Un sindicato de Barcelona insiste en que se detengan los desahucios durante la pandemia

  • El pasado viernes se desahuciaron tres pisos de un mismo bloque del Poble Sec y una de las ocupantes se autolesionó.
Varios miembros de la familia que iba a ser desahuciada el pasado domingo en L'Hospitalet de Llobregat, en Barcelona. El sindicato de inquilinas e inquilinos de L'Hospitalet ha conseguido negociar con la comitiva judicial una demora del desahucio de cuatro meses para la familia de Daniela y sus hijos --procedentes de Rumanía-- que ocupan el local de un antiguo restaurante en la calle Teide 16 desde mediados de 2020. El estado de vulnerabilidad del núcleo familiar, la presencia de menores en el inmueble y la no alternativa habitacional por parte de servicios sociales del Ayuntamiento han permitido una demora de hasta el 6 de septiembre para ser desahuciados.
Varios miembros de la familia que iba a ser desahuciada el pasado domingo en L'Hospitalet de Llobregat, en Barcelona. 
DAVID ZORRAKINO / EP

El sindicato de vecinos del barrio de Poble Sec de Barcelona ha insistido en que se detengan los desahucios durante la pandemia y la crisis social del Covid-19, después de que el pasado viernes se desahuciaran tres pisos de un mismo bloque del barrio y una de las ocupantes se autolesionara.

Según han explicado en un comunicado, los Mossos d'Esquadra "irrumpieron violentamente y sin previo aviso" en tres pisos de un bloque y 12 personas que vivían desde el mes de noviembre fueron desahuciadas.

En los bajos del edificio vivía una familia formada por "una madre, una abuela en estado delicado de salud, una consuegra con párkinson y una hija menor de edad", todas sin trabajo ni ingresos, y la madre, que ya había avisado de que se encontraba en una situación límite, cuando la policía rompió la puerta para entrar, se clavó un cuchillo en el estómago.

Actualmente, según el comunicado, esta mujer se encuentra hospitalizada y en postoperatorio por culpa de una hemorragia interna.

Desde el sindicato han criticado el suceso y han advertido de que la actuación policial fue "abusiva y desproporcionada", ya que nadie recibió la notificación del desahucio y aseguran que se creó una situación de vulnerabilidad y falta de garantías en todo el procedimiento.

La familia que iba a ser desahuciada junto a miembros del sindicato de inquilinos e inquilinas.
La familia que iba a ser desahuciada junto a miembros del sindicato de inquilinos e inquilinas.
DAVID ZORRAKINO / EP

Por ello, han exigido un realojo "digno y permanente" para la familia, que se paren las medidas cautelares de dudosa legalidad e injustas "y sin muchas garantías para las acusadas", indica textualmente el comunicado.

Según han informado fuentes municipales, tres adultos y un menor víctimas del desahucio han sido realojados en una pensión y mantienen una atención continua de los servicios sociales. 

Por su parte, fuentes policiales han explicado que actuaron en requerimiento del Juzgado de Primera Instancia 33, y que cuando llegaron los agentes, los ocupantes pudieron sacar sus pertenencias del interior del inmueble "y una persona se autolesionó sufriendo heridas superficiales".

Decenas de personas se concentraron fuera del inmueble y "algunas de ellas hicieron lanzamientos de huevos y fruta y se produjeron empujones y patadas contra los agentes de la línea policial".

Han asegurado que para garantizar la seguridad de los agentes y evitar que los concentrados continuaran con estas acciones se realizó "un mínimo uso de la fuerza" y se entregó el inmueble a los legítimos propietarios.

Las mismas fuentes han puntualizado que los servicios sociales estuvieron presentes en todo momento y que dos de los agentes resultaron levemente heridos. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento