¿Laboratorio o naturaleza? Las pruebas actuales para cada una de las teorías del origen del coronavirus

Personal especializado del laboratorio de Huoyan realiza una prueba sobre el nuevo coronavirus (2019-nCoV) en Wuhan, China.
Personal especializado del laboratorio de Huoyan realiza una prueba sobre el nuevo coronavirus (2019-nCoV) en Wuhan, China.
EFE

La teoría surgió casi tan pronto como la propia pandemia: la posibilidad de que el origen del coronavirus no surgiera de la naturaleza, sino de un laboratorio chino, no deja de perder vigencia. No solo eso, sino que vuelve a resurgir con fuerza.

Mientras no se resuelva el misterio del origen de la pandemia, la cuestión persistirá. Cada vez más, los líderes mundiales piden investigaciones más exhaustivas sobre la posibilidad.

Tal y como recoge Science Alert, ese grupo incluye al presidente de Estados Unidos, Joe Biden; Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas; y Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud.

Aunque una investigación de la OMS de un mes de duración en la ciudad de Wuhan concluyó que el coronavirus probablemente se propagó a las personas de los animales, posiblemente en granjas de vida silvestre, el grupo no encontró pruebas definitivas. Tampoco podía descartar una fuga de laboratorio. Por eso, Tedros dijo en marzo que "no creía que esta evaluación fuera lo suficientemente amplia".

Mientras tanto, Fauci dijo durante una audiencia en el Senado este mes que "ciertamente existe la posibilidad" de que la pandemia haya comenzado debido a un accidente de laboratorio. Scott Gottlieb, exjefe de la Administración de Alimentos y Medicamentos, también ha dicho que hay algunas pruebas circunstanciales que favorecen una fuga de laboratorio, al igual que Robert Redfield, ex director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

En una conferencia de prensa el miércoles, Biden le dio a los servicios de inteligencia de EE UU 90 días para recopilar y analizar evidencias que respalden cada uno de los dos escenarios, con la esperanza de llegar a una "conclusión definitiva" sobre el origen del coronavirus.

Esto es lo que debe saber sobre cada teoría: una fuga de laboratorio y una transmisión natural de los animales, y las piezas clave de evidencia que respaldan cada una.

La hipótesis de la fuga de laboratorio

Dieciocho científicos de EE UU, Reino Unido, Canadá y Suiza publicaron recientemente una carta en la que decían que pensaban que la teoría de las fugas de laboratorio seguía siendo viable.

Las preguntas sobre una filtración de este tipo generalmente se centran en el Instituto de Virología de Wuhan (WIV), un laboratorio de bioseguridad de alto nivel donde algunos científicos habían estado estudiando los coronavirus antes de la pandemia. Wuhan, por supuesto, es la ciudad donde las autoridades informaron el primer grupo conocido de casos de Covid-19. A continuación se detallan las principales razones por las que se cree que el virus podría haber surgido del laboratorio.

1. El Instituto de Virología de Wuhan estaba investigando los coronavirus antes de la pandemia

Los científicos del WIV investigan enfermedades infecciosas: recolectan, almacenan y analizan genéticamente muestras de los patógenos más peligrosos e infecciosos conocidos por la humanidad. El instituto cuenta con un laboratorio de bioseguridad de nivel 4, uno de los pocos que existen en el mundo.

"Incluso el personal de estos laboratorios nos dijo que esa fue su primera reacción cuando se enteraron de este coronavirus: 'Esto es algo que sale de nuestros laboratorios'"

Peter Ben Embarek, científico de la OMS especializado en enfermedades animales, formó parte del equipo que investigó el instituto en enero. Dijo que es natural especular sobre un vínculo, especialmente dado que el WIV se mudó a una nueva ubicación a principios de diciembre de 2019, que está a pocos kilómetros del mercado de mariscos de Huanan.

El primer grupo de casos de coronavirus en Wuhan estaba vinculado al mercado, pero resultó que simplemente había albergado un evento de superpropagación temprana.

"Incluso el personal de estos laboratorios nos dijo que esa fue su primera reacción cuando se enteraron de esta nueva enfermedad emergente, este coronavirus: 'Esto es algo que sale de nuestros laboratorios'", dijo Ben Embarek en marzo.

Pero después de investigar esa posibilidad, el personal de WIV dijo que no encontraron evidencia de que se hubieran almacenado muestras del nuevo coronavirus en el instituto antes de diciembre de 2019. Los registros revisados por la OMS no indicaron que se mantuviera ningún virus estrechamente relacionado con el nuevo coronavirus en cualquier laboratorio chino antes de ese mes. Los registros tampoco mostraron ningún virus que, al combinarse, pudiera haber producido el nuevo coronavirus.

Pero el equipo de Ben Embarek también dijo que no se le dio acceso completo a los datos del instituto de Wuhan.

2. Los investigadores de la OMS no pudieron realizar una auditoría completa de los laboratorios

Ben Embarek dijo que él y sus compañeros investigadores no hicieron una auditoría completa del WIV. El equipo de la OMS pasó solo unas horas en el instituto, lo que no es tiempo suficiente para estudiar detenidamente archivos, bases de datos o inventarios de congeladores. El personal del instituto tampoco compartió todos sus registros o registros de seguridad.

"Estoy absolutamente segura de que nunca se había identificado este virus antes de que ocurriera el brote"

Por eso Tedros ha dicho que "no cree que esta evaluación sea lo suficientemente amplia". Él, Fauci y muchos otros todavía piden una investigación completa del laboratorio.

Sin embargo, Jonna Mazet, epidemióloga de la Universidad de California en Davis, ha trabajado directamente con los investigadores de WIV, incluido uno de sus virólogos destacados, Shi Zhengli. Mazet dijo que los registros del laboratorio eran irreprochables.

"Estoy absolutamente segura de que nunca se había identificado este virus antes de que ocurriera el brote", dijo Mazet, refiriéndose al trabajo de Shi.

3. Los miembros del personal de WIV se enfermaron con síntomas 'similares a la Covid' en noviembre de 2019

Un informe descubierto por The Wall Street Journal reveló que tres miembros del personal de WIV se enfermaron y fueron a un hospital más de un mes antes de que los expertos identificaran los primeros casos de Covid-19 en Wuhan. El informe, que un funcionario de inteligencia dijo que carecía de suficiente corroboración, dijo que los síntomas de los trabajadores eran "compatibles tanto con la Covid-19 como con la enfermedad estacional común".

Según la viróloga Marion Koopmans, el equipo de la OMS sabía que algunos miembros del personal de WIV se habían enfermado en el otoño de 2019. Habían atribuido los incidentes a una enfermedad estacional porque las muestras de sangre tomadas del personal de WIV en los meses previos a la pandemia se analizaron y dieron negativo para anticuerpos de coronavirus (estas muestras se toman de forma rutinaria de los trabajadores del laboratorio de bioseguridad para controlar su salud).

4. El coronavirus se transmite fácilmente entre humanos

Por lo general, se necesita tiempo para que un nuevo virus se adapte y pueda propagarse fácilmente de una persona a otra.

Por eso, personas como Redfield señalan la naturaleza altamente infecciosa del coronavirus como evidencia de que puede ser producto de una investigación de "ganancia de función". En este tipo de trabajo, los científicos modifican los virus con el objetivo de hacer que los patógenos sean más transmisibles o más letales para descubrir cómo detener futuras pandemias.

"No creo que esto de alguna manera haya pasado de un murciélago a un ser humano"

"No creo que esto de alguna manera haya pasado de un murciélago a un ser humano, y en ese momento en el que el virus llegó al ser humano se convirtió en uno de los virus más infecciosos que conocemos en la humanidad para la transmisión de persona a persona" dijo Redfield a la CNN en marzo.

Pero Fauci dijo ese mismo mes que es más probable que el coronavirus se volviera bueno para saltar entre personas mientras se propagaba "por debajo del radar" en China a fines de 2019. La creciente evidencia sugiere que la Covid-19 se propagó durante varias semanas, si no meses, antes de que se notificaran los primeros casos.

Eso permitió que el virus "se adaptara bastante bien cuando se reconoció por primera vez", dijo Fauci.

5. Se producen fugas de laboratorio y la inteligencia de EE UU sugirió que el WIV tenía un protocolo de seguridad deficiente

Hace tres años, los funcionarios estadounidenses que visitaron Wuhan enviaron un par de memorandos al Departamento de Estado advirtiendo sobre las medidas de seguridad inadecuadas en el laboratorio. Sin embargo, el instituto parece haber realizado cambios rigurosos desde entonces, y el equipo de la OMS quedó satisfecho con los protocolos del laboratorio.

"Tenemos muchos ejemplos en muchos países del mundo de accidentes pasados"

Ben Embarek dijo que el WIV albergaba un "laboratorio de última generación", que es parte de la razón por la que su equipo cree que es "muy poco probable que algo pueda escapar de un lugar así".

Mazet también ha dicho que es "muy poco probable que se trate de un accidente de laboratorio", ya que trabajó con el personal de WIV para desarrollar e implementar un "protocolo de seguridad muy estricto". Aún así, Embarek señaló en febrero que "los accidentes ocurren". "Tenemos muchos ejemplos en muchos países del mundo de accidentes pasados", dijo. Aunque estos accidentes son raros, ha habido cuatro casos en los que el SARS se ha filtrado de laboratorios en Taiwán, Singapur y Beijing.

Las granjas de vida silvestre donde podría haber surgido el virus están a 1.609 km de Wuhan.

Las granjas de vida silvestre donde el equipo de la OMS cree que es más probable que surgiera el coronavirus se encuentran a 800 y 1.609 kilómetros de Wuhan.

Pero Koopmans dijo que el equipo de la OMS descubrió que los conejos y tejones vendidos en el Huanan Seafood Market fueron transportados allí desde regiones de China donde los murciélagos albergan virus similares al nuevo coronavirus. Tanto los conejos como los tejones son susceptibles a la infección por coronavirus, por lo que podrían haberlo transmitido a los agricultores que viajaron a la ciudad o a los compradores del mercado.

Aún así, el hecho de que el primer grupo de casos informado surgiera en Wuhan no significa que ahí fue donde realmente comenzó la pandemia. Wuhan es la ciudad más grande de la provincia de Hubei y personas de todo el centro de China viajan por la región. Una vez que el virus llega a un entorno urbano denso, tiene sentido que se propague rápidamente allí.

La teoría del origen animal

Después de la investigación en Wuhan, el equipo de la OMS determinó que el coronavirus "muy probablemente" saltó de los murciélagos a las personas a través de un animal huésped intermediario en una granja de vida silvestre. Este tipo de transmisión ha sido la teoría principal a lo largo de la pandemia principalmente porque el 75% de las nuevas enfermedades infecciosas provienen de los animales.

Además, el código genético del coronavirus es muy similar al de otros coronavirus que se encuentran circulando en los murciélagos. 

1. La OMS concluyó que un salto de animal a humano es lo "más probable".

En el sur de China, descubrió la OMS, las personas interactuaban estrechamente con animales como civetas, visones, pangolines, conejos, perros y mapaches en granjas donde estos animales fueron criados en cautiverio para alimentarse.

Todas estas especies pueden ser infectadas por el nuevo coronavirus, y cualquier contacto con un animal infectado o sus excrementos pueden permitir que un virus salte de los animales a las personas. Es por eso que la OMS encontró que este es el origen "más probable" de la pandemia. Aún así, el equipo examinó 80.000 animales de 31 provincias de China y no encontró un solo caso del coronavirus. China cerró las granjas de vida silvestre específicas en cuestión en febrero de 2020, y los investigadores de la OMS no tuvieron acceso a muestras de animales de estas granjas.

Además, según Tedros, los expertos de la OMS tuvieron dificultades para acceder a los datos de infección por Covid-19 y a las muestras de sangre de pacientes de Wuhan y sus alrededores, lo que también podría arrojar dudas sobre las conclusiones del equipo.

Los científicos detrás de la carta reciente sobre la teoría de las fugas de laboratorio escribieron que en el informe de la OMS, esa posibilidad "no se consideró de manera equilibrada". Solo cuatro de las 313 páginas del informe analizan la evidencia de un accidente de laboratorio.

2. El SARS-CoV-2 comparte el 97% de su código genético con otros coronavirus encontrados en murciélagos

Los murciélagos son reservorios de virus comunes. Los saltos de especies cruzadas de poblaciones de murciélagos también provocaron brotes de ébola, SARS y el virus Nipah.

Una gran cantidad de evidencias muestran similitudes entre el nuevo coronavirus y los coronavirus en las poblaciones de murciélagos. Un estudio de mayo de 2020, por ejemplo, reveló que el nuevo coronavirus compartía el 97,1% de su código genético con un coronavirus llamado RmYN02, que se encontró en murciélagos en la provincia china de Yunnan entre mayo y octubre de 2019. Y el WIV descubrió que un coronavirus llamado RaTG13 era una coincidencia del 96,2%.

Resulta que RaTG13 es el mismo virus del que Shi y sus colegas de WIV recolectaron muestras hace casi una década en una mina remota. Seis mineros contrajeron una misteriosa enfermedad similar a una neumonía allí en 2012, y tres de ellos murieron, según The Wall Street Journal. Sin embargo, las muestras de sangre de los mineros no dieron positivo para el nuevo coronavirus.

Cuando Shi y sus coautores publicaron su análisis genético de RaTG13 el año pasado, no revelaron su vínculo con la muerte de los mineros.

Tres cuartas partes de las enfermedades infecciosas provienen de una transmisión natural

Tres de cada cuatro enfermedades infecciosas emergentes nos llegan de otras especies; estos patógenos se conocen como enfermedades zoonóticas.

"Cualesquiera que sean las amenazas futuras que vamos a enfrentar ya existen, actualmente están circulando en la vida silvestre"

Peter Daszak, un ecologista de enfermedades de EcoHealth Alliance que fue miembro del equipo de investigación de la OMS, dijo en abril de 2020 que "entre 1 y 7 millones de personas" estaban expuestas a virus zoonóticos en el sudeste asiático cada año. "Ese es el camino", dijo. "Es muy obvio para todos los que trabajamos en el campo".

Daszak y EcoHealth Alliance han trabajado y financiado investigaciones de WIV en el pasado, aunque ese financiamiento se canceló el año pasado. Algunas personas sugieren que Daszek tiene un sesgo en contra de la teoría de la fuga de laboratorio, ya que podría hacer que su organización sea considerada culpable de financiar la investigación que condujo a la pandemia.

Aún así, los eventos de transmisión se han duplicado, si no triplicado, en los últimos 40 años, según Dennis Carroll, ex director de la división de amenazas emergentes de USAID. Eso es porque la gente está convirtiendo cada vez más las áreas silvestres en granjas y campos para la producción ganadera.

"Cualesquiera que sean las amenazas futuras que vamos a enfrentar ya existen, actualmente están circulando en la vida silvestre", dijo Carroll el año pasado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento