Las gitanas suben a la pasarela

  • Un grupo de chicas sin estudios entran en el mundo de la moda mediante una ayuda regional.
  • Después de un año de formación, han presentado sus propios trajes en un desfile en el también han hecho de modelos.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MADRID.
Cinco de las jóvenes que componen el grupoo de confección de moda Mozas Gitanas.
Cinco de las jóvenes que componen el grupoo de confección de moda Mozas Gitanas.
ANTONIO NAVIA

Laura, de 36 años y gitana, dejó los estudios en EGB. "Me casé a los 16 años y tuve que dejar el colegio", dice. Sandra, de 30 años, también se quedó en el graduado escolar: "Los gitanos lo tenemos más difícil, la familia no nos deja estudiar, hay que casarse y formar una familia", explica.

Mi futuro era quedarme en casa y cuidar de los niños, sin trabajar

La falta de formación les impidió encontrar un trabajo. La mayoría de las 30.000 gitanas de Madrid tienen el mismo problema: "Mi futuro era quedarme en casa y cuidar de los niños, sin trabajar", dice una joven de esta etnia.

Sin embargo, siete de esas chicas, residentes en Moratalaz y Villaverde, han tenido una oportunidad inesperada. Han salido de las cuatro paredes de su casa para convertirse en diseñadoras de moda, con la ayuda de un programa de la Consejería de Familia.

Renta de inserción

Sus familias cobraban la Renta Mínima de Inserción, una ayuda que la Comunidad da a los hogares que viven bajo el umbral de la pobreza. Esta ayuda de hasta 527 euros no sale gratis: las familias tienen la obligación de asistir a cursos de formación y de integración social a cambio del dinero.

Ahora hay que sudar mucho, nuestra meta es dedicarnos profesionalmente a la moda

Las jóvenes eligieron un taller de confección, formaron el grupo Mozas Gitanas y este miércoles, después de un año de formación, presentaron sus propios trajes en un desfile en el que también hicieron de modelos. "Jamás habría imaginado que me dedicaría a esto; siempre ha sido mi ilusión", dice Sandra. "Ahora hay que sudar mucho, nuestra meta es dedicarnos profesionalmente a la moda", añade Consuelo, de 20 años.

Su otro objetivo es desterrar los estereotipos negativos sobre su etnia. "Ya no somos las gitanas antiguas, que sólo sabían fregar y barrer", dice Sandra con orgullo. Unos metros más allá, Estrella, una anciana gitana le da la razón: "Antes no podíamos superarnos porque estábamos sujetas a los hombres. Las niñas de ahora hacen bien, deben ser libres".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento