto a ofrecer palabras de buena voluntad y medidas vagas al mismo tiempo que en todo el país aparecen homenajes espontáneos a las víctimas de Kamloops.

A pesar de que Trudeau fue preguntado este lunes en numerosas ocasiones por los medios de comunicación sobre medidas concretas, el primer ministro fue incapaz de ofrecer un solo detalle de que hará su Gobierno.

Flores y zapatos, en un homenaje improvisado en Vancouver, Canadá, a los 215 niños cuyos cuerpos fueron hallados en una fosa común en la escuela residencial para niños indígenas de Kamloops, en Columbia Británica.
Flores y zapatos, en un homenaje improvisado este domingo en Vancouver, Canadá, a los 215 niños cuyos cuerpos fueron hallados en una fosa común en la escuela residencial para niños indígenas de Kamloops, en Columbia Británica.
GOTOVAN / WIKIMEDIA COMMONS

"Creo que todos los canadienses están conmocionados por las noticias de Kamloops. No podemos ni imaginar que 215 niños fueron arrancados de sus familias o que no se comunicase a las familias que sus hijos habían muerto. No solo en Kamloops si no en otras parte del país", declaró Trudeau.

A continuación Trudeau añadió que "esperaba" que se produjesen "debates de urgencia" en el Parlamento y se ofreciese a las comunidades, supervivientes y familias "medidas tangibles".

Entre 1890 y 1969

El pasado viernes, Rosanne Casimir, jefa de los tk'emlúps te secwépemc, un grupo indígena de la provincia de la Columbia Británica, en el oeste de Canadá, reveló en una rueda de prensa que gracias al uso de un radar de penetración de terreno se habían localizado los restos de 215 niños en la antigua residencia escolar de Kamloops.

El internado, un complejo que en su momento fue la mayor instalación del sistema de residencias escolares impuesto por Canadá a la población indígena, empezó a funcionar en 1890 y cerró sus puertas en 1969.

Un grupo de niños en la escuela residencial para niños indígenas de Kamloops, en Columbia Británica, Canadá, en 1931.
Un grupo de niños en la escuela residencial de Kamloops, en 1931.
NATIONAL CENTRE FOR TRUTH AND RECONCILIATION / EFE

Como muchos otros internados, Kamloops estuvo gestionado por una organización religiosa, en este caso la Iglesia católica.

Con el sistema de residencias escolares, Canadá pretendía asimilar la población indígena del país erradicando sus lenguas maternas y cultura propia.

En los internados, por los que pasaron hasta un 30% de la población indígena infantil, alrededor de 150.000 menores, los niños sufrieron abusos físicos, psicológicos y sexuales. Incluso, en algunos casos, científicos federales realizaron experimentos con los menores.

Niños en la escuela residencial para niños indígenas de Kamloops, en Columbia Británica, Canadá, en 1944.
Niños en la escuela residencial de Kamloops, en Columbia Británica, Canadá, en 1944.
NATIONAL CENTRE FOR TRUTH AND RECONCILIATION / EFE

Este lunes, Trudeau se mostró vago a la pregunta de si no debería ser el Gobierno federal quien emprendiese la búsqueda de restos en todas las residencias escolares, y se limitó a señalar que Canadá "apoyará" a las comunidades indígenas.

El pasado viernes, Efe preguntó a la jefa Casimir esa misma cuestión, y respondió que "por supuesto", el Gobierno federal debería estar asumiendo esas tareas.

Casimir también señaló que el macabro hallazgo prueba que los miles de testimonios de supervivientes de las escuelas, y que durante generaciones fueron rechazados, era ciertos. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento