Cuixart cuestiona que deba agradecer a Sánchez unos posibles indultos que serán "efímeros"

La toma de posesión de Aragonès reúne a Iceta, Colau, Junqueras, Cuixart, Mas, Montilla y Torra
El presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, y el ministro de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta.
20M EP

El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha cuestionado este viernes que deba agradecer al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la concesión de unos posibles indultos que, a su juicio, no solucionan el conflicto político en Cataluña y serán "efímeros".

En una entrevista en Rac1, ha recordado que lleva más tiempo en prisión con Sánchez que con el Ejecutivo de Mariano Rajoy: "No sé si tengo muchos motivos de agradecimiento. El tono es de distensión, pero lo que hay que hacer es afrontar la naturaleza del conflicto, que es política y no judicial".

"La actitud del PSOE ha sido muy poco ejemplar, un PSOE que ha renunciado a su compromiso con valores democráticos. El 1-O pide la dimisión del ministro del Interior, y en dos días se alinea con el Rey", ha lamentado.

Para Cuixart, los socialistas han hecho seguidismo "de la derecha y de la extrema derecha" y, en consecuencia, de haberlas alimentado y haber perdido cualquier espíritu crítico.

También ha apuntado que desconoce si les darán el indulto y que Sánchez lo abordará con "cálculo estratégico y de regate corto", y ha lamentado que el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, se mostrara en contra de concederlos, aunque ha asegurado que intenta empatizar con los que comparten esta opinión.

González "no puede dar lecciones"

Sí ha advertido al expresidente del Gobierno Felipe González de que "no puede dar lecciones de nada, con los GAL y por su actuación tras dejar la presidencia del Gobierno" tras manifestar su rechazo a concederlos.

Además, ha defendido su abrazo con el ministro y líder del PSC, Miquel Iceta, en la toma de posesión de Pere Aragonès como presidente de la Generalitat, y ha recordado que lo conoce desde hace muchos años, destacando que fue la primera persona con la que se reunió cuando asumió la presidencia de Òmnium.

Según Cuixart, entiende que el abrazo haya podido molestar a algunos independentista por el papel del PSC en los últimos años, pero defiende que debe protegerse del odio y del rencor: "Cuando veo a Iceta tras 4 años, o le reprocho no haber venido a verme, o lo abrazo. Lo abrazo porque me abrazo a mi mismo. Ni odio ni rencor, entre todos tenemos que construir un solo pueblo".

Aunque desconocía la repercusión que tuvo este gesto, ha defendido que hizo "lo que tenía que hacer" y que fue un abrazo hecho desde la sinceridad y el corazón porque no quiere ningún mal a nadie, tampoco a Iceta. "Soy así, no tengo odio ni rencor. No nos llevará a ningún sitio seguir con el reproche permanente", ha avisado.

Informe del Tribunal Supremo

Después de que el Tribunal Supremo se haya opuesto a los indultos, Cuixart ha reiterado que se ratifica en sus palabras, que no se arrepiente de lo que hizo y que no ha pedido esta medida de gracia, aunque respeta que otros presos independentistas lo quieran para minimizar su "sufrimiento y dolor".

"Me siento un demócrata de pies a cabeza, y ejercer la desobediencia civil es la mejor manera de demostrar tu compromiso con la democracia", ha reivindicado el presidente de Òmnium, que ha advertido del riesgo de generar nuevas frustraciones en Catalunya.

A su juicio, el indulto no es una solución al conflicto político entre Cataluña y el resto de España porque seguirán habiendo "exiliados y 3.000 represaliados", y considera que el Estado no está maduro para afrontar esta situación a través del diálogo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento